El año en el que el escándalo de Harvey Weinstein abrió la caja de Pandora en Hollywood

2017 también será recordado por el protagonismo de las mujeres en las series de televisión, la creación de un nuevo gigante de Hollywood tras la fusión de Disney y 21st Century Fox, el omnipresente 'Despacito' de Luis Fonsi o el adiós de grandes artistas como Chuck Berry, Jeanne Moureau, Jerry Lewis o Johnny Halliday.

La magia y el glamour que durante décadas ha vendido Hollywood sucumbieron este año por lo que hasta ahora era un secreto a voces. Lo que empezó siendo una serie de acusaciones aisladas por acoso y abuso sexual por parte de varias actrices contra el todopoderoso productor Harvey Weinstein, dio paso a una cascada de denuncias de parte del ‘star system’ de la industria de los sueños. Una caja de Pandora que, una vez abierta, desenterró décadas de silencio no solo contra Weinstein, sino contra otros directores, actores y directivos.

El movimiento #MeToo hizo brotar decenas de testimonios que sacaron a la superficie las cloacas de Hollywood, un escándalo tan repugnante como necesario que saliera a la luz ante la opinión pública, lo que ha convertido a este valiente movimiento en Persona del Año para la revista Time al romper un tabú silenciado durante demasiado tiempo.

El escándalo arrancó en octubre gracias a un reportaje del diario The New York Times que desvelaba que Weinstein llevaba años comprando el silencio de ocho mujeres a las que había acosado o agredido sexualmente. Como un goteo constante empezaron a sumarse una oleada de actrices que también sufrieron los abusos y el acoso de este depredador sexual. Entre ellas, actrices tan populares como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Mira Sorvino, Salma Hayek, Cara Delevingne o Rosanna Arquette.

Aunque muchos de los casos estaban prescritos, la ola de denuncias puso contra las cuerdas al productor cuando gran parte de lo que hasta ahora era su ‘reino’ le daba la espalda. Hollywood le expulsó de la Academia del Cine mientras numerosas estrellas del cine mostraban su respaldo a las víctimas, como George Clooney, Penélope Cruz, Cate Blanchet, Jennifer Lawrence o Emma Thompson, entre muchos otros.

La ruptura del silencio sobre Weinstein arrastró a otras figuras del mundo del cine que también fueron denunciadas por sus víctimas. Uno de los casos más sonados es el de Kevin Spacey, quien acusado de acosar a un menor de 14 años trató de desviar la atención reconociendo su homosexualidad. Su torpe estrategia no le sirvió para nada y pronto se sumaron otras denuncias de acoso que hicieron trizas su carrera cinematógrafica. Netflix le despidió de la serie House of Cards. Ridley Scott también le censuró eliminándole de todas las escenas de su última película.

Otros figuras del cine que se han visto salpicadas por escándalos similares fueron Dustin Hoffman, James Toback, Louis CK, Brett Ratner, John Lasseter, Geoffrey Rush, Steven Seagal o Ed Westwick. Una avalancha de casos que ha obligado a Hollywood a desprenderse de su hipocresía ante una sociedad que ya no considera aceptable lo inaceptable y unas víctimas que han perdido para siempre su miedo a hablar.

La otra gran protagonista de este 2017 en el mundo del cine fue Disney, con la compra de gran parte del negocio de entretenimiento de 21st Century Fox por 52.400 millones de dólares. El acuerdo, que incluye la producción de cine y el negocio de 'streaming', deja fuera a los canales de televisión e informativos de la compañía dirigida por Rupert Murdoch. De esta forma, el gigante Disney continúa con su ambiciosa expansión tras la compra de Pixar en 2006, Marvel en 2009 y Lucasfilm en 2012.

‘La La Land’ se quedó con la miel en los labios

La temporada de premios en el mundo del cine arrancó en 2017 con los sucesivos récords de La La Land. Tras lograr el mayor número de galardones en la historia de los Globos de Oro, siete, y acaparar 14 nominaciones a los Oscar, la película de Damian Chazelle parecía destinada a arrasar en la ceremonia de las famosas estatuillas doradas. Sin embargo, el filme se quedó a medio camino al lograr seis galardones y al ver cómo se le esfumaba el premio a la mejor película, después de que Moonlight se impusiera contra pronóstico tras uno de los momentos más esperpénticos de la historia de estos galardones, con Warren Beatty como protagonista.

