Rajoy critica que se promuevan debates ‘sobre las lenguas’ porque ‘atenta contra el progreso’

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha decidido este sábado intervenir en la discusión política sobre las lenguas en la enseñanza, una cuestión que, ha dicho, “atenta contra el progreso” y ha arremetido contra quienes impulsan este debate y “tratan de imponer” a la gente lo que no quiere.

Rajoy ha aprovechado su intervención en una convención del PP sobre pymes y autónomos en Elche para abordar este asunto en un momento en el que el Gobierno, al amparo de las capacidades que le da el artículo 155, cambie la regulación catalana para que se pueda elegir el castellano como lengua vehicular en esa comunidad.

Y ha hecho esta reflexión, además, en la Comunidad Valenciana, después de escuchar a la líder de su partido en la región, Isabel Bonig, pedir ayuda tras denunciar que el gobierno autonómico que preside el socialista Ximo Puig pretende trasladar a la Comunidad Valenciana “el mismo modelo de imposición lingüística de Cataluña”.

En su intervención, Rajoy ha defendido que el trabajo del futuro está en la económica digital, por lo que ha apostado por promover la digitalización del modelo productivo. Para ello, ve necesario reforzar el sistema educativo con “nuevas competencias digitales”, en lugar de promover debates “sobre las lenguas”.

“Es verdaderamente increíble, atenta contra el progreso y supone situarse en el peor pasado el estar haciendo debates sobre las lenguas imponiendo a la gente lo que no quiere que se le imponga”, ha denunciado.

Ante ello, el jefe del Ejecutivo ha apostado por “dedicar los recursos en educación a la revolución digital que se están produciendo en todo el mundo y en lugar de capacitar a los jóvenes”.

Ha sostenido que esa debe ser la “política educativa hoy” y ha afirmado que la “clave” son los 475.000 puestos de trabajo generados en el último año. “Es el futuro imparable, que no lo va a parar nadie. Y conviene, cuando estas cosas se producen, colocarse al principio de todo”, porque de lo contrario se situarán “otros” y habrá “problemas”.

Por otro lado, Rajoy ha asegurado en el encuentro en Elche que se han tomado medidas desde el Gobierno para garantizar que Internet llegue a todos los pueblos de España “por pequeños que sean” y ha recordado que en implementación de fibra óptica España es el tercer país del mundo.

Ha resaltado además que se ha aprobado un plan nacional para formación de trabajadores en competencias digitales porque hay que “actualizarse y formarse” en competencias digitales, así como un programa de pymes para apoyar en la transformación de empresas.

Bajo el mismo prisma, ha subrayado que el Gobierno regulará la fiscalidad para los entornos digitales, de modo que se pagará impuestos en España “sea donde sea su domicilio” y por las actividades y beneficios que se reciben en España “y no en Luxemburgo”.

Primero el empleo

Mariano Rajoy ha sostenido que la “primera prioridad” es la creación de empleo “y a partir de ahí todo lo demás”. Por ello, dicho que la recuperación económica se ha producido por quienes mantuvieron sus negocios abiertos en los momentos de crisis.

Se ha retrotraído así al inicio de su primera legislatura, cuando “muchos” decían que España debía pedir el rescate: “No lo hicimos y con la ayuda de mucha gente resistimos. Y España no fue rescatada y aseguramos el Estado del Bienestar, y estamos creciendo por encima de Francia, Alemania e Italia”.

Por todo ello, ha alegado que las pequeñas y medianas empresas tienen el reconocimiento del gobierno, porque son “motor de oportunidades y empleo” y están formadas por personas que “lo han dado todo para que este país saliera adelante”.

El presidente del Gobierno ha mantenido que los puestos “no caen del cielo” si no que “caen porque hay gente que trabaja”. Ha enfatizado que las pymes representan el 99 por ciento del tejido empresarial español, el 62% de lo que se produce y el 73% del empleo que se crea. “Las pymes y los autónomos no son números, son personas y representan valores; el PP comparte esos valores, la perseverancia, el compromiso de la mejora diaria”, ha dicho.

Relaciones con Ciudadanos

En la clausura de este acto, Rajoy no se ha olvidado de otro asunto que también ha ocupado buena parte del debate político de la semana: la crisis, con riesgo de ruptura, en la relación entre el PP y su hasta ahora socio preferente, Ciudadanos.

Como suele hacer en sus intervenciones cuando habla de otros partidos, Rajoy se ha referido al asunto de forma implícita. Pero ha sido tajante al poner en valor el PP, su experiencia y su gestión y contraponerlos a su rival.

Así, Rajoy ha dicho que el PP crea “oportunidades” frente a otros que se guían por el “oportunismo”, y ha subrayado que su partido tiene una “hoja de servicio y una hoja de ruta”. También ha definido al PP como un partido “moderado, centrado, abierto, con principios firmes y valores sólidos”. “Las ofertas líquidas y los inventos gaseosos se los dejamos a otros”, ha añadido.

“A pesar de las cosas” que según ha dicho se están viendo en los últimos tiempos, y de los “espectáculos” que dan algunos, el PP sigue siendo “el primer partido de España y el que tiene más militantes, que son además “más aguerridos con más personalidad y mayor nivel”, ha continuado.

Y ha insistido, al principio y al final de su discurso en Elche, en que el PP es “un partido que cree en España” y que está “al servicio de las personas”, mientras que “otros” están “al servicio de sus propias ensoñaciones”.

“Hemos sido y seguimos siendo un partido útil”, ha insistido Rajoy, quien ha acabado su intervención en este acto subrayando que el suyo es el principal partido de España. “Y no somos unos aficionados”, ha apostillado.

También ha aludido Rajoy un día más a la financiación autonómica, y en esta ocasión ha pedido a los socialistas que hagan una propuesta unitaria sobre financiación autonómica y la pongan encima de la mesa para negociar con el PP.

Rajoy ha hecho este reclamo en la misma semana en la que ha encargado a su propio partido que elabore también una posición unitaria sobre el modelo de financiación autonómica que sirva para negociar con el PSOE. Y ha llamado a toda la oposición a “mojarse sobre este asunto”.

Ante los simpatizantes y dirigentes del partido en la Comunidad Valenciana, Rajoy ha prometido por otra parte que el Corredor Mediterráneo será una realidad, y también ha asegurado que piensa instar al PSOE a firmar con el PP un pacto sobre el agua. “A ver si son capaces” de suscribirlo, ha dicho.

Tras la clausura de esta convención, que por la mañana ha inaugurado la ministra de Empleo, Fátima Báñez, Rajoy se ha dado un paseo por el centro de Elche acompañado de Bonig, el vicesecretario de comunicación, Pablo Casado; el portavoz del partido en el Congreso, Rafael Hernando, y otros cargos institucionales y orgánicos.E