Trump invita al líder demócrata del Senado a negociar sobre el inminente cierre del Gobierno

Si republicanos y demócratas no alcanzan un acuerdo, el Gobierno tendrá que cerrar sus puertas por falta de fondos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha telefoneado este viernes al líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, para negociar por el inminente cierre parcial del Gobierno, que será a medianoche si el Congreso no alcanza un acuerdo, indicó a Efe una fuente conocedora del intercambio.

En esa llamada, Trump invitó a Schumer a acudir a la Casa Blanca para hablar personalmente con él sobre el asunto, según informó esa fuente, quien corroboró que el senador se dirige a la mansión presidencial para discutir el tema con el magnate.

Los demócratas tienen los votos suficientes para bloquear en el Senado la propuesta presupuestaria aprobada este jueves por la Cámara Baja, la cual prorrogaría hasta el 16 de febrero los fondos federales pero los republicanos no atienden sus demandas, sobre todo en lo relativo al alivio migratorio para los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”.

Trump y Schumer mantendrán conversaciones a menos de doce horas de que expiren los fondos gubernamentales, lo cual afectaría a cientos de miles de empleados del Gobierno, cerraría parques nacionales y museos, y frenaría los pagos a las empresas contratistas vinculadas a la Administración.

Ante la negativa del liderazgo republicano de considerar una votación sobre el acuerdo bipartidista migratorio alcanzado la última semana por el conocido “Grupo de los Seis“, compuesto por tres senadores republicanos y tres demócratas, la oposición demócrata parece haberse plantado y está dispuesta a bloquear los fondos presupuestarios.

Según indicaron fuentes de la Cámara Alta, el liderazgo demócrata cuenta con los votos suficientes para impedir que avance la propuesta de financiación temporal que este jueves aprobó la Cámara Baja, y que consideran insuficiente.

Ese texto solo financiaría el Gobierno hasta el 16 de febrero, aunque contiene una disposición demandada por los demócratas para dar una financiación de seis años para el Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP, en inglés).

Los senadores demócratas han aumentado la presión sobre los republicanos y la Casa Blanca para aprobar un acuerdo migratorio bipartidista junto a los presupuestos que incluya un camino a la ciudadanía para los 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”, cuyo alivio de la deportación expira en marzo por orden de Trump.

Esta sería la cuarta vez que se extiende de forma temporal el presupuesto en lo que va de año fiscal, y los demócratas parecen agotados de que no se escuchen sus demandas, entre las que también se incluyen fondos para la crisis de opioides que azota el país.

Los republicanos quieren evitar que el Gobierno cierre coincidiendo, además, con el primer aniversario de Trump en la Casa Blanca, pero la última vez que ocurrió algo así fue en 2013, cuando ellos mismos provocaron un cierre gubernamental de más de dos semanas en sus intentos de derogación de la ley sanitaria del entonces presidente, Barack Obama.

Más de 800.000 empleados federales, sin empleo y sueldo

Si finalmente demócratas y republicanos no se ponen de acuerdo en el Senado para aprobar un presupuesto antes de la medianoche, el Gobierno de Estados Unidos incurriría en un cierre parcial al quedarse sin fondos para continuar con el funcionamiento de sus agencias.

La suspensión de los presupuestos para el Gobierno afectaría a más de 800.000 empleados federales que se quedarían sin empleo y sueldo los días que durase el cierre, es decir, hasta que los congresistas aprueben un nuevo presupuesto.

Además de la suspensión laboral de cientos de miles de trabajadores, la paralización afecta a parques nacionales, museos e incluso a empresas contratistas del Gobierno, que no recibirían sus pagos al menos durante el tiempo que dure el parón administrativo.