Nueva bronca entre Torrent y JxCat por aparcar la reforma para investir a Puigdemont

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha rechazado incluir en el orden del día de la Mesa del Parlament, que se ha reunido este martes, la iniciativa de JxCat para modificar la ley de Presidencia y lo ha justificado por "motivos formales". La decisión ha provocado una nueva bronca entre los republicanos y la candidatura del expresidente, que registró su iniciativa el pasado viernes en solitario para legalizar una investidura telemática y permitir así que Puigdemont supere el trámite parlamentario y vuelva a la presidencia de la Generalitat sin moverse de Bruselas.

La cuestión es que la redacción actual del artículo 4.2 de la Ley de la Presidencia de la Generalitat establece que el candidato a la investidura deberá presentar “ante el Pleno” su programa, algo que no es posible si Puigdemont no acude a la Cámara de manera presencial. Para ello, necesitaría la autorización del Tribunal Supremo tras haberse puesto a disposición del juez que instruye su causa, según los requisitos que estableció el Tribunal Constitucional.

Pero a los republicanos no les hace gracia modificar la norma porque están convencidos de que sería inmediatamente impugnada por el Gobierno y, además, temen las consecuencias penales que se podrían derivar para el presidente del Parlament y los miembros de la Mesa por incurrir en desobediencia. De ahí que aunque Esquerra mantiene públicamente la apuesta por Puigdemont, su líder, Oriol Junqueras, haya avisado desde la cárcel de que sería inviable ejercer una presidencia “efectiva” desde Bruselas, como pretende el expresidente catalán.

Fuentes del entorno de Torrent han alegado que JxCat presentó la iniciativa en dos escritos “contradictorios”, porque en uno se pide la tramitación por lectura única y en el otro, por urgencia extraordinaria, lo que es “incoherente”. Torrent ha considerado, en este sentido, que no incluir la proposición de JxCat permite al primer grupo independentista “clarificar qué pide exactamente” y evita que la Mesa lo pudiera tumbar hoy “por motivos formales”. Además, la tramitación por lectura única requiere escuchar a la Junta de Portavoces, que no se reúne hasta la semana que viene, según el criterio del presidente del Parlament.

Pero todos estos argumentos no han convencido a JxCat, que ha transmitido su malestar, en un momento de estancamiento de las negociaciones entre las formaciones independentistas para la investidura y mientras se conocía otra noticia que también ha levantado suspicacias: el presidente del Parlament, a título individual y sin consultarlo al grupo del expresidente, ha decidido acudir al Tribunal de Estrasburgo para pedir medidas cautelares con el objetivo de intentar facilitar la investidura de Puigdemont. Cuando se ha enterado de la noticia, justo antes del receso que ha habido en la reunión de la Mesa, la portavoz de JxCat Elsa Artadi -que no forma parte de este organismo- ha entrado para hablar unos minutos con Torrent, que ha sido quien ha anunciado en Twitter su iniciativa.

“El #Parlament tiene el derecho de investir al candidato que decida la mayoría de diputadas y diputados. Iré hasta donde sea necesario para defender la institución y los derechos del presidente Puigdemont”, ha escrito el presidente del Parlament en la red social.

Después, en rueda de prensa, el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, y la diputada Gemma Geis han reprochado al presidente del Parlament que actúe por su cuenta. “Eestas cosas hay que hablarlas, trabajar bien, coserlas”, ha dicho Pujol y ambos diputados han hecho especial hincapié en que “no hablamos sólo de instituciones, sino también de situaciones personales”. El motivo del enfado es que, según han recordado, Puigdemont está diseñando con despachos internacionales su estrategia de defensa para acceder a la Presidencia e iniciativas como la de llevar su investidura al TEDH sin consensuarlas previamente podrían reventar esa estrategia.

Aunque no han avanzado detalles, sí han dado a entender que el expresidente podría estar armando “una gran causa catalana en Estrasburgo” donde se acabará juzgando “todo aquello que está pasando en este Parlament, en la vida política de este país y respecto a los diputados electos en prisión”. Por ello, Pujol ha insistido en sus críticas: “Hemos recibido con perplejidad la decisión de llevar ante el Tribunal de Estrasburgo de manera unilateral y arbitraria la defensa de los derechos de investidura del presidente Puigdemont”.

Activación de la comisión del reglamento

Lo que sí ha abordado este martes la Mesa del Parlament ha sido la propuesta, también registrada unilateralmente por Junts per Catalunya, para activar la comisión del reglamento, otra de las vías para facilitar la investidura a distancia de Puigdemont. Fuentes independentistas consideran que esta comisión, encargada de abordar eventuales reformas del reglamento del Parlament, ya está creada, aunque será la Junta de Portavoces la que fije el número de miembros de la misma y cuántos corresponden a cada grupo.

El rifirrafe en este caso se ha producido entre el bloque independentista y la oposición, pues Cs y PSC han rechazado activar esta comisión, alegando que el reglamento la considera “legislativa”, por lo que solo puede reunirse cuando haya Govern. Pero los letrados han intervenido en la reunión señalando que el reglamento es interpretable y que esta comisión puede activarse antes si los grupos lo acuerdan, teniendo en cuenta que es una comisión especial que ya está creada ‘per se’.