El Gobierno insta a los presos de ETA a desvincularse individualmente de la banda terrorista

El delegado del Ejecutivo en el País Vasco cree que "no sería suficiente" para modificar la política penitenciaria con que "un portavoz de la banda diga que ETA se ha disuelto"

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, ha instado a los presos de ETA a desvincularse individualmente de la banda terrorista y reconocer el daño causado, en “una decisión personal que es la que puede cambiar su futuro” en las cárceles porque “no sería suficiente” un anuncio de disolución global.

En una conferencia de prensa, De Andrés ha respondido a una pregunta sobre la manifestación de este sábado en Bilbao en apoyo a los presos de ETA y sobre los anuncios que personas vinculadas a la izquierda abertzale están haciendo sobre una posible disolución de ETA este año.

Sería bueno saber exactamente qué es eso de la disolución de ETA, porque ETA está dentro de la cárcel; fuera de la cárcel prácticamente no queda nada”, ha dicho el delegado.

La política penitenciaria, en su opinión, “la pueden cambiar cada uno de los reclusos; no es ETA, ni el gobierno de las prisiones; es cada uno de los reclusos porque la política penitenciaria no está prevista para ETA ni para la yihad, sino que (prevé) un proceso individual de reinserción”.

“Sería necesario que cada uno de los reclusos, en este caso los de ETA, se desvinculasen de esa organización criminal; es decir, tendría que ser una decisión personal de cada uno de los reclusos; no sería suficiente con que un portavoz que igual está en Bélgica o en Alemania diga que ETA se ha disuelto”, ha advertido.

“Lo que tiene que hacer un recluso es desvincularse de la organización terrorista y eso, efectivamente, cambia sus circunstancias personales y la forma en la que el sistema penitenciario responde”.

Para el delegado del Gobierno, “no es lo mismo estar ante una persona que se siente orgullosa de pertenecer a una organización terrorista y satisfecha de los crímenes que ha cometido, que es lo que pasa prácticamente con casi todos los reclusos de ETA, que un preso que se desvincula de la organización terrorista y reconoce el error de sus acciones. Esa desvinculación es importante y eso es lo que llevaría a la auténtica disolución de ETA“, ha razonado.

La decisión, ha concluido De Andrés, “es personal de los presos de ETA, y es esa decisión personal la que puede cambiar su futuro. Ya se han producido casos de miembros deETA que se han desvinculado y han decidido resolver su deuda con la sociedad y las víctimas, de forma individual”.