Vodafone se une a Movistar y renunciará al fútbol si los precios siguen aumentando

El consejero delegado de Vodafone asegura que sale más rentable a la compañía perder a todos sus clientes del paquete fútbol que pagar los derechos y se ofrece como distribuidora en caso de que alguna compañía de internet quiera hacerse con los derechos

El consejero delegado del Grupo Vodafone, Vittorio Colao, ha asegurado que pagar de más por algunos contenidos como el fútbol, que ha registrado una fuerte inflación en los últimos años en países como España, “no es una gran estrategia” para las empresas de telecomunicaciones.

En un encuentro con los medios, Colao ha incidido en que su opinión sobre los contenidos es “siempre la misma”, ya que “año tras año” ha estado advirtiendo de que no tenía sentido pagar tanto por estos contenidos.

En este sentido, ha recordado que hace unos años la gente era más escéptica sobre si el coste de estos contenidos era realmente elevado, pero ha incidido en que ahora “muchos de sus competidores” han entendido lo que quería decir.

Colao ha incidido en que la inflación de los costes del fútbol es “demasiado elevado” y ha apuntado que el resultado, por ejemplo, de la última subasta de los derechos de la Premier League en Reino Unido, donde han bajado un 15%, ha demostrado que tenían razón.

Sobre este tema también se ha pronunciado Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, si no cambia el modelo actual, no le salen “las cuentas” del fútbol, porque se ha llegado a la situación “absurda” de que sale más rentable incluso perder a todos los clientes que pagan por ese contenido.

El modelo actual, de costes mínimos garantizados, “no cuadra”, por lo que ha expresado su deseo de cambiarlo.

“Y si no es posible, si la gente que tiene los derechos dice que no, que estos son los costes y si me los pagas bien, los tienes, y si no, no los tienes, pues lo que hemos dicho es que hemos llegado a una situación donde no hay un retorno positivo del negocio”, ha añadido.

Ha insistido en que las cuentas son “muy sencillas” y explicado que si Vodafone, por ejemplo, tuviera unos 400.000 clientes que pagan por fútbol, con una factura media de 80 euros y un margen bruto del 50%, el ingreso anual sería de 192 millones de euros.

Si dejo de tener fútbol, y todos los clientes se van, en el peor de los escenarios se perderían 192 millones al año, cuando los costes superan los 200 millones anuales. Aún así, en un escenario tan malo y extremo, no salen las cuentas”, ha explicado.

 

Negocio en España

Colao ha asegurado que está “muy contento” con el desempeño del su negocio en España, una de sus “mercados favoritos”, y que no le importa ser la segunda o tercera operadora del país en ingresos, porque además la distancia es “muy pequeña”.

En este sentido, ha incidido en que lo importante es la calidad de su servicio y ahora ser “competitivos” en el mercado de bajo coste, para lo cual han reforzado su segunda marca, Lowi, con ofertas a precios bajos.

Sobre los derechos del fútbol, Coimbra se une a las declaraciones de Ángel Vila, consejero delegado de Telefónica, que aseguró que había una posibilidad “genuina” de que la operadora no renovase el contrato con Mediapro para ofrecer la Champions y plantea la posibilidad de actuar como distribuidor en caso de que una compañía de internet estuviese dispuesta a pagar los derechos del fútbol -se ha especulado con que Amazon o Facebook estarían interesadas en la compra-.

La estimación con la que trabaja Vodafone es que los clientes tendrían que pagar entre 50 y 60 euros al mes para cubrir los costes, cuando en la actualidad abonan 20.

Por su parte, el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot, aseguró que si otra operadora tenía el fútbol, su compañía también lo tendría.