La salida de Reino Unido de la UE

May alega ante Tusk que la propuesta de la UE es “inaceptable”

La primera ministra británica, Theresa May, pidió este jueves a los 27 una implicación "constructiva" ante el planteamiento del Reino Unido sobre el "brexit" durante un encuentro con el presidente de la Comisión Europea, Donald Tusk. Ambos líderes se reunieron en el 10 de Downing Street, despacho oficial de la primera ministra, después de que el Ejecutivo de Londres tildara de "inaceptable" el borrador del acuerdo del Brexit elaborado por la Comisión Europea, por considerar que "amenaza la integridad constitucional del Reino Unido". Ese texto propuesto por Bruselas aboga por establecer "un área común regulatoria" entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la Unión Europea (UE), o lo que en este caso es lo mismo, la República de Irlanda.

El encuentro se produce en vísperas de un esperado discurso que este viernes pronunciará May en Londres y en el que se prevé que clarifique la estrategia del Reino Unido respecto a la futura relación comercial con el bloque comunitario.

Antes de reunirse con May, Tusk ya había advertido de que “no puede haber un comercio sin fricciones” fuera de la unión aduanera y del mercado único.

Al mismo tiempo, Tusk alertó de que las actuales líneas rojas expuestas por Londres “determinarán la forma de la futura relación entre el Reino Unido y la UE”.

May le recalcó a Tusk su “firme compromiso” por evitar una frontera física entre las dos Irlandas. “La primera ministra ha dicho que se ha logrado un buen progreso a la hora de alcanzar un acuerdo sobre el periodo de implementación y que se llevarán a cabo nuevas conversaciones entre el Reino Unido y funcionarios comunitarios la próxima semana”, indicó en un comunicado un portavoz oficial de Downing Street.

Según el portavoz, May dejó “claro”, además, que el Reino Unido está “totalmente comprometido a convertir en un texto legal lo antes posible el informe conjunto acordado el pasado diciembre”. “En particular, el Gobierno (británico) sigue firme en su compromiso de evitar una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda”, agregó.

La primera ministra británica también ha reiterado que es “inaceptable” el borrador sobre el proceso de salida del Reino Unido de la UE presentado por la Comisión Europea este miércoles, pues “de ser implementado, socava el mercado común del Reino Unido y la integridad constitucional de este país”.

Ante su esperado discurso de este viernes, en el que previsiblemente arrojará mayor claridad sobre la relación económica que espera forjar con la UE, May ha confiado en que “los líderes europeos se involucren con su enfoque de una manera constructiva”.

Antes de recibir a Tusk, May reunió a su Gobierno para consensuar los detalles del texto que leerá este viernes. Según un portavoz gubernamental, el Gabinete se ha mostrado de acuerdo “en que el discurso representa un verdadero paso hacia delante en las negociaciones”.

May indicó que su “objetivo es asegurar una ambiciosa alianza económica con la UE, que redunde en los intereses tanto del Reino Unido como de la Unión Europea”.

El asunto de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda es uno de los temas más complicados de resolver en el proceso negociador, pues un retorno a las barreras fronterizas haría peligrar el proceso de paz en la provincia consagrado en el Acuerdo de Viernes Santo del 10 de abril de 1998.

El Gobierno de May ha dejado claro que ambiciona que la frontera entre las dos Irlandas siga siendo invisible, mientras que los partidos norirlandeses pro-británicos se niegan a que, para mantener una unión aduanera entre ambos territorios, la frontera comercial quede fijada entre la provincia y Gran Bretaña.

Esa última posibilidad es inaceptable para el Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, del que May depende para gobernar después de haber perdido la mayoría absoluta en las elecciones generales del año pasado.