Los Mossos intentaron destruir la alerta de EEUU sobre el atentado en Barcelona

La Policía Nacional decomisó esta documentación el pasado 26 de octubre, antes de que los agentes la redujesen a cenizas

Los Mossos d’Esquadra intentaron destruir la alerta emitida en mayo del pasado año por Estados Unidos sobre un posible atentado en La Rambla, pocos meses antes del ataque yihadista en Barcelona, aunque la Policía Nacional decomisó esta documentación el 26 de octubre, antes de que fuera incinerada.

Según publica ‘El Periódico’, entre la documentación que los Mossos d’Esquadra llevaban a una incineradora el pasado 26 de octubre, la víspera de que el Parlament votara la declaración de independencia y el Gobierno destituyera al Govern y asumiera el control de la policía catalana en virtud del artículo 155 de la Constitución, figura el original en inglés de la alerta y un informe interno elaborado por la policía catalana sobre esta nota.

Los Mossos d’Esquadra han evitado hacer ningún comentario sobre el intento de destrucción de esta nota de alerta, que la Policía Nacional ha comunicado a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que fue quien les ordenó decomisar la documentación que la policía catalana iba a destruir el pasado 26 de octubre.

Horas después del atentado terrorista en La Rambla, del pasado 17 de agosto, ‘El Periódico’ publicó que los Mossos d’Esquadra habían recibido meses antes un aviso procedente de la CIA alertando sobre un posible ataque en esta céntrica vía barcelonesa, lo que fue desmentido por el entonces presidente catalán Carles Puigdemont, el entonces conseller de Interior Joaquim Forn -actualmente encarcelado por rebelión- y el mayor de la policía catalana, Josep Lluis Trapero, destituido tras ser imputado por sedición.

En una rueda de prensa del pasado 31 de agosto, Forn y Trapero acabaron reconociendo que sí habían recibido una alerta el 25 de mayo sobre un posible atentado en La Rambla, aunque alegaron que no procedía de la CIA y que no era fiable, ya que, de hecho, el aviso no tenía ninguna relación con la célula que finalmente atentó en agosto en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

En el informe que la Policía Nacional ha remitido a la jueza Lamela sobre la documentación incautada a los Mossos d’Esquadra el 26 de octubre a las puertas de la incineradora se subraya que existe una “nota en inglés sobre posibles ataques a turistas en Barcelona, remite USA”.

Según la información que publica ‘El Periódico’, los Mossos d’Esquadra han corroborado que los dos documentos son reales y no están manipulados y han alegado que una copia digital de ambos permanece en los archivos del departamento de Interior.

De hecho, el pasado 26 de octubre, cuando una veintena de agentes de la Policía Nacional retuvo a la comitiva de los Mossos que iba a destruir la documentación en una incineradora de Sant Adrià del Besòs (Barcelona), la policía catalana ya alegó en un comunicado que los documentos en papel que se llevaban a destruir estaban en su mayoría digitalizados y que pertenecían a la Comisaría General de Información, relativos a permisos, vacaciones y bajas, así como sobre operativos y diligencias policiales del área de Información.

Cuando los Mossos intentaron destruir esa información, el área de Información estaba liderada por el comisario Manel Castellví, un mando de máxima confianza de Trapero que pidió pasar a la segunda actividad tras la destitución del mayor al frente de la policía catalana.

Entre el material incautado por la Policía Nacional frente a la incineradora figuran también documentos que implican a miembros de los Mossos d’Esquadra en la votación del 1-O.

En concreto, los agentes de la Policía Nacional que han analizado el contenido del material incautado han hallado escritos firmados por mandos intermedios de los Mossos dando instrucciones a sus agentes sobre actuaciones previas y posteriores al 1-O para proteger la consulta, que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional.