Iceta revindica al PSC como el único que garantiza la “reconciliación” real frente a la “revancha” de Ciudadanos

El candidato del PSC en las elecciones del 21-D, Miquel Iceta, ha defendido este martes que su candidatura no tiene nada que ver con la de Cs porque él es el garante de la reconciliación y lo único que busca C’s es la "revancha" frente a los independentistas. Lo ha dicho ante 700 personas en el mitin de cierre de su campaña en el Auditori de Cornellà de Llobregat, en el que también ha participado el alcalde, Antoni Balmón; la número 2 de la candidatura, Eva Granados, y el exministro socialista Josep Borrell.

Ha negado que el PSC y C’s se parezcan: ha recordado que C’s renunció a la socialdemocracia en su último congreso para “abrazar el neoliberalismo y, además, el PSC votó ‘no’ a Rajoy y C’s votó ‘sí’ a Rajoy”. C’s “habla de reconciliación usando un tono de revancha y cuando hay revancha no hay reconciliación”, algo que solo puede garantizar el PSC, ha avisado.

También ha marcado distancias con el PP: “¿Qué podemos tener nosotros que ver con un PP que está en el origen de todo el lío. Nosotros somos la alternativa”.

Y se ha diferenciado de los ‘comuns’, que decidieron romper con el PSC en Barcelona para ceder ante los independentistas y caer ante “la dinámica de bloques”.

De ERC, JuntsxCat y la CUP ha dicho que “han demostrado su fracaso total y absoluto porque querían la independencia y, además de no obtenerla, han provocado unos costes inasumibles, que son una sociedad dividida, fracturada y empobrecida y una imagen dañada”.

Por eso, deben “dedicarse a repensar su proyecto” desde la oposición y dejar paso a un Govern liderado por él, con más aciertos y mejores objetivos, ha dicho.

Iceta ha llamado a concentrar los votos progresistas en su candidatura para lograr un cambio de rumbo, y ha mostrado una papeleta del PSC para explicar que es mucho más que una lista electoral. “Votar al PSC es más autogobierno, mejor financiación, recuperar el respeto por todas las ideas, transformación federal de España y contribución a una Europa más unida y social”, entre otras muchas cosas, ha reivindicado.

Iceta ha reivindicado al expresidente José Montilla y ha destacado que para él es muy especial cerrar la campaña en Cornellà porque es precisamente el municipio en el que empezó su andadura política junto al expresidente catalán. De Montilla ha explicado que aprendió el rigor, la seriedad, la sinceridad y el respeto, así como la necesidad de dialogar, negociar y pactar: “También aprendí que hay que cuadrar las cuentas”

Borrel: “Hay que evitar que el odio nos envenene”

El expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell ha confiado por su parte en la victoria de Iceta para poder iniciar una etapa de reconciliación, sacar a Cataluña del “agujero” y “evitar que el odio nos envenene”.

Borrell ha mostrado su satisfacción por haber acompañado a Iceta en la campaña y ha admitido que incluso siente “envidia” de él. “Envidia porque serás presidente de la Generalitat”, ha aseverado.

“Hay que evitar que el odio nos envenene y evitar los atentados a la dignidad. Cataluña debe empezar a respetar la realidad”, ha asegurado el exministro socialista. “Este país está en el agujero. E Iceta tiene la propuesta para dejar de cavar y salir afuera”.

Borrell ha cargado contra la “realidad virtual” independentista y ha abogado por “alejar la fe de la política, porque aquí tenemos un problema político, pero también de componente religioso: ésta no es una lucha del bien contra el mal”.

A su juicio, “el 21 de diciembre los catalanes serán un tribunal popular y deberán juzgar con sus votos a los que nos han llevado hasta la situación en la que estamos”, rechazando así que las elecciones sean “una historia mística o una especie de restauración monárquica” de Carles Puigdemont.

A los dirigentes independentistas les ha acusado de “reducir el debate político a uno identitario”, así como de “inventar problemas para aumentar el sentimiento de agravio y enfrentar a unos contra otros”. “¿Por qué tenemos que pasar por este trauma, por el gravísimo riesgo de quedarnos fuera de la UE, de que no nos reconozca nadie, de fracturar más la sociedad, de una crisis económica? ¿Dónde está el beneficio? ¿El refuerzo identitario? Hay que defender la identidad, sí, pero al mismo tiempo tener otras, porque el mundo del mañana no es el repliegue identitario, ni levantar fronteras, ni tener miedo al otro y rechazar al diferente, sino acumular diferentes identidades”, ha recalcado.