JxCat acuerda ceder a ERC el control de TV3

Junts per Catalunya (JxCat), ERC y la CUP han intensificado este lunes sus contactos a fin de lograr un acuerdo esta semana, a poder ser antes del pleno del Parlament previsto para el jueves, y aunque persisten varios escollos que de momento bloquean la investidura del president anoche se alcanzó el acuerdo para el control de TV3, que quedará en manos de ERC, quien conseguirá un objetivo que perseguía desde hace años.

En un acuerdo pactado verbalmente y que falta por ser rubricado por escrito, los republicanos han conseguido la promesa  de JxCAT de  apartar a Duart, cercano a Mas, de la presidencia de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), y situar en su lugar a alguien cercano a Oriol Junqueras. Como contraprestación, ERC ha aceptado repartir los fondos que dependen del ente público (del que dependen Catalunya Radio y TV3) al 50%.

El control de los Mossos, sin embargo, no lo quiere nadie, después de que las investigaciones de la Guardia Civil contra los responsables de la anterior etapa haya acabado con varios de ellos en prisión. Ante esta situación, JxCAT sugiere que ahora ‘le toca’ a ERC hacerse cargo de su gestión.

A lo largo de toda la jornada, el epicentro negociador se ha situado en los despachos de las fuerzas independentistas mayoritarias en el Parlament, donde se han reunido destacados representantes de JxCat, ERC y la CUP.

Tras una primera toma de contacto por la mañana, ya por la tarde se ha celebrado una nueva sesión negociadora ampliada, que se ha prolongado cerca de tres horas.

Según las fuentes de la negociación consultadas, la reunión ha sido “positiva” y ha servido para “avanzar en los flecos” pendientes de cerrar, con un intercambio de borradores para perfilar un acuerdo que deberá incluir la investidura del presidente de la Generalitat, la formación del nuevo Govern y su programa para los próximos años.

“El acuerdo es complejo, pero somos optimistas”, ha afirmado un dirigente de JxCat consultado en relación con unas conversaciones que las fuerzas independentistas quieren culminar esta semana.

No obstante, según fuentes republicanas, persisten diversos escollos sobre la hoja de ruta para los próximos años, entre ellos el diseño del llamado “proceso constituyente”, ya que ERC no ve con buenos ojos que sea pilotado desde Bruselas, donde permanece el líder de JxCat, Carles Puigdemont.

Los republicanos mantienen “serias discrepancias” con JxCat en el enfoque del proceso constituyente, porque consideran que los debates sobre el modelo educativo, el sistema de salud o la seguridad deben hacerse desde Cataluña, entre instituciones, ciudadanía y sociedad civil organizada.

También la CUP considera que el proceso constituyente debe materializarse en Cataluña si se desea que sea “participativo” y que en él intervengan las entidades y los agentes sociales.

Para ERC, hasta que no haya un acuerdo global sobre el plan de gobierno y la estructura del nuevo ejecutivo catalán no puede darse ningún tema por cerrado.

Hoy, las tres formaciones han intercambiado documentos de todas las áreas que se negocian, no sólo en materia de plan de gobierno y hoja de ruta sino también sobre estructura del nuevo ejecutivo y del órgano que será creado en Bruselas para reconocer la legitimidad de Puigdemont y del anterior Govern.

En cuanto a la propuesta de resolución parlamentaria presentada en solitario por JxCat a fin de reconocer la legitimidad de Puigdemont, los tres grupos discuten la fórmula para un redactado asumible por todos, para que pueda aprobarse en el pleno del Parlament de este próximo jueves.

El texto de la propuesta de resolución de JxCat ha sido negociado con ERC pero no con la CUP, que aún puede presentar enmiendas, ya que el plazo hábil para hacerlo finaliza este martes por la mañana.

Según fuentes de los tres grupos, la CUP se ha incorporado a la última fase de la negociación porque lo que está ahora encima de la mesa es el plan de gobierno y la hoja de ruta para los próximos años, que es algo que la formación anticapitalista sí desea acordar.

Los “cuperos”, en cambio, no negocian la estructura del Govern ni las consellerías ni la fórmula para compatibilizar una presidencia “legítima” en Bruselas, para Puigdemont, con otra “efectiva” desde el Palau de la Generalitat.

Sobre el bloqueo de la legislatura se ha pronunciado el secretario general del PPC, Santi Rodríguez, que ha pedido a las fuerzas independentistas que presenten a un candidato a la investidura sin procesos judiciales abiertos y que pueda “ejercer sus funciones con normalidad”, algo que a su juicio debería descartar nombres como Jordi Sànchez -el favorito- o Jordi Turull.