La lucha de Juana Rivas y el juicio de 'La Manada' marcan un año que sigue manchado por la violencia de género

Doce meses que también han servido para cerrar algunos de los casos más mediáticos del pasado año, como la condena a 70 años de prisión al pederasta de Ciudad Linea

2017 ha sido un año seco, lleno de incendios y, lamentablemente una vez más, con una larga lista de víctimas de violencia de género. Doce meses que también han servido para cerrar algunos de los casos más mediáticos del pasado año, como la condena a 70 años de prisión al pederasta de Ciudad Lineal, el juicio de 'La Manada' por una presunta agresión sexual durante los sanfermines y la repentina vuelta del caso Diana Quer tras su cierre 'provisional'.

Una vez más, la lacra de la violencia de género ha marcado el día a día de la sociedad española. Las casi 50 víctimas registradas durante estos 365 días mantienen la lucha de un país que trata de quedar atrás este tipo de sucesos. Aunque 2017 también deja el esperanzador Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Tras años de reivindicaciones, el Congreso ha dado luz verde a esta iniciativa, con 213 medidas.

El pacto, que cuenta con un presupuesto de 1.000 millones de euros, amplía la definición de 'víctima' y contempla todos los tipos recogidos en el Convenio de Estambul, que además de la física, psicológica y sexual, incluye también la violación, la mutilación genital femenina, el matrimonio forzado, el acoso sexual y el acoso por razones de género, el aborto y la esterilización forzada.

En un año marcado por el asesinato de 8 menores a manos de las parejas o exparejas de sus madres -la cifra más alta desde que existen las estadísticas- el Pacto establece también que las madres de estos niños sean consideradas víctimas de violencia machista.

Desde que existen las estadísticas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en 2003, la violencia machista se ha llevado por delante la vida de más de 900 mujeres, la última el pasado 28 de diciembre en Azuqueca (Guadalajara).

Precisamente este año ha sido final de uno de los asesinatos más sonados de 2015. Sergio Morate ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Cuenca a 48 años de prisión por asesinar a su exnovia Marina Okarinska y a la amiga de ésta, Laura del Hoyo. El magistrado destacó durante la lectura de la sentencia la “brutalidad y perversidad del acusado”, que ha provocado un “gran sufrimiento a las familias”.

Una madre en paradero desconocido

Este verano nos ha dejado uno de los casos más mediáticos donde la violencia de género ha sido la protagonista. Juana Rivas desapareció sin dejar rastro con sus dos hijos para evitar que su expareja, Francesco Arcuri, al que denunció por malos tratos y que fue condenado por un delito de lesiones en 2009, pudiese llevarse a sus hijos de 3 y 11 años de vuelta a Italia, donde residían.

Finalmente, tras un mes en paradero desconocido, agotar todos los plazos y varias citaciones del juzgado, Juana se presentó ante el juez y entregó a sus hijos, que volvieron a Italia con su padre. Asociaciones pro-custodia compartida se situaron al lado de Arcuri, defendiendo que ya cumplió su condena y que las posteriores acusaciones no estaban probadas, lo que dividió a la opinión pública sobre si la actuación de la madre estaba o no justificada y las posibles consecuencias.

La 'madre coraje de Maracena' continúa a día de hoy con su lucha para recuperar a sus hijos, con los que podrá pasar la Nochevieja en Italia.

El juicio de 'La Manada', visto para sentencia

Esta ampliación del concepto de víctima resulta especialmente oportuna en un año que termina con casos como el juicio contra 'La Manada' en Pamplona por una presunta violación múltiple en las fiestas de San Fermín de 2016 o el más reciente de los abusos a una menor en Aranda del Duero (Valladolid) por parte de tres jugadores del equipo de fútbol local.

Tras once sesiones de vista oral, el caso más mediático de este año ha quedado visto para sentencia. La suerte de los cinco miembros del 'La Manada' está ahora en manos de los tres magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra.

Los cinco acusados de haber violado en grupo a una joven madrileña de 18 años se han declarado inocentes durante el proceso, manteniendo en todos los casos que la víctima fue consentidora de las relaciones. Los cinco están imputados por un delito continuado de agresión sexual, otro contra la intimidad y un tercero por robo con intimidación, por los que la Fiscalía pide 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno.

Según el escrito de la acusación, los imputados bajaron la ropa interior de la joven y le obligaron a realizar felaciones a todos ellos, que también le penetraron, uno anal y vaginalmente, sin usar preservativo y “valiéndose de su superioridad física y numérica” y de la “imposibilidad” de la joven de “ejercer la más mínima resistencia”. Además, dos de los acusados “sin el conocimiento ni consentimiento” de la chica, hicieron grabaciones de vídeo y fotografías con sus móviles, “con la intención de vulnerar la intimidad de la víctima y posteriormente mostrarlos, enviarlos y difundirlos a su grupo de amigos”. Y que cuando “se dieron por satisfechos” y antes de abandonar el lugar, se apoderaron del móvil de la víctima para que “no pudiera solicitar auxilio”.

