Granados niega que los apuntes de su agenda sean pagos en B al PP de Madrid

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha negado este martes haberse llevado dinero de donaciones al PP ni de comisiones de empresas por adjudicaciones, y ha asegurado que las cantidades "in" y "out" que aparecen anotadas en la agenda que se le requisó corresponden al número de asistentes a eventos del partido.

Granados ha declarado por segundo día, y durante unas tres horas, ante el juez del caso Púnica en la Audiencia Nacional y ha negado que las siglas que aparecen en esa agenda sean de personas que daban dinero al PP de forma irregular, según han informado varias fuentes presentes en su comparecencia, que seguirá el día 15.

Así, preguntado por las fiscales, ha dicho que las siglas “JEC” no se corresponden al presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, sino a “juntas de educación concertada”; “JLM” no sería el exconsejero de OHL Javier López Madrid, sino “juntas locales municipales”, ni “LD” el expresidente de Isolux Luis Delso, sino “alguien de Educación” que no recuerda.

También ha negado que las cantidades anotadas con las siglas “ME” (yo, en inglés) fueran para él mismo. De hecho, en declaraciones a los periodistas a su salida, ha puesto en duda el trabajo policial a la hora de interpretar las siglas: “Esto de jugar al tetrix para ver qué me cuadra aquí, corto los apellidos por la mitad, esto me viene bien en ingles, esto me viene bien en español…”, ha criticado.

Respecto a las columnas “in” y “out”, ha afirmado que no se trata de entradas y salidas de dinero, sino de número de asistentes a eventos del PP madrileño.

Durante su declaración se le ha preguntado por adjudicaciones cuando era alcalde de Valdemoro (entre 1999 y 2003) y ha defendido ante el juez que nunca se cobraron comisiones y que se otorgaron correctamente. Luego, a los periodistas, ha dicho sentirse “plenamente orgulloso” de su actividad como primer edil.

Respecto a un chalé en Valdemoro que quiso construirse, ha asegurado que contrató un arquitecto para que le hiciera un proyecto, pero que cuando el asunto se publicó en prensa en 2009 la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre le llamó y le preguntó si tenía mucho interés en la casa, a lo que respondió que no, por lo que Aguirre le recomendó que dejara el proyecto, cosa que hizo.

Otro de los aspectos por los que se le ha interrogado este martes son los actos de inauguración de obras del metro que pagaron las constructoras de esas obras y se adjudicaron a una empresa de la Púnica, Waiter Music, entre los que destaca una actuación de Isabel Pantoja. Granados ha dicho que contratar a esta cantante fue un “capricho” de Aguirre, quien le trasladó su petición al entonces asesor de prensa del propio Granados, Edelmiro Galván, y éste se lo dijo a su vez a Jesús Trabada, ex consejero delegado de la empresa pública Mintra, que adjudicó las obras del metro. Sin embargo, Granados ha asegurado que él no sabe a quién se adjudicó finalmente la contratación de la actuación de la tonadillera.

Sobre un coche Mini que conducía y que en 2006 se incendió, tras lo que salió a la luz que estaba a nombre de una constructora de Valdemoro, Granados ha dicho ante el juez que estaba tramitando su compra y se lo dejaron para probarlo un fin de semana, cuando ocurrió el incendio.

En declaraciones a los medios a su salida, Granados ha asegurado que, “para tranquilidad de todos los madrileños”, las obras financiadas con el Programa Regional de Inversiones y Servicios de Madrid (Prisma), las realizadas en el metro de Madrid y de Boadilla del Monte “se han adjudicado con una limpieza ejemplar”.

Se ha ratificado en todo lo que dijo en su anterior declaración el pasado 12 de febrero en la que confesó que hubo “refuerzos” irregulares en la financiación de la campaña Aguirre con el conocimiento de Ignacio González y Cristina Cifuentes. Además, definió a Cifuentes como “la persona, las manos, los oídos, en fin, la voz ejecutiva en el partido, del señor González”, por lo que la presidenta madrileña anunció que se querellaría con él.

Sin embargo, este martes Granados ha dicho que no habla “nunca de cuestiones íntimas” y que solo se refiere “a cuestiones de este tipo en lo que tengan que ver con las relaciones de poder, de cambios en los gobiernos o de cambios en el partido”.

RELACIONADO