El Gobierno premiará con más ayudas a las películas respaldadas por mujeres

El Ejecutivo quiere dar más visibilidad a la mujer en el cine puntuando no el total de mujeres que participan en el proyecto, sino su presencia en el equipo creativo

El Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA) prepara una reforma de la legislación que regula las ayudas al cine en la que se primará a las mujeres cineastas, entre otros aspectos, según el proyecto de orden ministerial publicado por el ICAA.

La propuesta, desde este viernes en fase de consulta pública y que aún puede sufrir modificaciones, prevé aumentar de 4 a 7 puntos la valoración máxima de los proyectos respaldados por mujeres. La puntuación mínima para acceder a las ayudas es de 50.

Fuentes del ICAA han precisado que se darán tres puntos a los proyectos con una mujer directora, dos en las categorías de guion, fotografía y música, y uno en la producción ejecutiva. Quedan fuera del sistema facetas como maquillaje y peluquería, en la que las mujeres están “sobrerrepresentadas”.

“Acabar con una disparidad bestial”

Directoras de cine como Isabel Coixet o Gracia Querejeta han celebrado la orden del Gobierno que fomentará la igualdad de género en el cine con el aumento de puntos para aquellas películas que tengan más mujeres en puestos de responsabilidad, apuntando a que permitirá “acabar con una disparidad bestial”.

Así, la directora Gracia Querejeta ha valorado en declaraciones a Europa Press esta propuesta, al entender que el ministerio “está jugando con la discriminación positiva”. “Todavía no he podido ver la orden, pero creo que Cultura está haciendo un esfuerzo para que no exista una disparidad tan bestial entre el cine dirigido por hombres y el de mujeres”, ha apuntado.

Para Querejeta, “lo deseable” sería que estas medidas no tuvieran que tomarse para “proteger” a un colectivo determinado, si bien la situación actual del cine español arroja un balance en el que la mujer es “infinitamente menor en número, presupuesto y otras cuestiones”.

“A todas las mujeres nos gustaría que no tuviera que haber discriminación positiva, pero viendo lo que ocurre en el cine español y lo que cuesta a las mujeres levantar los proyectos, para nosotras estos cambios bienvenidos sean“, ha apuntado.

Para Isabel Coixet, con este tipo de medidas se trata de “paliar muchos años de irregularidades y de injusticias” en el sector del cine respecto a las mujeres. “Por ello, cualquier medida que se tome que priorice a las mujeres me parece bien”, ha señalado.

La cineasta catalana no cree que se trate de “discriminación positiva”, sino más bien de “reparación de desigualdades cometidas desde tiempos inmemoriales”. “Las estadísticas ya reflejan este sinsentido: ¿por qué ocupamos menos del 20% de los puestos de responsabilidad?”, ha lamentado.

Mientras, la vicepresidenta de la asociación Cima Mujeres Cineastas (una de las impulsoras de esta iniciativa), Cristina Andreu, ha calificado de “avance” la medida, aunque aspiraban a otorgar más puntos a las ayudas a las mujeres. “Habíamos pedido que por lo menos fueran diez puntos, pero aun así, es una mejora”, ha aclarado.

Asimismo, el hecho de que se atienda también a puestos de trabajo que habitualmente no ocupan las mujeres -como directora de fotografía o compositora- permitirá ayudar a “acabar con la picaresca” de lograr puntos con mujeres en otros puestos donde no había desigualdad. 10 puntos. “En cualquier caso, hay que estar todo el rato atentos porque queremos más para proyectos de mujeres: hay que preguntarse por qué se licencian un montón y luego desaparecen”, ha concluido.

HBO y Netflix invertirán el 5% en ficción europea

Por otro lado, otra de las novedades de esta orden es que el Gobierno exigirá a plataformas como HBO y Netflix invertir el cinco por ciento de sus beneficios en ficción europea para optar a puntos en las ayudas generales a la cinematografía en distribución e igualar así las condiciones de las televisiones.

En esta orden, que incluye modificaciones en la Ley de Cine, también se propone un mayor apoyo a la animación, una apuesta por mejorar la distribución española y el fomento de las coproducciones con iberoamericanas.

En cuanto a las coproducciones, hasta ahora, la ley exigía una inversión española mínima de 700.000 euros en las coproducciones latinoamericanas, una participación que en este proyecto desciende a 400.000 y que podría bajar hasta 300.000, con el objetivo de fomentar la coproducción con Iberoamérica y que las empresas españolas generen ingresos.

En cambio, el resto de coproducciones, la cantidad mínima aumenta hasta los 900.000 euros y se exige, por tanto, mayor presencia española en el apartado creativo para poder sumar puntos en las ayudas a largometraje.

En la Orden se exige acreditar en el momento de presentar la solicitud de la ayuda una financiación de al menos el 35 por ciento del presupuesto previsto para la producción del largometraje y de esta forma garantizar el pago y evitar que otro proyecto pueda quedarse sin hacer. Por otro lado, los contratos en distribución se deben formalizar con empresas con una recaudación mínima de un millón de euros, una cifra que se duplica con el fin de mejorar este paso.

Otra de las novedades es la reducción del número de festivales y premios que se tienen en cuenta en la puntuación, de manera que solo contabilizará haber participado en la Belinale, Cannes, Venecia o el Festival de San Sebastián, así como haber optado a un Oscar o haber ganado un Goya.

Menos películas por productora

Con el objetivo de evitar la compraventa de puntos entre producciones, el Gobierno propone destinar los puntos a la persona física y no jurídica.

Asimismo, según han señalado fuentes del ICAA, al margen de la Orden de Bases, el Gobierno estudiará establecer si se mantiene el máximo de 1,4 millones de euros en ayudas por película; así como limitar el número de películas que puede hacer una misma productora en un ejercicio, con el fin de garantizar la diversidad y evitar la concentración. Ambos asuntos aparecerán en la convocatoria a las ayudas.

En cuanto a los largometrajes con versión original en lenguas cooficiales distintas del castellano, la Orden establece que el estreno del largometraje ha de efectuarse en el plazo máximo de nueve meses desde la notificación del certificado de nacionalidad y debe tener lugar, como mínimo, en al menos 12 salas, ocho menos que hasta ahora, y en cinco en el caso de documentales, dos menos.

Además, los puntos por la lengua de la versión original bajan de cinco a tres en el caso del castellano o lengua cooficial, y de tres a uno en el caso de lenguas de la Unión Europea.

Ayudas selectivas

En el caso de las ayudas selectivas, el peso que se da a la participación de mujeres en los puestos creativos obtiene la misma puntuación, se otorga el mismo número por lenguas y también se exige el mismo número de salas que en las ayudas generales.

Una de las novedades es que el coste máximo de producción que se reconozca al largometraje sea de 1,8 millones de euros o de 2,5 millones para los largometrajes de animación.