Condena global al ataque racista de Trump contra los inmigrantes pese a negarlo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó este viernes haber dicho que El Salvador, Haití y los países africanos son "agujeros de mierda", pero no logró contener la fuerte tormenta de críticas que no cesa desde el jueves.

Trump tardó más de 12 horas en desmentir la información del Washington Post, confirmada después por Los Ángeles Times y este viernes por un senador demócrata, Dick Durbin, que estaba presente cuando hizo esos comentarios en una reunión bipartidista de inmigración.

El presidente estadounidense, Donald Trumpha culpado a los demócratas de haberse “inventado” la expresión “agujeros de mierda” al referirse a Haití y rechazó haber dicho “nada despectivo” más allá de que es “un país muy pobre”.

Nunca dije nada despectivo de los haitianos más allá de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con problemas. Nunca dije ‘Sáquenlos de aquí’. Inventado por los demócratas“, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario habría reaccionado así, según informó The Washington Post y Los Ángeles Times, cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

Tengo una maravillosa relación con los haitianos. Probablemente debería grabar futuras reuniones; desafortunadamente no hay confianza“, añadió hoy el mandatario.

Las supuestas palabras de Trump han desatado una nueva ola de indignación y acusaciones de racismo contra el mandatario.

Según informó el diario The Washington Post este jueves, Trump llamó “agujeros de mierda” a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en EEUU más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, lo que ha provocado una nueva ola de indignación y acusaciones de racismo al mandatario.

En otro mensaje en Twitter, insistió en que quiere “un sistema migratorio basado en el mérito y gente que ayudará a llevar a nuestros país al siguiente nivel”.

“Quiero seguridad para nuestra gente. Quiero detener la masiva entrada de drogas”, agregó, a la vez que reiteró la necesidad del muro fronterizo con México.

De acuerdo al diario, que cita fuentes de testigos presentes en la reunión con legisladores, Trump señaló: “¿por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?”.

Condena global a sus palabras

El desmentido de Trump en Twitter no contuvo en absoluto la fuerte tormenta de críticas que arrecia desde que el Post publicó la exclusiva el jueves por la tarde.

El primer gobierno aludido en pronunciarse fue el de Haití, cuyo embajador en Estados Unidos, Paul Altidor, condenó inmediatamente los comentarios como una “agresión” y consideró que están “basados en estereotipos”. “El presidente (Trump) ha sido mal informado o no ha sido bien educado”, afirmó en la cadena MSNBC.

Este viernes, el Gobierno haitiano emitió un comunicado en el que se mostró “indignado y conmocionado” por unas declaraciones que, “de ser ciertas (…) reflejarían una visión simplista y racista totalmente equivocada de la comunidad haitiana y su contribución a los Estados Unidos”.

El Gobierno de El Salvador fue más prudente y al principio dijo que estaba esperando que la Casa Blanca confirmara o desmintiera las afirmaciones. Pero después, ante la falta de una comunicación oficial al respecto, anunció que había enviado una nota de protesta a Estados Unidos y exigió “respeto” para los ciudadanos salvadoreños.

La Unión Africana (UA), que congrega a 55 Estados, y varios Gobiernos de ese continente, tachó de “racistas” los comentarios atribuidos a Trump. Una portavoz de la UA indicó que, incluso aunque el mandatario los haya negado, no dejan de ser “preocupantes” porque “hay un patrón de declaraciones y actos previos”.

El portavoz del secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, hizo un llamamiento a respetar “la dignidad” de los refugiados y migrantes tras ser preguntado sobre los comentarios de Trump, aunque rechazó referirse concretamente a ellos.

La ola de indignación mundial por las declaraciones atribuidas a Trump no cesa desde la publicación del Post y ha revolucionado las embajadas de EEUU. en el mundo: el embajador en Botsuana ha sido llamado a consultas por el Gobierno del país y lo mismo ha ocurrido con la encargada de negocios en Haití.

Además, algunos medios han atribuido el anuncio de jubilación del embajador en Panamá, John Feeley, a los comentarios de Trump del jueves, pero lo cierto es que se hizo público horas antes de que trascendiera la información del Post. El Departamento de Estado aseguró que el diplomático se marcha de Panamá “por motivos personales” aunque algunos medios aseguran que lo deja por su rechazo a las políticas de Trump.

RELACIONADO