El temporal ‘cierra’ los aeropuertos de Nueva York y deja ya 16 muertos en Estados Unidos

El gobernador neoyorquino declara el estado de emergencia en varias zonas del estado ante la tormenta de nieve y una inminente bajada de temperaturas

La ola de frío polar que está golpeando Estados Unidos ha dejado hasta el momento al menos 16 muertos en los estados afectados, además de haber ‘cerrado’ los aeropuertos neoyorquinos de La Guardia y JFK, ‘castigados’ por un temporal de nieve. Respecto a las víctimas mortales, se han contabilizado seis muertos en Wisconsin, seis en Texas y uno en Dakota del Norte, Misuri, Misisipi y Michigan.

La ‘bomba meteorológica’, equiparable a un huracán invernal, está golpeando con dureza la costa este de Estados Unidos y durante la jornada del miércoles se registraron inusuales nevadas en Florida, incluida su capital, Tallahassee, donde hacía tres décadas que no nevaba. También ha habido nevadas récord en Carolina del Sur y Georgia.

Para este jueves se han emitido alertas ante las nevadas, fuertes vientos y heladas que acompañan a esta ciclogénesis explosiva en los estados de Virginia, Massachusetts y Maine y se ha advertido de que en algunos puntos del país llegará a hacer más frío que en el planeta Marte. Las autoridades están pidiendo precaución a la población y evitar en la medida de lo posible los desplazamientos.

El Servicio Meteorológico Nacional ha advertido de que la tormenza que azota la costa este “se intensificará rápidamente y producirá vientos fuertes y dañinos, que posiblemente resulten en árboles caídos, cortes de electricidad e inundaciones costeras”. Igualmente, ha alertado de las grandes olas y nevadas que suelen acompañar a este tipo de fenómenos meteorológicos.

La previsión es que haya fuertes nevadas en las costas de Georgia, Carolina del Sur y del Norte, hasta las playas de Maryland y Delaware desde el miércoles hasta el fin de semana. De hecho, el miércoles algunos aeropuertos como los de Savannah (Georgia), y Charleston (Carolina del Sur) tuvieron que cerrar y cancelar la mayoría de los vuelos este miércoles.

Ante la gravedad del temporal, el Senado estadounidense ha decidido suspender una votación prevista para este jueves, ante el temor de que muchos de sus miembros no puedan llegar hasta Washington debido a la cancelación de vuelos o salir de la capital.

En la ciudad de Nueva York, se han suspendido las clases para este jueves. Aquí y en Filadelfia se esperan temperaturas de unos 3 grados durante el fin de semana, mientras que en Boston podrían caer hasta los 7 grados bajo cero.

Cierran el JFK y La Guardia por el temporal de nieve

Los dos aeropuertos neoyorquinos, JFK y La Guardia, suspendieron sus operaciones por el temporal de nieve que afecta a la ciudad y sus alrededores.

En un mensaje en Twitter, el aeropuerto JFK, uno de los puntos principales de entrada a EEUU, informó de que la cancelación de todos los vuelos se debía a los fuertes vientos y a la nieve, y pidió a los pasajeros que contacten con las aerolíneas para reprogramar sus vuelos. Poco después, el aeropuerto de LaGuardia informó de que había tomado la misma medida.

El sitio web FlighAware, que mantiene información actualizada sobre los aeropuertos de Estados Unidos, indicó que en JFK quedaron cancelados hoy 483 vuelos con destino u origen en esa terminal, y 639 en LaGuardia.

Hacia el mediodía (17.00 GMT), el aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, que también sirve a Nueva York, había cancelado 928 vuelos, pero se mantenía abierto porque está más lejos de la zona del impacto del temporal.

No obstante, los responsables de Newark estaban pidiendo a los pasajeros que salen desde allí que revisen continuamente sus vuelos y el estatus de la terminal aérea.

En principio, las autoridades de Nueva York no han interrumpido el servicio del metro de la ciudad, que usan a diario millones de personas, y tampoco las líneas férreas de cercanías, aunque hay notables retrasos.

Por otra parte, tres vagones de un tren que conectaba a Miami y Nueva York descarrilaron anoche en la ciudad de Savana, en el estado de Georgia, a causa del temporal que afecta también a esa región de Estados Unidos.

Aunque en el tren viajaban 311 pasajeros, además de los operarios, no se reportaron heridos, según informó un portavoz de la firma Amtrak.

Estado de emergencia

“Esta es una tormenta muy muy severa, con fuertes vientos y bajas temperaturas”, afirmó el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, al proporcionar en una rueda de prensa un primer balance del impacto del temporal.

La tormenta comenzó a castigar esta madrugada a zonas de Long Island, situada a lo largo de la costa del Atlántico, y se fue desplazando hasta el interior del estado.

La nieve empezó a caer con intensidad en Manhattan a partir de las 7.30 hora local (12.30 GMT), cuando muchos neoyorquinos comenzaban el desplazamiento hacia sus lugares de trabajo.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el estado de emergencia en varias zonas del estado, incluida la ciudad de Nueva York, poco después de que el temporal comenzara a castigar a la región.

Esa medida permite a las autoridades del estado adoptar decisiones que se antepongan a las de las administraciones locales, así como disponer de poderes especiales para luchar contra el temporal sin necesidad de aprobación legislativa.

“No es una tormenta de nieve normal, es una tormenta de nieve más vientos de gran velocidad, que crean una situación grave”, afirmó Cuomo en una rueda de prensa.

Hoy se espera que en las zonas más afectadas caiga hasta casi medio metro de nieve, según los pronósticos meteorológicos actualizados, aunque la nevada irá cediendo a lo largo del día.

Pero coincidirá con fuertes vientos y rachas que llegarán hasta los 100 kilómetros por hora, lo que representa un problema grave para los equipos que están trabajando en las calles y en las rutas para quitar la nieve.

“Es casi imposible limpiar las carreteras cuando tienes esas rachas de viento, que vuelven a traer nieve sobre las rutas”, afirmó Cuomo.

Aunque vaya cediendo la tormenta a lo largo del día de hoy, el viernes y el sábado se espera una brusca caída de las temperaturas, lo que han destacado tanto Cuomo como De Blasio para resaltar los riesgos adicionales.

Las previsiones indican que la sensación térmica puede caer hasta los -29 grados Celsius, por las bajas temperaturas y los vientos helados, especialmente el viernes por la noche y en la madrugada del sábado.

El aeropuerto de JFK, uno de los principales puntos de entrada a Estados Unidos, decidió suspender sus operaciones y había cancelado casi 500 vuelos con origen y destino a esa ciudad.

También quedó cerrada la terminal de vuelos nacionales LaGuardia, con más de 600 vuelos cancelados.

El aeropuerto de Newark, en el estado de Nueva Jersey, que también sirve a Nueva York, se mantenía abierto porque está más lejos de la zona del impacto, pero este jueves había cancelado casi 1.000 vuelos programados.

El metro suburbano de la ciudad de Nueva York, que utilizan a diario seis millones de personas, se mantenía abierto, aunque con notables retrasos, al igual que las líneas de tren de la red de cercanías.

De Blasio también decidió declarar una emergencia invernal en la ciudad, que le permite, por ejemplo, retirar con grúas cualquier vehículo que esté bloqueando la calle.

No se ha facilitado cifras de víctimas por el temporal, pero según las autoridades de Nueva York solo en la ciudad hubo hoy más de ochenta accidentes de tráfico, en su gran mayoría al chocar vehículos a baja velocidad.

“Estamos ante una severa y peligrosa tormenta de nieve. Todas las medidas de seguridad son necesarias”, insistió De Blasio.

RELACIONADO