La diferencia de puntos con el Barça y el mal juego del equipo, claves para la llegada de fichajes

El Real Madrid no es un equipo que acuda con asiduidad al mercado invernal en busca de jugadores pero parece que este año vuelve a ser el año en el que el equipo de Zidane salga de "compras" este invierno. El plan trazado por el club era contar con Kepa como único refuerzo invernal ya que parece que la confianza en Casilla se ha terminado -puede que salga en verano- y que la paciencia con Keylor está llegando a su fin -primero la lesión y ahora esa inseguridad que muestra al despejar balones-.

La sonrojante derrota ante el Barcelona (0-3) puede que anime a romper la hoja de ruta con la que el equipo lleva trabajando meses. El plan de Kepa sigue adelante, y Florentino Pérez y José Ángel Sánchez, esperan reunirse con club y jugador para pagar la cláusula de rescisión de 20 millones de euros en la primera semana de enero, para no dejar escapar a una de las grandes joyas de la portería española. La actuación de Keylor Navas no altera los planes del conjunto blanco que quiere que el portero costarricense y Kepa compitan por el puesto de titular en la portería blanca.

Desde el Real Madrid no están muy contentos con la actitud que ha tenido Zidane con los fichajes que se han hecho esta temporada ya que apenas han disputado minutos. Jugadores como Ceballos, Llorente, Vallejo o Mayoral no se llegaron a vestir ayer y, junto con Theo, apenas han disfrutado de minutos en partidos de Liga, Champions y Copa. Los que parecían el futuro del Real Madrid, apenas cuentan para el técnico francés y eso no está gustando, pese a que el desembolso no ha sido muy grande.

Zidane sigue jugando al despiste cuando le preguntan si ficharán en este mercado invernal pero cuando es preguntado si llegará un delantero para sustituir a Benzema, el técnico francés siempre ofrece la misma respuesta: "No, Karim lo está haciendo bien porque aporta más cosas al equipo".

Esas "cosas" que dice Zidane que Benzema aporta, parece que el Bernabéu no las ve ya que ante el Barcelona, pese a que tuvo una ocasión clara de gol que acabó estrellándose en el palo, recibió una pitada que hacía tiempo que no se oía en el estadio blanco. El delantero blanco solo ha marcado dos goles esta temporada y 14 en todo lo que va de 2017 y el Real Madrid no mirará a otro lado si se presenta una cesión de un delantero o una "ganga", pero cuentan con la vuelta de Bale y la llegada de Vinicious -el verano que viene- porque no están dispuestos a afrontar costosos fichajes como el de Kane, Icardi o Werner. Es un hecho que Benzema no tiene competencia con Mayoral y ahora muchos aficionados se preguntan cómo dejaron escapar a Morata o porqué no apostaron por Mariano, máximo goleador español y batiendo récords en el Lyon.

La marcha de Pepe parece que ha dejado un hueco en la defensa debido a las lesiones de Varane y en la poca confianza de Zidane en Vallejo pero en el club no se plantean la búsqueda prioritaria de un defensa ya que cuentan con Nacho, con Casemiro -alguna vez ha jugado en esa posición- o con Llorente y porque ven a Vallejo como el futuro central del club por lo que quieren que se siga formando y aprendiendo en la disciplina blanca para que aproveche las oportunidades que tenga como fue el caso de Nacho.

RELACIONADO