La Guardia Civil sitúa a Jaume Roures en el ‘Comité Ejecutivo’ del 1-O

El productor audiovisual y fundador de Mediapro, Jaume Roures, controlaba la estrategia de comunicación del referéndum del 1 de octubre, según un informe de la Guardia Civil al que ha tenido acceso ‘El Periódico’ y que le sitúa como posible integrante de "comité ejecutivo" del 1-O. El informe que el instituto armado ha remitido al Tribunal Supremo se basa en lo plasmado en el documento EnfoCats, la hoja de ruta soberanista que fue incautada a Josep Maria Jové, el número dos de Oriol Junqueras.

El informe subraya que Roures habilitó el 1-O un centro de prensa desde donde el Gobierno catalán realizó varias ruedas de prensa informando sobre el desarrollo y resultado del referéndum ilegal. Así mismo, la Guardia Civil recuerda que Mediapro “produjo el vídeo 1-O difundido por la cadena de televisión TV3 en el que se narraron los acontecimientos relacionados con el referéndum, se enaltecieron a las personas que fueron capaces de hacerlo efectivo y se difundieron los mensajes que interesaban a la causa independentista”.

Los investigadores detallan que “los máximos responsables del movimiento independentista son conscientes que en sus acciones de comunicación juega un papel fundamental los medios de comunicación social”. También destaca que contar con el “soporte de un proveedor de servicios audiovisuales” como Mediapro “permitiría difundir el mensaje soberanista a “un público mucho mayor”.

La Guardia Civil hace hincapié en tres llamadas telefónicas en las que participó Jové que corroborarían que la Generalitat “contó con el soporte de medios de comunicación privados, y, en especial, del empresario Jaume Roures, fundador del grupo Mediapro”. La primera de estas llamadas la realizó el pasado 6 de agosto por el jefe de presa de Junqueras, Sergi Sol Bros al que fuera mano derecha de Junqueras. En él hablan de un documental “para la historia” sobre el referéndum del 1-O que tendría que hacer “ese señor” -posiblemente en referencia a Jaume Roures según el Instituto Armado- y del que le podrían haber excluido al presidente de la cooperativa SOM Oriol Soler Castanys, que estaría molesto por ello.

Un día después Jové llama a Sergi Sol Bros, “para comentarle que el pelado (podría tratarse del empresario Oriol Soler) le había preguntado si tenía negocios con el abuelo (que podría ser Roures). El que fuera mano derecha de Junqueras le explicó entonces que él “se vería con el abuelo que éste le había dicho que no (iba a salir en el documental) que se lo explicaría y ya estaba. Ese mismo día se realiza otra llamada en la que Jové le pide a Soler Castanys poder verle un momento por que en unas horas iba a reunirse con el fundador de Mediapro.

Los investigadores apuntan a Soler Castany como “conector” entre el Gobierno catalán y los presidentes de la Assemblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez, y Omnium Cultural, Jordi Cuixart.

Roures ha sido también noticia en las últimas horas por la venta del 53% de Mediapro a un fondo de inversión chino. Del accionariado de Mediapro saldrán Televisa (19%), Gerard Romy (ex de TV3 y Antena 3, que tiene el 12%) y Torreal (Juan Abelló, 23%), que venden sus paquetes a Orient Hontai Capital. En cambio, se mantendrá como accionista la firma británica WPP (23%). Mediapro es la poseedora actual de los derechos de la Champions League, renovados el pasado mes de junio por tres temporadas (hasta 2020-21) por unos 1.100 millones de euros. Otros tres cursos de la Liga española le costaron en la última subasta 1.900 millones y deberán ser renovados en los próximos meses.

Roures tiene una estrecha relación con Atresmedia, donde Mediapro es dueña del 4,23% de su capital y produce, entre otros, los informativos de La Sexta. De hecho, su notoriedad procede de la época en la que obtuvo la concesión de la última licencia de televisión analógica en abierto. Fue en 2005 con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Dos años después, en 2007, creó el diario ‘Público’. La relación de Roures con Atresmedia se remonta a la fusión de Antena 3 y La Sexta en 2012 cuando la televisión de Planeta compró la cadena que era participada por Mediapro. Se pagaron 100 millones de euros a cambio de que los dueños de La Sexta se quedasen con el 15% de la empresa resultante.

Aunque nunca se ha pronunciado abiertamente a favor de la ruptura de Cataluña con España, Roures no ha ocultado nunca sus simpatías por los independentistas y en julio de 2017 se sumó al manifiesto lanzado por la plataforma Omnium que, bajo el nombre Crida per la democràcia (Llamamiento por la democracia), pretendía “defender y blindar” la celebración del referéndum de independencia en Cataluña que finalmente se celebró el 1 de octubre y en cuya organización se habría implicado directamente, según ha trascendido ahora.  Pese a todo, en una entrevista en ‘El Transistor’ de Onda Cero dos semanas después del referéndum dijo: “No soy independentista, la solución es un referéndum en toda España en vez de encarcelar a gente o dar palos”.

Los dos comités del ‘procés’

La Guardia Civil señaló en otro informe remitido al juez Llarena el pasado 21 de diciembrela existencia de dos comités, el Estratégico y el Ejecutivo, cuyos miembros “se aprovecharon de sus posiciones dentro del gobierno” para financiar y sustentar “las estructuras del estado” y las actuaciones necesarias para lograr la independencia, “incumpliendo de forma generalizada las prohibiciones expresas de las autoridades judiciales”.

Este  ‘Comité Estratégico’, cuyos miembros eran los ideólogos del plan soberanista, apareció mencionado en el documento EnfoCat, intervenido al número dos de Junqueras, Josep María Jové, y considerado la hoja de ruta a seguir tras la declaración unilateral de independencia (DUI).

Lo integraban una veintena de dirigentes independentistas, entre ellos Marta Rovira de ERC, el expresidente catalán Artur Mas, Anna Gabriel de la CUP, Carles Puigdemont, los Jordis y sus segundos en ANC y Òmnium, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal o la presidenta de la asociación de municipios por la independencia, Neus Lloveras.

También formaban parte de este comité la presidenta del Parlament Carme Forcadell, el vicepresidente Lluis María Corominas, el considerado arquitecto jurídico de la independencia, el jurista y exvicepresidente del TC Carles Vive Pi i Sunyer, o la exvicepresidenta de la Generalitat Neus Munté.

La CUP, además de Anna Gabriel, tenía como representantes a la portavoz Núria Gibert, dos diputados -Mireia Boya y Joaquim Arrufat- y el alcalde de Argentona Eudald Calvo, entre otros.

La Guardia Civil encuadra a otro grupo de personas en “un segundo nivel de importancia” dentro del Comité Ejecutivo, encargado de poner en marcha el plan de independencia, y que “resultaron fundamentales para ejecutar las normas de desconexión y llevar a cabo el referéndum del 1-O planeados desde el Comité Estratégico”. Se trata de todos los exconsejeros de Puigdemont y “muy posiblemente” del ex secretario general de Interior y del exmayor de los Mossos d’Esquadra, César Puig y Josep Lluís Trapero.

“Es indudable que ha existido una simbiosis absoluta y una unidad de acción y ejecución plena e inescindible entre todos los actores independentistas en los últimos años” y que comenzó durante el Gobierno de Artur Mas cuando se celebró el referéndum del 9-N, señalaba el informe del pasado diciembre.

RELACIONADO