Rodrigo Lanza vuelve a presentarse como víctima de un complot del Estado

El antisistema denuncia en un comunicado que el Estado ha puesto en marcha un "montaje" contra él

El antisistema Rodrigo Lanza, presunto autor del asesinato de Víctor Laínez en Zaragoza por llevar unos tirantes con la bandera española, ha roto su silencio desde la cárcel para denunciar que el Estado ha urdido un “montaje” contra él.

Lanza, en prisión provisional desde el pasado 14 de diciembre, ha admitido la agresión que desencadenó la muerte de Laínez, aunque siempre ha asegurado que actuó en defensa propia tras presuntamente recibir amenazas a punta de navaja por parte del fallecido.

En los últimos días, Lanza ha firmado desde su celda un comunicado en el que se presenta de nuevo como víctima de un presunto complot policial y judicial contra él, un argumento que ya utilizó su entorno cuando el antisistema cumplió condena por dejar tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona en 2006.

El comunicado, que ha sido distribuido por internet por colectivos de ultraizquierda y por su madre, Mariana Huidobro, ahonda también en la situación que está viviendo Lanza en la cárcel, tachando de “mazmorras del Estado” y “el estómago de la bestia” a las prisiones españolas.

También ha cargado duramente contra el sistema democrático español al asegurar que el “Estado que promueve el fascismo, el racismo, la homofobia y un largo etcétera atacará despiadadamente a quien se defienda“.

Lanza señala que es una víctima de la “maquinaria” del Estado que se ha puesto en marcha contra él en un complot en el que participan los medios. “El Estado se hace fuerte y sabe que una mentira contada mil veces se convierte en verdad, al menos para la mayoría que necesitan”, subraya en el comunicado.

El entorno de Lanza ya denunció hace unas semanas en un comunicado que la víctima lo amenazó con una navaja antes de que se produjera la agresión que desencadenó en su muerte. Su madre también ha denunciado las características de la celda en la que se encuentra preso su hijo.

El supuesto montaje de ‘Ciutat Morta’

A raíz de este caso, dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona condenados por torturas denunciaron que ellos fueron víctimas de un montaje por parte del entorno de Rodrigo Lanza. A su vez, el documental ‘Ciutat Morta’ denunciaba que Lanza había ingresado injustamente en prisión (por el caso 4F).

“A Lanza lo convirtieron en un héroe por lo que decía el documental, ahora que nosotros hemos estado injustamente en prisión, no queremos erigirnos en héroes, pero sí que nos pidan perdón los políticos que apoyaron a Lanza”, afirmaron Víctor Bayona y Bakari Samyang, inhabilitados hasta 2022 tras estar un año en prisión -de los 2 años y tres meses a los que fueron condenados por torturar en septiembre de 2006 al hijo de un diplomático.

Los dos urbanos aseguran haber visto con estupefacción cómo la emisión de ‘Ciutat Morta’ ponía en duda la labor de la Urbana, si bien entienden que la reciente detención de Lanza por matar a un hombre en Zaragoza ayudaría a “limpiar” su nombre.