Montoro garantiza a los ‘barones’ que no habrá quita y acto seguido plantea ‘reestructurar’ la deuda

Los dirigentes territoriales del PP salieron este lunes muy tranquilos de su encuentro con Mariano Rajoy y la cúpula del partido porque el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, que también participó en la reunión, les garantizó que no habrá quita de la deuda para aquellas comunidades que tienen dificultades para hacer frente a sus obligaciones. Montoro, que en unas declaraciones previas había dado pie a que cundiera la alarma, se limitó a trasladar lo que es una obligación impuesta por Bruselas, que tiene radicalmente prohibido el perdón de la deuda en parte o en su totalidad. Pero, inmediatamente después del acto de Génova, Montoro conceció una entrevista a la COPE y allí suscitó nuevas dudas.

El ministro dijo en sus declaraciones que no habrá quita de deuda autonómica en el nuevo sistema de financiación y sí algún mecanismo de refinanciación que dé oxígeno a las autonomías más endeudadas. “Se puede alargar el plazo, reestructurar esa deuda, pero yo nunca he hablado de una quita”, defendió el titular de Hacienda. “Yo no utilizo la palabra perdonar, condonar. Las deudas están ahí”, dijo Montoro.

En su opinión, no se puede hablar de un nuevo sistema de financiación “pero seguir con los mismos mecanismos excepcionales de financiación y generando deuda con el Estado”. Así, pidió “aprender la lección de las insuficiencias del modelo de financiación autonómica” y ordenar “los mecanismos de excepcionalidad” que han permitido a las Comunidades Autónomas que “en vez de tener la deuda con un consorcio bancario internacional hoy la tengan con el Estado”.

“Lo que sí cabe es reestructurar en el sentido de que, como ya tienes esa deuda pendiente con el Estado, lo que no tiene sentido es que el Estado diga ‘vamos a promover una financiación nueva pero como me debes este dinero, el Estado se va a financiar con ese dinero. ¡No!”, señaló.

En la misma línea, incidió en que el Estado “no tiene ningún interés en vivir de lo que ha sido la excepcionalidad”. “A partir de un determinado momento los mecanismos excepcionales de financiación no tienen sentido: hay que ir saliendo de ellos y sacar a las administraciones a financiarse a mercado. Esto es lo que promovemos”, explicó.

RELACIONADO