El caso, que ha hecho que la sociedad salga a las calles en defensa de la víctima y de todas las mujeres en su situación, no ha hecho mella en algunos que han decidido seguir caminos similares. Hace unos días se conocía un caso similar, en el que tres jóvenes pertenecientes al equipo de fútbol de La Arandina abusaron presuntamente de una joven de 15 años.

La chica, que ha manifestado que acudió al domicilio de los acusados en Aranda del Duero de forma voluntaria tras quedar con uno de ellos, sostiene que rechazó mantener relaciones con los tres, como le propusieron, y que fue agredida sexualmente. Los tres jugadores, de 24, 19, y 22 años, que fueron denunciados por la madre de la menor, permanecen en prisión desde su detención, el 12 de diciembre.

La edad de la joven es una de las claves en este caso ya que, según el Código Penal, al ser inferior a 16 años es irrelevante el consentimiento para mantener relaciones sexuales.

Al igual que en el caso de 'La Manada', los hechos pueden haber sido grabados y difundidos por alguno de los jugadores, según fuentes cercanas a los implicados. El caso ha levantando una gran polémica en la localidad que ha día de hoy sigue fermentándose en gran parte del país, con voces a favor y en contra de los agresores.

Diana Quer vuelve a la actualidad tras el cierre provisional del caso

Tras meses de incansable búsqueda dentro y fuera del país, el juez Felix Isaac Alonso acordó el sobreseimiento provisional, que no definitivo, de la causa por la falta de avances en la investigación. Algo que puede cambiar con los avances registrados el las últimas horas de este viernes 29 de diciembre. Un hombre, apodado 'El Chicle' ha sido detenido en Boiro junto con su mujer por un nuevo intento de secuestro a una joven el pasado 26 de diciembre y se ha perfilado como el principal sospechoso en el caso de la desaparición de Diana.

Al parecer, el hombre, de entre 35 y 40 años, nacionalidad española y vecino de la zona, prestó declaración ante los agentes en varias ocasiones durante el transcurso de la investigación por la desaparición de Diana.

Los nuevos avances resucitan el caso de la joven madrileña, que en estos momentos siguen su curso oficial.

Otro de los casos que más conmocionó al país ha visto su fin. Antonio Ortiz, conocido como el pederasta de Ciudad Lineal, ha sido condenado a un total de 70 años de cárcel por secuestrar y agredir sexualmente a cuatro niñas entre septiembre de 2013 y agosto de 2014 .

La peor sequía de los últimos 20 años

España padece una de las sequías más severas de los últimos decenios como consecuencia de la escasez de precipitaciones que ha dejado vacíos los embalses españoles, con registros en torno al 30%, nunca vistos desde 1990. El agua embalsada se encuentra 20 puntos por debajo de la media de los últimos 10 años, sobre todo en la del Duero, con casi un 30 por ciento menos que hace 10 años.

Aunque en la península la sequía es un fenómeno habitual por su situación geográfica hay que remontarse a los primeros años de la década de los 90 para encontrar un episodio de escasez tan agudo.

El pasado año hidrológico (2016-2017) resultó muy seco en general, especialmente en la España más verde, con Galicia, norte de Castilla y León, gran parte de Asturias y Cantabria y áreas de Extremadura a la cabeza, seguidas de Andalucía y Canarias. En estas comunidades las precipitaciones no superaron el 75 % del valor normal, lo que le ha convertido en el octavo año con menos lluvias desde 1981.

La alarmante situación se ve reflejada en la aparición de restos de edificios y monumentos pertenecientes a pueblos sumergidos por las aguas en la década de los 60, como la antigua iglesia de Santa Eugenia de Cenera de Zalima en el embalse de Aguilar de Campoo (Palencia).

Uno de los efectos que más alarma causa es el desabastecimiento de la población, y aunque desde el Gobierno se asegura que se trabaja en evitar restricciones en agua destinada al consumo humano.

El mundo del toreo, en pie de guerra contra los 'toros a la balear'

El Parlament aprobó este verano con los votos de los partidos de izquierda y la oposición del PP y Cs una ley que prohibía expresamente maltratar y matar a los toros, por lo que los toreros solo podrían utilizar el capote y la muleta, ni banderillas, ni estoques, ni puntillas.

Aunque finalmente, y tras un recurso del Gobierno, el Tribunal Constitucional suspendió cautelarmente varios preceptos de la Ley Balear de regulación de las corridas de toros y de protección de los animales, conocida como ley de 'toros a la balear'.