A pesar del inesperado descalabro final, La La Land ha sido una de las películas del año con unos espectaculares resultados en taquilla y convirtiéndose de inmediato en un clásico, además de revitalizar el género musical. Precisamente, Moonlight es otra de las cintas de este 2017 que está a punto de expirar. La desgarradora e hipnótica historia de un joven afroamericano en el Miami de los 80 es una de las agradables sorpresas de este año.

Manchester frente al mar, un implacable drama sobre la pérdida y la culpa, fue otra de las películas que causó sensación en los Oscar. Se llevó dos, el de mejor guion original y un merecidísimo galardón al mejor actor para Casey Affleck. El hermano menor de Ben también protagonizó otro de los filmes más aplaudidos de la temporada, la extraña y poética A ghost story.

Aunque sin duda la gran sorpresa del año ha sido Déjame Salir. Alabada por la crítica y el público, la ópera prima de Jordan Peele se ha hecho un hueco entre las películas de 2017 por su incisiva mirada en temas tan peliagudos como el racismo. Habrá que estar atentos a la próxima temporada de premios porque promete dar guerra.

El regreso más esperado en 2017 lo protagonizó Blade Runner 2049. La secuela dirigida por el nuevo niño mimado de Hollywood, Denis Villeneuve, aprobó con nota, respetando el legado de Ridley Scott y proponiendo una cuidadosa puesta en escena, fotografía y banda sonora. Sin embargo, la sombra del clásico de la ciencia ficción es demasiado alargada y la nueva aventura apocalíptica no terminó de cuajar en taquilla.

En cuanto a festivales de cine se refiere, la película sueca The Square triunfó en Cannes y volvió a saborear las mieles del éxito en los Premios del Cine Europeo, con seis galardones. En Berlín, la película que se alzó con el Oso de Oro fue la húngara En cuerpo y alma, mientras que en Venecia la ganadora fue La forma del agua, de Guillermo del Toro. San Sebastián se rindió a James Franco y a su genial gamberrada The Disaster Artist. Se trata de otra de las revelaciones del año tras la gran acogida por varios festivales.

En España, los Goya sacaron a relucir su lado más ‘iracundo’ y premiaron con cuatro merecidos ‘cabezones’ a Tarde para la ira, la ópera prima del actor Raúl Arévalo. La gala de 2017 también será recordada por el doblete que logró Emma Suárez al alzarse con el Goya a la mejor actriz por Julieta y el de la mejor actriz de reparto por La próxima piel.

Entre las propuestas cinematográficas que más han gustado este año en España destaca la intimista Verano 1993, el terror carpetovetónico de Verónica, la comedia negra Abracadabra y La llamada, el debut en la dirección de Javier Ambrossi y Javier Calvo, adaptando su propio musical.

Las mujeres conquistan la pequeña pantalla

2017 ha sido el año en el que las mujeres han tomado la televisión. La oferta de series ha sido potente y muy variada, pero en ella han destacado las que tenían a las féminas como protagonistas.

La crítica y los espectadores se han rendido a la enigmática y no tan distópica El cuento de la criada, donde una descomunal Elizabeth Moss ha brillado con su inquietante interpretación. La ficción basada en la novela de Margaret Atwood se ha convertido en un fenómeno cultural que ha inspirado a millones de mujeres de todo el mundo en la defensa de la mujer y en alzar la voz ante el machismo.

Big Little Lies ha sido otro de los platos fuertes de la temporada seriéfila. Con un reparto espectacular encabezado por Reese Witherspoon y Nicole Kidman, la serie de HBO ha logrado enganchar a millones de espectadores con una brillante mezcla de drama, thriller y comedia negra. Es una serie muy recomendable por el tratamiento de lacras sociales como la violencia de género o el acoso escolar.

Imposible no incluir entre las mejores series del año a Feud: Bette and Joan. Ryan Murphy, conocido por ser el creador de American Horror Story, ha vuelto a dar en la diana con la historia de la legendaria rivalidad entre dos de los pesos pesados del Hollywood dorado, Bette Davis y Joan Crawford. La ficción se centra en los roces que mantuvieron ambas actrices durante el rodaje de la película que relanzaría sus carreras, ¿Qué fue de Baby Jane?. Cuenta con un reparto de lujo liderado por unas Jessica Lange y Susan Sarandon en plena forma.

En la lista de las mejores series del año tampoco podía faltar la esperadísima segunda temporada de Stranger Things, cuya irresistible fórmula sigue encandilando a nostálgicos de los años 80 y a espectadores ávidos de aventuras fantásticas, y la arrolladora séptima entrega de Juego de Tronos.

