Polonia aprueba el proyecto de ley que criminaliza vincular al país con el Holocausto

El país quiere convertir en un delito penado con hasta tres años de cárcel usar la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a los campos de exterminio construidos por los nazis

El Senado de Polonia ha aprobado este miércoles el proyecto de ley presentado para criminalizar que se vincule al país con los crímenes de la Alemania Nazi en el Holocausto a pesar de las críticas de Estados Unidos e Israel.

El proyecto, que ha sido aprobado con 57 votos a favor, 23 en contra y 2 abstenciones, busca convertir en un delito penado con hasta tres años de cárcel usar la expresión “campos de la muerte polacos” o “campos de concentración polacos” para referirse a los campos de exterminio construidos por los nazis en este país.

Por este motivo, el texto se ha topado con las críticas del Gobierno israelí, que ha acusado a Polonia de querer cambiar la historia. Las autoridades israelíes consideran, según han dicho en los últimos días, que la ley “no ayudará a exponer la verdad histórica y puede perjudicar la libertad de investigación, así como evitar el debate sobre los mensajes históricos y el legado de la Segunda Guerra Mundial”.

El Departamento de Estado estadounidense, por su parte, ha instado a las autoridades polacas a reevaluar el proyecto de ley y ha expresado su preocupación ante las consecuencias que puede acarrear su aprobación para las relaciones entre Varsovia y Estados Unidos.

“Alentamos a Polonia a revaluar la ley a la luz de su potencial impacto en el principio de la libertad de expresión y en nuestra capacidad para ser socios efectivos”, ha subrayado la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

Las autoridades de Polonia llevan años luchando contra el uso de la expresión “campos de concentración polacos”, especialmente a través de la prensa occidental. Según el Gobierno, los medios sugieren que los campos de concentración estaban vinculados de alguna manera al Estado de Polonia.

De hecho iniciativa polaca está especialmente enfocada a periodistas -ya que artistas y académicos no podrán ser perseguidos-, y afecta a todas las personas “independientemente de las leyes vigentes en el lugar donde se cometa el acto”, según el texto.

No obstante, los campos se encontraban en territorio polaco pero habían sido construidos y gestionados por los nazis a partir de 1939, tras la invasión del país, que se encontraba bajo ocupación.

En ese sentido, las denuncias del Gobierno polaco cuando medios extranjeros usan la expresión “campos de concentración polacos” para referirse a Auschwitz, centro de exterminio ubicado en Polonia pero abierto y operado por los nazis, en el que murieron miles de polacos, principalmente judíos pero también de otras religiones.

“Tenemos que mandar una clara señal al mundo de que no vamos a tolerar que Polonia siga siendo insultada“, ha manifestado Patryk Jaki, viceministro de Justicia. El proyecto de ley pasará ahora a manos del presidente, Andrzej Duda, para su ratificación.

Desde hace décadas, las autoridades polacas se esfuerzan en transmitir el mensaje de que los polacos fueron víctimas del Holocausto, no sus responsables.