El Barça derrota al Atlético y tiñe la Liga de azulgrana (1-0)

El Barcelona dio un paso más este domingo hacia el título de Liga al derrotar por la mínima en el Camp Nou a un inofensivo Atlético, estuvo toda la primera parte a merced del equipo azulgrana y se limitó a defenderse y que en el segundo período no consiguió generar ocasiones de gol pese a alinear el equipo más ofensivo posible. Una genialidad de Messi, infalible con un libre directo en la primera parte, fue suficiente para ampliar la ventaja al frente de la tabla de un Barça que aventaja ya en ocho puntos a los rojiblancos.

Había pocas dudas respecto al equipo que iba a alinear Simeone en el Camp Nou. Sin sorpresas en el once de los rojiblancos, que este domingo vestían de amarillo, sí había incertidumbre sobre el equipo de Valverde. Después de que la lesión de Nelson Semedo abriera las puertas de la titularidad a Sergi Roberto, tres jugadores, Iniesta, Coutinho y Paulinho, se postulaban para dos plazas el el equipo en el duelo que podía sentenciar la Liga. Y Valverde apostó por los 'jugones' en detrimento de la fuerza.

La apuesta le salió bien en los primeros minutos al técnico cacereño, porque el Barça fue el dueño y señor de los primeros minutos del choque, con especial protagonismo de su centro del campo y concretamente, de Iniesta. No generó ocasiones claras en el primer cuarto de hora salvo un tiro de Busquets detenido sin problemas por Oblak, pero varios acercamientos y una serie de saques de esquina dejaron claro quién mandaba.

Messi protagonizó una gran jugada regateando hasta  a cuatro rivales pero llegó agotado al remate, que terminó siendo un débil remate que atajó sin problemas el portero atlético. Thomas, con un lanzamiento que salió fuera, personificó el primer acercamiento de los de Simeone.

Fue el propio Thomas, cerca del área visitante en posición algo escorada hacia la derecha según el ataque local, quien derribó a Messi en el preludio del 1-0. Hizo la falta y muchos pensamos que era medio gol. Porque aunque delante esté uno de los mejores porteros del mundo, Messi hace que algunos libres directos sean imparables. Én esta ocasión no alojó el balón tan cerca de la escuadra -izquierda- como en otras ocasiones, pero la rosca con la que golpeó el balón hizo que el efecto dificultara la parada del portero esloveno.

Poco después, cosas del fútbol, el menudo delantero argentino vio la primera amonestación del encuentro. Es de lo más curioso porque al margen de ser el mejor, no finge faltas y aguanta estoicamente que le peguen como una estera. Su patada a Filipe pudo merecer la tarjeta, pero antes hubo otras peores que quedaron sin castigo.

Hubo hasta el descanso una buena y una mala noticia para el Barça. La buena, que el Atlético no apareció por el Camp Nou. Timorato, sin ambición, parecía un equipo que daba por positiva una derrota por la mínima. La mala, que perdió por lesión a Iniesta. El manchego se llevó la mano a la parte posterior del muslo derecho a los veinte minutos pero decidió probarse. En el primer momento, estuvo a punto de ser sustituido por Paulinho. Cuando llegó su sustitución -sufre una lesión en el bíceps femoral-, el Barça ya iba ganando y su recambio fue Andre Gomes. Coutinho, que había empezado en la derecha, se cambió de banda y Andre Gomes se situó en su posición en el cambio.

Variación de posiciones pero no en el juego del Barcelona, que siguió acercándose a Oblak y dando sensación de peligro hasta que llegó el intermedio.

El Atlético se acerca pero no crea ocasiones

El Atlético apareció, por fin en la segunda parte. Pero no bastaba con pisar el campo contrario, aunque en diez minutos se hubiera hecho más tiempo que en todo el primer período. Es por eso por lo que Correa sustituyó a Vrsaljko y Simeone ordenó a Thomas situarse en el lateral derecho, tratando de que el ghanés se adueñara de toda la banda. Nada cambió, y Gameiro entró por Gabi en el ecuador del segundo período.

Tampoco sirvió de mucho porque el Barça, con Rakitic como referente, consiguió que los minutos pasaran a la velocidad del rayo. Los de amarillo llegaban en ocasiones a la frontal, pero la resolución de sus acciones no podían entrar ni siquiera en la calificación de "ocasiones".

El Barça, que comenzó un poco temeroso la segunda parte, sí estaba cerca del segundo. Gil Manzano acertó al anular por fuera de juego un gol de Luis Suárez a un cuarto de hora del final y dos minutos después Oblak rechazó un potente remate de Busquets a salida de un córner.

Paulinho sustituyó a siete minutos del final a Coutinho, un futbolista que día a día va ganando protagonismo en el Barça, en el preludio de la jugada polémica del choque, cuando el colegiado anuló un gol al Atlético por fuera de juego. Diego Costa saltó con dos defensas azulgranas para intentar cabecear un centro desde la derecha, el balón quedó muerto y Gameiro no perdonó ante Ter Stegen. El asistente había visto que el hispano-brasileño estaba ligeramente adelantado y había acertado. ¿Se imaginan si se hubiera equivocado, la cantidad de titulares y tertulias televisivas en las que habría sido protagonista? Pues eso, destaquemos entonces su acierto.

No tuvo más opciones el Atlético, aunque el Barça sí contó con una, ya que una vaselina de Luis Suárez estuvo a punto de significar el segundo gol del líder, que amplía su renta a ocho puntos en lo más alto de la tabla. Una ventaja que debería ser suficiente para un equipo que no destaca por su brillantez pero sí por su fiabilidad.

FC BARCELONA, 1 - 0 ATLÉTICO DE MADRID (1-0, al descanso)

FC BARCELONA: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba; Coutinho (Paulinho, min.84), Rakitic, Busquets, Iniesta (André Gomes, min.36); Messi y Suárez.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Vrsaljko (Correa, min.59), Giménez, Godín, Filipe Luis (Lucas, min.75); Saúl, Gabi (Gameiro, min.67), Thomas, Koke; Griezmann y Diego Costa.

GOLES: 1-0. Min.26, Messi.

ÁRBITRO: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó a Messi (min.30), Rakitic (min.69) en el FC Barcelona y a Vrsaljko (min.31), Giménez (min.57) en el Atlético de Madrid.

ESTADIO: Camp Nou, 90.356 espectadores.

RELACIONADO