Ciudadanos obtendría hoy el 28% de los votos y PP y PSOE empatarían con el 21,5% cada uno

El partido de Albert Rivera pasaría de 3,1 millones de votos a unos 7,1 millones, más del doble, dejando a los populares en una complicada situación

Ciudadanos continúa su ascenso imparable en su objetivo de convertirse en las próximas elecciones generales, que se celebrarán en 2020, salvo que haya un adelanto electoral, en el partido más votado de España.

Según un sondeo de ‘El Confidencial’, el partido naranja podría ganar hoy los comicios apuntándose un 28,5% de los votos. Las distancias respecto al PP y PSOE son grandes. Los dos principales partidos del país empatarían en el entorno del 21,5%, a siete puntos, aunque los socialistas quedarían ligeramente por delante y serían el principal partido de la oposición. Más atrás, en el 17%, se quedaría Unidos Podemos.

La encuesta, de carácter trimestral, fue elaborada a partir de una muestra de 1.402 entrevistas, realizadas entre el 22 y el 27 de febrero en toda España, dos meses después de las elecciones catalanas, que catapultaron al partido liderado por Albert Rivera.

En el ascenso, que han apuntado otras encuestas durante los últimos meses, destaca el dato del 28,5% comparado con el 13,06% que obtuvo en los comicios del 26 de junio de 2016. Los datos reflejan que la formación pasaría de 3,1 millones de votos a unos 7,1 millones, más del doble.

Obviamente, los nuevos votantes de Ciudadanos serían los antiguos del PP. El partido de Mariano Rajoy se haría con el 21,4% de los sufragios, 11,6 puntos menos si se compara con el 33,01% de 2016. Sus 7,9 millones de papeletas bajarían hasta los 5,37 millones.

El PSOE se mantendría segundo en el Congreso, aunque bajaría en porcentaje de votos. En las últimas generales, los socialistas lograron el 22,63% de los votos. Ahora lograría el 21,5%. El PSOE, que tuvo 5,4 millones de votos en 2016, recibiría hoy 5,3 millones.

En cuarta posición se situaría Unidos Podemos (con sus confluencias) que perdería un número significante de votantes. Del 21,15% pasaría al 17%.

En cualquier caso, con estos resultados ningún partido obtendría mayoría absoluta, aunque, a diferencia de lo que ocurría en 2016, la disputa entre bloques se resolvería a favor de la suma de PP y Ciudadanos, que rozarían juntos el 50% de los votos, por el 38,5% que obtendrían PSOE y Podemos.