El equilibrio de género y el rechazo del PSOE, obstáculos para que Guindos vaya al BCE

El miércoles 7 de febrero, finaliza el plazo para presentar las candidaturas a la vicepresidencia del BCE con el fin de cubrir la vacante que dejará el portugués Vitor Constancio. Es decir, lo previsible es que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, despeje ya la incógnita sobre si el elegido es o no Luis de Guindos y sobre el alcance de la remodelación que, en el caso de confirmarse la designación del ministro de Economía, le obligaría a hacer en el Gobierno. Aunque el presidente tiende por naturaleza a minimizar las crisis haciendo los cambios estrictamente imprescindibles, no se puede descartar que esta vez aproveche para dar un vuelco al Ejecutivo que responda a las inquietudes surgidas en el propio PP tras el batacazo del partido en las elecciones catalanas y el enquistamiento del órdago independentista.

El propio Luis de Guindos ha confirmado este martes que España presentará este miércoles su candidatura a la Vicepresidencia del BCE. No ha confirmado si será él mismo el candidato a sustituir al portugués Vitor Constancio, pero ha asegurado que España tiene “elevadísimas probabilidades” de hacerse con el cargo.

En declaraciones a los medios antes de defender la trasposición parcial de MiFid II en el Congreso de los Diputados, el ministro ha señalado que “lo importante” es que España vuelva a la Comisión Ejecutiva del BCE, de donde “no tendría que haber salido”. Eso sí, ha subrayado que la situación actual de España es “completamente” diferente a la de 2012, cuando el país perdió su puesto en la cúpula del BCE.

Aunque la candidatura de Luis de Guindos se daba prácticamente por segura, lo cierto es que tropieza con algunos obstáculos importantes. Y es que el pleno del Parlamento Europeo ha pedido al Eurogrupo que les remita una lista de los candidatos a asumir la vicepresidencia del Banco Central Europeo de modo que la Eurocámara pueda discutirla y la ciudadanía conozca sus perfiles. Se trata de romper la opacidad y el sistema de ‘cambio de sillas’ con el que tradicionalmente se llevan a cabo estos nombramientos y, además, entre los requisitos que ha puesto sobre la mesa la Eurocámara para confeccionar la lista hay uno que excluye al titular español de Economía: el equilibrio de género.

El eurodiputado socialista español Jonás Fernández, ponente del informe sobre la actividad del BCE en 2017 que se debatió el lunes en el pleno, quiere recurrir a un sistema que “permita a la ciudadanía a través del debate parlamentario, un conocimiento profundo de los distintos candidatos y distintos perfiles”, de modo “los europeos puedan hacerse dueños de la evolución del BCE”. Al mismo tiempo, varios eurodiputados advirtieron a Draghi durante el debate sobre los requisitos relativos al candidato, pero el presidente del BCE no hizo ningún comentario al respecto.

La eurodiputada socialista francesa Pervenche Berès dijo que el PE espera “una lista equilibrada, que permita asegurar todos los criterios del Tratado para permitir ocupar la función de vicepresidente de su institución”. Por su parte, el eurodiputado alemán de los Verdes Sven Giegold, hizo referencia a al criterio imperante hasta ahora, según el cual los miembros del Comité Ejecutivo del BCE tienen un perfil técnico. En una referencia sin mencionarlo a la posible candidatura de Guindos, Giegold preguntó: “¿Es una buena evolución que antiguos ministros de Finanzas, que ha participado durante años en el Eurogrupo, sean enviados ahora directamente al directorio ejecutivo del BCE? ¿Corresponde esto al valor de independencia de los bancos centrales?”

En consonancia con la postura defendida por Jonás Fernández en Estrasburgo, el portavoz de la Ejecutiva del PSOE, Oscar Puente, rechazó en Madrid la candidatura del ministro de Economía. “Estamos dispuestos a apoyar al Gobierno, pero en estas condiciones: perfil técnico y que sea una mujer”, afirmó Puente en una rueda de prensa en la sede de Ferraz al término de la reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva federal. Según el dirigente socialista, es “absolutamente inexcusable que,habiendo como hay muchas mujeres en este país muy preparadas para el cargo, no se opte por una candidatura femenina.

Puente se negó a proponer algún nombre concreto, al considerar que sería “totalmente improcedente” hacerlo y que es algo que corresponde al Ejecutivo. “Acotarlo a un perfil técnico y femenino es más que suficiente. Hay muchas mujeres que responden a ese perfil y hay muchas candidatas que podrían perfectamente cumplir con el perfil”, aseguró y precisó que el que sea una mujer “no es un capricho”, tras subrayar que el Parlamento Europeo está reclamando que haya más presencia femenina en el BCE. Recordó que en los 20 años de vida del Banco Central Europeo, solo tres mujeres han formado parte del consejo de gobierno, entre ellas, una alemana, que ocupa en la actualidad una de las seis plazas del órgano.

RELACIONADO