El Gobierno veta a Puigdemont en la sede de la Generalitat en Bruselas para su cita con Torrent

El Gobierno ha dado orden de que no se permita al expresidente catalán Carles Puigdemont y a los exconsejeros huidos con él en Bélgica acceder a la oficina de la Generalitat en Bruselas, donde pretendía reunirse con ellos el presidente del Parlament, Roger Torrent. "No se puede permitir que prófugos de la Justicia utilicen un local público", han justificado. Torrent, por cierto, ha viajado a la capital belga con una propuesta sobre la fecha para el debate de investidura: el próximo martes, 30 de enero.

El Gobierno ha dado instrucciones a la actual delegada de la Generalitat para que tome las medidas necesarias para que no se permita la reunión y también para que desconvoque la rueda de prensa prevista,han informado fuentes de Exteriores.

La de Bruselas fue la única delegación de la Generalitat en el exterior que el Gobierno mantuvo abierta tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución. No obstante, el Ejecutivo central sí cesó al delegado nombrado por la Generalitat y la oficina está bajo control de Exteriores a través de la Representación Permanente de España ante la UE.

Torrent tiene previsto reunirse hoy en Bruselas con Puigdemont, al que ha propuesto como candidato para volver a presidir la Generalitat, y con los otros cuatro diputados huidos en Bélgica –Meritxell Serret, Toni Comín (ERC), Lluís Puig y Clara Ponsatí (JxCat)–.

Preguntado por esta decisión, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha admitido no estar al corriente, pero ha dejado claro que la apoya. “Desconozco esa decisión, que habrá tomado el responsable político competente y no me parece mal”, ha dicho en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press.

Rajoy se ha justificado diciendo que el presidente del Gobierno “está en muchos temas” pero le es imposible estar en todos, igual que les sucede a los presidentes de los partidos. De hecho, ha apuntado que creía que sería en el Parlamento Europeo, porque ahí cree que Puigdemont sí puede entrar, aunque ha admitido no estar seguro.

El debate de investidura comenzará el 30 de enero

El presidente del Parlament ha citado el jueves a los grupos parlamentarios para acabar de preparar el pleno, sin que la Mesa haya decidido ya si facilitar el voto delegado a los diputados que lo han solicitado. El pasado lunes, anunció que Puigdemont es el candidato que tiene más apoyos de los grupos para presentarse a la investidura. El día límite para votar al presidente de la Generalitat es el miércoles 31. Si no fuese escogido por mayoría absoluta (como mínimo, 68 diputados), se haría una votación en las 48 horas siguientes. Esta vez solo sería necesaria la mayoría simple de los votos (más a favor que en contra).

Puigdemont solicitó la semana pasada poder delegar su voto en otro diputado para poder participar en el pleno, pero este martes ha retirado esta petición para “dejar todas las puertas abiertas” y no descartar su presencia física en el pleno.

Cs, el PSC y el PP se han mostrado en contra del desplazamiento de Torrent a Bélgica para ver a Puigdemont y al resto de diputados encausados, y han rechazado la posibilidad de que pague el viaje con fondos públicos. Torrent asumirá el coste del desplazamiento a Bruselas personalmente, por lo que no hará uso de fondos del Parlament para su visita a la capital belga.

 

RELACIONADO