Puigdemont cierra su viaje sin reunirse con ningún diputado de los partidos del Gobierno danés

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont cerrará su visita a Copenhague sin reunirse con ningún representante de los partidos que forman el Gobierno danés, ni con ninguno de sus ministros, aunque sí se verá con diputados de los territorios autónomos de islas Feroe y Groenlandia.

La reunión comenzará a las 11.30 horas (10.30 GMT), confirmó a Efe el impulsor de la reunión, el diputado Magni Arge, de una fuerza independentista de las Islas Feroe, territorio autónomo danés, y que ha invitado a miembros de las comisiones de Exteriores, las Feroe y Groenlandia, la otra autonomía del Reino de Dinamarca. El objetivo de la reunión, que se celebrará a puerta cerrada, es conocer las últimas novedades sobre la situación en Cataluña.

Los tres partidos de la coalición de Gobierno danesa -dos fuerzas liberales y una conservadora- ya rechazaron hace días la invitación, apelando a que no quieren involucrarse en asuntos españoles ni dar la impresión de que simpatizan con los independentistas catalanes. Tampoco estarán las dos fuerzas con más apoyo parlamentario, el Partido Socialdemócrata -líder de la oposición- y el ultraderechista Partido Popular Danés, apoyo externo del Ejecutivo.

Sí han confirmado en cambio su participación varios diputados de la formación rojiverde Lista Unitaria, la cuarta con más escaños; del centrista La Alternativa, el socialista Holger K. Nielsen -ministro de Exteriores en el anterior Gobierno de izquierda- y la expresidenta groenlandesa Aleqa Hammond. Nielsen fue uno de los 17 diputados de los 179 del Parlamento danés que firmaron una carta enviada en septiembre al Gobierno español en la que mostraban su “profunda preocupación” por Cataluña y reclamaban diálogo a Madrid.

Cuando Puigdemont estuvo en Copenhague en septiembre pasado como presidente autonómico para inaugurar la delegación de la Generalitat en los países nórdicos, todos los partidos que ahora rechazan reunirse con él (a excepción de los conservadores) sí accedieron a mantener un encuentro en el Parlamento. La Cámara danesa había aprobado en 2015, cuando gobernaba el centroizquierda, una declaración en la que se apoyaba un diálogo “democrático y pacífico” entre el Gobierno español y el Ejecutivo autónomo catalán en relación con el proceso soberanista.

El expresidente de la Generalitat defendió ayer las posiciones del independentismo catalán en un coloquio en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague bajo el título “¿Cataluña y Europa, en una encrucijada por la democracia?”. Puigdemont había aterrizado horas antes en Copenhague rodeado por la incertidumbre sobre su estado penal y una posible solicitud de extradición desde Dinamarca, pero el panorama se despejó al no acceder el Supremo a la petición de la Fiscalía española.

 

RELACIONADO