2017 fue también el año de la vuelta de un nuevo y apasionante delirio de David Lynch en Twin Peaks: el regreso. Sin embargo, la serie solo es apta para incondicionales del universo onírico, estrambótico y desconcertante del cineasta de Montana.

2017 bailó al ritmo de ‘Despacito’

El protagonista indiscutible de 2017 en el panorama musical fue Luis Fonsi y el omnipresente Despacito. Sin duda, ha sido el fenómeno del año, con números uno en 37 países y 85 discos de platino, y ha pulverizado récords de reproducciones convirtiéndose en el vídeo más visto en la historia de Youtube. El archiconocido tema arrasó en los Grammy Latino y también apunta a los Grammy, donde está nominado en tres categorías.

Más allá de los ritmos latinos, 2017 fue el año del regreso de Joaquín Sabina, con Lo niego todo. El disco se ha convertido en el más vendido en Amazon por delante de Prometo, de Pablo Alborán, y Mismo sitio, distinto lugar, de Vetusta Morla. La banda sonora de La La Land y Divide, de Ed Sheeran, también se han colado entre los discos más vendidos del año.

Los mejores álbumes del año según la revista norteamericana Rolling Stone fueron DAMN, del rapero Kendrick Lamar, seguido de Melodrama, de Lorde. En el tercer puesto aparece U2 con su último trabajo, Songs of Experience.

2017 estuvo plagado también de conciertos de grandes grupos y cantantes del panorama internacional. Se dejaron caer por España algunas bandas legendarias, como The Rolling Stones, Aerosmith, U2, Guns N’ Roses, Red Hot Chilly Peppers, Texas o Pretenders. Paul McCartney también aterrizó en Madrid con su gira One on One y Depeche Mode puso la guinda al año con dos conciertos en la capital y en Barcelona. España también pudo disfrutar de las estrellas más destacadas de la actualidad, como Ed Sheeran o Bruno Mars.

Los fans de los festivales de música volvieron a tener una cita en el Sonar de Barcelona, el BBK Live de Bilbao, el FIB en Benicàssim o el Low Festival en Benidorm. La segunda edición del Mad Cool tuvo una excelente acogida gracias a su atractivo cartel: Foo Fighters, Green Day y Kings of Lion. En 2018, el joven festival madrileño se superará con cabezas de cartel tan potentes como Pearl Jam, Depeche Mode o Massive Attack.

Las reapariciones literarias marcaron el año

Las sagas de superventas han marcado el 2017 literario, principalmente por el éxito de la quinta entrega de las aventuras de Robert Langdon en Origen, de Dan Brown. La reaparición de Paul Auster también ha estado entre lo más destacado de un año en el que Arturo Pérez Reverte publicó su nuevo best seller, Eva, e Isabel Allende regresó con Más allá del invierno.

También se publicaron Los pacientes del doctor García, de Almudena Grandes, la cuarta entrega del proyecto narrativo Episodios de una guerra interminable, o Berta Isla, el nuevo trabajo de Javier Marías.

La novela más vendida del año en Amazon fue Patria, de Fernando Aramburu, seguida de Origen, de Dan Brown, y Una columna de fuego, de Ken Follet.

En cuanto al balance de los premios más prestigiosos de las letras españolas, la catalana Care Santos se alzó con el Nadal por su novela Media vida. El Premio Cervantes tuvo al escritor nicaragüense y otrora político sandinista Sergio Ramírez como vencedor, mientras que Rosa Montero ganó el Premio Nacional de las Letras.

El Premio Nobel de Literatura de este año no vino acompañado de polémica y el galardonado fue el escritor británico de origen japonés, Kazuo Ishiguro, quien tomó el relevo de Bob Dylan.

El cuadro más caro de la historia

Una obra de Leonardo da Vinci, Salvator Mundi, se convirtió en la pintura más cara del mundo tras ser subastada por 450 millones de dólares. El cuadro, comprado por un príncipe saudí, será expuesto en la nueva sede del Louvre que abrió sus puertas en Abu Dabi el pasado noviembre.

España vivió un 2017 cargado de exposiciones marcado por los aniversarios. Uno de los más importantes fue el del Guernica de Picasso, que celebró los 25 años que lleva expuesto en el Reina Sofía y 80 desde que fue expuesto por primera vez al público en París. Bajo esta premisa el museo madrileño acogió la muestra Piedad y terror en Picasso, con 150 obras que mostraron la evolución del artista malagueño desde finales de los 20 a mediados de los 40.

