País Vasco, la que más gastó en moda y Navarra, en cultura

País Vasco ha sido la comunidad autónoma con el gasto per cápita en moda más elevado estas Navidades, con 118 euros de media, mientras que Navarra se ha colocado a la cabeza en regalos relacionados con la cultura, con más de 54 euros, y Ceuta ha sido la que ha liderado la compra media por persona en tecnología, con 132 euros.

Así se desprende del análisis de BBVA Data & Analytics, basado en las transacciones con tarjeta realizadas durante los días previos a Navidad, Nochevieja y Reyes, utilizados de manera agregada y anónima.

En concreto, lo que más se ha regalado durante toda la época navideña, del 14 de diciembre al 6 de enero, ha sido moda. Al analizar las principales categorías de regalo (moda, tecnología, cultura, juguetes, joyería, belleza y calzado) la ropa supone el mayor volumen de gasto en la mayoría de las comunidades, rozando el 38% a nivel nacional.

No obstante, si se distingue entre las compras realizadas en grandes superficies  -donde se agrupan las cadenas textiles- y las compras de moda en pequeño comercio, es la tecnología la que ha concentrado la mayor cantidad del gasto navideño.

Así, según el estudio, la compra media por persona en todas las comunidades en tecnología sobrepasa los 100 euros, con Ceuta a la cabeza con un gasto medio de 132 euros por persona.

El gusto por la moda de pequeño comercio se impone en Navarra, Asturias y País Vasco, donde es la primera categoría de gasto. De hecho, el País Vasco es la comunidad con el gasto per capita en moda más elevado con 118 euros de media.

También en Cataluña y La Rioja prefieren las boutiques a los grandes almacenes aunque en estos casos la categoría preferida a la hora de regalar es la tecnología.

Asimismo, las comunidades en las que un mayor porcentaje de sus compras se han destinado a cultura estas navidades son: Cataluña, Navarra y Aragón, mientras que la región que menos regaló cultura fue Canarias.

Así, el gasto medio más elevado por persona en cultura lo tienen los navarros, con más de 54 euros dedicados, seguido de Ceuta, con 53 euros de media. Pero el gasto medio por persona en la mayoría de las comunidades ronda los 40 euros, muy lejos del que se hace en moda o en calzado.

Por otro lado, entre los regalos que más devoluciones han provocado en estas fechas destacan los de productos de belleza y los culturales, ambos con una tasa de devolución superior al 12%.

Asimismo, según el estudio, las compras en Internet van tomando más protagonismo a la hora de buscar regalos navideños, especialmente en las zonas con menos densidad de población y sin grandes centros urbanos. De esta forma, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla-León son las comunidades donde mayor proporción de compras ‘online’ se han registrado en estas fechas.

Los madrileños a Barcelona

El efecto de Madrid como capital se puede ver en la huella que dejan sus residentes durante el fin de semana de Navidad, que se disemina por toda España. La provincia de destino donde más desplazamientos de madrileños se registran con diferencia es Barcelona, que concentra más del 9%, seguida de Toledo, Alicante y Valencia.

Sin embargo en los días de Nochevieja y Año Nuevo, el gasto de los madrileños se desplaza hacia las zonas de montaña (Huesca concentra el 4,8% del gasto procedente de transacciones de madrileños cuando en Navidad no era el 1,4% o Lleida que concentra el 3,7%) y las de costa como en Málaga, donde aumenta hasta el 4,3% del gasto.

Según el análisis, esta diferencia podría sugerir que los madrileños prefieren pasar los días cercanos a la Navidad junto a la familia y dedicar el fin de año al turismo.

Por su parte, la huella de gasto de los barceloneses en estas fechas está concentrada en Cataluña, con excepción de Madrid, que aparece como el destino en el que más gastan.

Dentro de Cataluña, el destino principal del gasto barcelonés se concentra en Girona y también se puede apreciar cierto vínculo con Valencia y Zaragoza.

Sin embargo, en Nochevieja y Año Nuevo, del 30 de diciembre al 1 enero, vuelven a encontrarse diferencias: los barceloneses gastaron mucho más en Girona que en Madrid y también se elevó el gasto en las zonas de esquí como en Lleida y Huesca.