Protestas por abusos sexuales se suman a conflictos indígenas en la visita del Papa a Chile

Coincidiendo con el aterrizaje del Papa en Santiago de Chile, este lunes, se produjeron varias protestas tras los escándalos que involucran a miembros de la iglesia católica chilena en abusos sexuales a menores. Y es que la visita se produce tras haberse anunciado la intervención de la congregación laica peruana Sodalicio de Vida Cristiana mientras se presentaban una decena de denuncias de abusos sexuales que involucran a altos funcionarios de la élite apostólica en Chile. La organización internacional Bishop Accountability publicó recientemente una lista con sacerdotes, clérigos y una monja de la Iglesia católica acusados de abuso sexual contra menores

Pero este no es el único conflicto que salpica la visita del Papa. Muchos chilenos han expresado recientemente su preocupación ante la posibilidad de que Francisco apoye abiertamente la intención de Bolivia de obtener una porción de territorio chileno para recuperar una salida al mar. El tema es sensible para los chilenos, quienes piensan que acceder a la petición boliviana comprometería sus fronteras nacionales.

Además, el debate sobre el aborto está en plena ebullición. Históricamente, la Iglesia Católica ha tenido una gran influencia en Chile, donde ha conseguido imponer una de las leyes más restrictivas de todo el continente americano. Y, por si faltara algo, las comunidades indígenas han aprovechado también para tratar de hacer valer sus reivindicaciones.

En ese contexto, tres iglesias católicas fueron objeto de ataques incendiarios en Chile esta madrugada. Dos de los ataques afectaron a iglesias católicas en la localidad de Cunco, a unos 700 kilómetros de Santiago, en la región de La Araucanía, que resultaron totalmente consumidas por las llamas, dijo a radio Cooperativa Psblo Oackley, comandante del Cuerpo de Bomberos de la localidad.

Las capillas atacadas “estaban en el sector de Lagunillas y en Río Negro y las llamas comenzaron de forma simultánea en ambos lugares”, dijo Oacley. “Las capillas se consumieron absolutamente, no quedó ningún vestigio, así que será difícil poder determinar el origen y causa del incendio”, añadió. La policía investiga para poder localizar a los autores.

En La Araucanía actúan grupos radicalizados, en el marco del llamado conflicto mapuche, que desde hace décadas enfrenta a comunidades indígenas que reclaman tierras ancestrales con empresas forestales o agrícolas. El papa viajará el miércoles a la región, donde encabezará una misa masiva en Temuco, la capital de la región.

En Puente Alto, un municipio aledaño a Santiago, mientras tanto, un ataque incendiario afectó la parroquia Madre de la Divina Providencia, que resultó con daños de consideración, según la policía. Según vecinos del sector, cinco personas lanzaron bombas incendiarias hacia la puerta exterior del inmueble, además de quemar una bandera chilena y otra del Vaticano.

Con todos estos ataques, suman nueve las iglesias católicas que han sido blanco de ataques incendiarios o explosivos desde la semana pasada en Chile, donde el papa Francisco visitará también, el próximo jueves, la ciudad de Iquique, en el norte del país.