El Museo Thyssen-Bornemisza también sopló las velas por sus 25 años abierto al público, una ocasión especial que celebró con las obras maestras de pintores italianos del XVI como Tiziano, Tintoretto, Veronés o Lotto en la exposición El Renacimiento en Venecia.

Otras tres exposiciones generaron gran expectación y largas colas: Escher y Auschwitz en Madrid y David Bowie is en Barcelona. Gran éxito tuvieron también otras dos exposiciones que este año hicieron las delicias de su legión de fans: una dedicada al mundo mágico de Harry Potter en Madrid y otra acerca del universo de Juego de Tronos en Barcelona.

Las estrellas que se apagaron en 2017

Un año más el mundo de la cultura lamentó la pérdida de un buen número de figuras relevantes del cine, la música y la literatura.

En 2017, despedimos a iconos del cine como Jerry Lewis, que a sus 91 años dejaba huérfanos a los seguidores de sus disparatadas comedias. El séptimo arte también lloró la muerte a los 89 años del británico Roger Moore, el actor que más veces encarnó al agente secreto más famoso del celuloide, James Bond.

Otro ilustre intérprete británico que falleció a causa de un cáncer fue John Hurt, uno de los secundarios de lujo de la historia del cine por papeles en películas como El expreso de Medianoche, Alien o El Hombre Elefante.

El cine francés perdió a uno de sus grandes mitos. A los 89 años moría Jeanne Moureau, la enigmática y sensual musa de la 'Nouvelle Vague' y una de las actrices más influyentes de todos los tiempos. Protagonizó títulos imprescindibles de la cinematografía gala, como Ascensor para el cadalso, Jules y Jim o El fuego fatuo, y trabajó con los mejores cineastas del momento como François Truffaut, Louis Malle, Michelangelo Antonioni, Luis Buñuel u Orson Welles.

Martin Landau, ganador del Oscar al mejor actor secundario por meterse en la piel de un crepuscular Bela Lugosi en Ed Wood, fue otro de los míticos actores que se fueron en 2017, así como el inolvidable Harry Dean Stanton, un actor para el que no había papeles pequeños y que brilló especialmente en películas de culto como Paris, Texas.

El cine de terror también lamentó el fallecimiento de dos maestros del género como George A. Romero (La noche de los muertos vivientes) y Tobe Hooper (La matanza de Texas). Otro gran director que murió este año fue Jonathan Demme, autor de El silencio de los corderos y Philadelphia. 2017 también despidió a otros grandes artistas del cine y de la televisión como Mary Tyler Moore, Sam Shepard, Emmanuelle Riva, Anne Wiazemsky o Jean Rochefort.

No sólo figuras internacionales se marcharon este año. En España, la legendaria Terele Pávez nos dejaba inesperadamente a causa de un derrame cerebral. Interpretó a centenares de personajes en el cine, el teatro y la televisión, y al final de su carrera se convirtió en la actriz fetiche de Álex de la Iglesia. También lamentamos las muertes de las cantantes y actrices Nati Mistral y Paquita Rico, y la del humorista Chiquito de la Calzada.

También en España se sintió especialmente la muerte de un titán de la interpretación, Federico Luppi. El actor argentino será eternamente recordado sobre todo por sus papeles en películas como Un lugar en el mundo, Sol de otoño, Martín (Hache) y El laberinto del fauno.  

El mundo de la música también se tiñó de luto con pérdidas tan notables como la de Chuck Berry, uno de los primeros mitos del rock and roll gracias a temas inolvodables como Johnny B. Goode o Maybellene. Los melómanos de medio mundo también se estremecieron con las muertes de otras figuras relevantes del rock como Tom Petty y Fats Dominos, así como la del guitarrista de AC/DC, Malcolm Young.

Los fans del grunge despidieron a Chris Cornell, cantante de Soundgarden o Audioslave, que se suicidó a los 52 años. Su amigo íntimo y líder de Linkin Park, Chester Bennington, también se quitó la vida a los 41 años.

Francia se despidió para siempre del dios del rock galo, Johnny Hallyday. El presidente Emmanuel Macron se refirió a él como “un héroe”, un calificativo que le va como anillo al dedo al hombre que importó el rock al país galo en la convulsa y cambiante década de los 60.

En la literatura, el año estuvo marcado por la muerte del escritor Juan Goytisolo a los 86 años. El Premio Cervantes en 2014 fue autor de una prolífica y variada obra narrativa y ensayística. También murió este año el escritor, periodista y académico galo Jean d'Ormesson, quien llegó a ser especialmente reconocido tras convertirse en director de Le Figaro.