El director de la DGT reconoce “fallos” por el colapso de la AP-6, pero vuelve a culpar a la concesionaria

Gregorio Serrano insiste en responsabilizar a la concesionaria por haber reabierto la AP-6 y de no haber activado los protocolos de emergencia

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, ha culpado a la concesionaria de haber reabierto durante dos horas, desde las 19 a las 21.00 horas del día 6 de enero, la AP-6, afectada por la nevada, y dejar que circularan los coches, además de no haber activado los protocolos de emergencia.

Serrano, que ha vuelto a pedir disculpas a los ciudadanos por el colapso que provocó la nieve en la AP-6 los días 6 y 7 de enero y ha reconocido que hubo “errores y fallos” en la gestión, ha subrayado que la decisión de la concesionaria Iberpistas no fue acertada y fue una de las causas del colapso de vehículos, muchos de ellos atrapados durante casi 20 horas.

Durante su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso para explicar, a petición propia y de Ciudadanos y Podemos, la gestión de su departamento esos días, ha precisado que la concesionaria tuvo dos fallos “mortales de necesidad”: reabrir la autopista dos horas y no activar el protocolo de emergencia hasta las 23.00 horas.

Frente a la actuación “absolutamente incorrecta y desacertada” de la concesionaria, el máximo responsable de Tráfico ha contrapuesto las decisiones adoptadas ese mismo día y a la misma hora en las vías de titularidad estatal como en la N-110 que permitió de forma “eficaz y fluida” solucionar los problemas circulatorios y de acumulación de nieve.

Entre las críticas a la concesionaria, Serrano ha hecho hincapié en que ésta no restringió de forma coordinada la circulación en las tres vías que gestiona y que tenían incidencia en la nevada: la AP-6, la AP-51 y la AP-61.

En este sentido, ha ofrecido una prolija explicación con la exposición de numerosos gráficos de la situación en la tarde de Reyes y las decisiones “incoherentes” que Iberpistas iba adoptando, como cerrar la AP-6 a las 21:00 horas mientras la Ap-51 continúa abierta o en la AP-61 solo se restringe la circulación a los camiones.

Otra de las “claves” que causó el colapso, en opinión de Serrano, fue que la concesionaria no solicitó que se decretara el nivel rojo de alerta en caso de nevada, que supone la obligación de circular con cadenas o neumáticos de invierno, o que no informara de la situación en los panales informativos.

Serrano ha reprochado que a las 21:00 horas, una vez cerrado el tránsito en la AP-6, los vehículos atrapados en torno al kilómetro 70 era ya muy importante, si bien no se activaron hasta las 23:00 horas los protocolos de emergencia que supusieron la movilización de la Guardia Civil y de agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para rescatar a los conductores.

El tuit de disculpas

Serrano ha lamentado el tuit con el que pidió disculpas a los conductores por encontrarse en Sevilla el día del colapso de la AP-6 y ha aconsejado a los diputados: “Jamás escriban nada en redes sociales cuando estén cabreados, indignados o dolidos”.

Con este consejo Serrano ha cerrado casi tres horas de comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sotenible del Congreso para explicar, a petición propia y de Ciudadanos y Podemos, la gestión de su departamento los días 6 y 7 de enero tras la nevada que colapsó la citada autopista.

En concreto, Serrano se ha referido sin citarlo a este tuit que escribió días después de ese caos: “Pido disculpas a todos los que estén molestos porque la tarde de la tremenda nevada sobre la AP-6 estaba con mi familia en Sevilla pasando el día de Reyes, una maravillosa ciudad donde funcionan las líneas telefónicas e internet”.

Serrano ha recomendado a sus señorías que cuenten “hasta 10.000” antes de escribir en las redes y “cuando lleguen a 10.000 vean cómo va la cosa”.

Pero ha querido también despedir la comisión con otro consejo, para él y para los diputados, parafraseando a Churchill: “Tragarse sus propias palabras puede ser una dieta saludable”.

Ante la petición de los grupos de que dimita, el máximo responsable de la DGT ha subrayado que si tuviera conciencia de haber hecho algo que mereciera su dimisión, “los que sí me conocen saben que ya hace tiempo que lo hubiera hecho”.

RELACIONADO