Girona aprueba el cambio de nombre de la plaza de la Constitución por el de 1-O

El pleno municipal deberá aún ratificar esta decisión

La Comisión del Nomenclátor del ayuntamiento de Girona ha aprobado el cambio de nombre de la plaza Constitución por el de 1 de Octubre, aunque el pleno municipal deberá ratificar esta decisión.

El organismo, formado por partidos políticos y entidades, ha respaldado el cambio por una amplia mayoría después de recibir la propuesta precisamente por parte del pleno.

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, ha explicado que se trata de rendirle “un homenaje a los ciudadanos que pacíficamente defendieron las urnas y la democracia”.

Además, ha añadido que han elegido la plaza Constitución para cambiar el nombre “porque la mayoría de los vecinos no aceptan la represión violenta del Estado ni que haya puesto sus pezuñas en las instituciones catalanas ni que haya políticos en la cárcel o en el exilio”.

El ayuntamiento tiene que decidir cómo hará visible el cambio de nombre ya que no hay una placa, sino una inscripción en el suelo de la plaza.

La alcaldesa ha asegurado que Ciudadanos ha intentado impedir la votación, mientras que su portavoz, Miriam Pujola, ha criticado que se haya implementado el cambio “a pesar de haber avisado a los miembros de la Comisión con menos de 48 horas de antelación”.

La opinión de la Comisión del Nomenclátor no es vinculante y la última palabra la tendrá el pleno del ayuntamiento, que debatirá la propuesta en la sesión de febrero.

El cambio está previsto que se apruebe gracias a la amplia mayoría de votos independentistas de PDeCAT, ERC y la CUP, que suman 18 de los 25 concejales.

La de este viernes es la segunda vez que se reúne la Comisión del Nomenclátor de Girona sobre este asunto, ya que, el miércoles, la alcaldesa tuvo que suspenderla después de que PP, Ciudadanos y PSC criticasen el informe técnico por entender que carecía de los requisitos que establece el reglamento.