Domènech: “La única alternativa a Puigdemont es el proyecto de los ‘comuns'”

El candidato de CatECP a las elecciones catalanas, Xavier Domènech, ha defendido este martes que la única alternativa a la derecha en Cataluña es el proyecto de los 'comuns' de un Govern de progreso: "O el bucle que ha fracasado o nosotros. O el bucle de la restauración o nosotros. O Puigdemont o nosotros". Lo ha dicho en el mitin final de Campaña en el teatro Josep Maria de Sagarra de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), en el que han participado el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los miembros de la lista Elisenda Alamany, Marta Ribas y Vicenç Navarro, arropados por más de 600 personas, aunque muchos se han quedado a las puertas.

Se ha dirigido al candidato de JuntxCat, Carles Puigdemont, y le ha dicho que quiere que vuelva a Cataluña y que los encarcelados salgan de prisión: “Pero cuando decidiste lo que decidiste en aquellos tormentosos días, decidiste dejar de ser el presidente de todos los catalanes”, ha dicho en referencia a cuando decidió declarar la independencia unilateralmente, por lo que rechaza que esté en el futuro Govern.

Iglesias: “El procesismo está agotado”

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado que “el procesismo está agotado”. Iglesias ha lanzado un mensaje de solidaridad de los pueblos de España con Xavier Domènech y la candidatura de los comunes, que ha coronado con una frase de la poetisa nicaragüense Gioconda Belli: “La solidaridad es la ternura de los pueblos”.

El líder de Podemos estaba este martes acompañado en Santa Coloma por toda la cúpula del partido morado, con representantes venidos desde Madrid, Castilla-León, Andalucía, Aragón, Canarias, País Vasco, Asturias, La Rioja y Galicia, entre ellos Iñigo Errejón, coreado por los asistentes cuando ha sido nombrado. Para Iglesias, “es un orgullo defender en cada rincón de España la dignidad de Cataluña”.

Domènech, ha asegurado Iglesias, es “una garantía de solución política al conflicto, para que haya políticas sociales” y es “la única garantía para las clases populares y está comprometido con el cambio político en España”.

El líder morado se ha referido al famoso beso que ambos se dieron “por casualidad”, un beso que emocionó a mucha gente, ha dicho, porque en él se “vio a España y Cataluña besándose mientras a la derecha se le ponía color sepia”. Ese beso, ha continuado Iglesias, fue el símbolo de que en la política “sobra testosterona y falta ternura para salir adelante”.

En un momento en el que “se habla mucho en Cataluña y España de lo que significa ser patriota, español, catalán, y revolucionario, sobran las palabras y muchos tuits”.

Y ha puesto como ejemplo del patriotismo que los comunes defienden por la obra hecha en Barcelona, “la ciudad con mayor inversión social de España, que ha construido quince nuevas escuelas de titularidad pública, que ha multiplicado por cuatro las ayudas a la vivienda o incrementado en un 224% las becas comedor, además de congelar las tarifas de transporte público. Menos banderas y más hechos”.

A partir del 21-D, ha continuado Iglesias, “una respuesta posible sería más procesismo, pero el procesismo está agotado; primero habría una discusión sobre si tiene que ser president Junqueras, Puigdemont o Marta Rovira y tras varias puñaladas sobre quién se tiene que quedar en el basurero de la historia y después una promesa de vía unilateral, prometerían el apoyo de Israel, y otra vez el bucle”.

Iglesias ha rechazado esa posibilidad, así como la de “un gobierno monárquico” pues piensa que “quien no entienda que España es plurinacional no entiende España” y ha apuntado que “un futuro para este país tal vez tenga que ir más lejos de monarquías hereditarias”.

Aprovechando la presencia de un reportero de la cadena norteamericana NBC, el líder de Podemos ha comentado que “ya se oye en el extranjero que Xavier Domènech tiene la solución al desbloqueo frente a la continuidad del procesismo y al proyecto monárquico para Cataluña”.

Colau: “La cohesión la han roto los malos gobernantes”

Por último, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que “quien ha roto la cohesión no ha sido el pueblo de Cataluña: la cohesión la han roto los malos gobernantes y ya no queremos más malos gobernantes”. “Una Cataluña dividida en bloques interesa a los de siempre, a las élites, que se quieren mantener en el poder aunque sea yendo en contra de los intereses de la gente que dicen representar”, ha asegurado Colau, que cierra simbólicamente la lista por Barcelona de CatECP.

La alcaldesa de Barcelona ha señalado: “Aunque nos han llamado ingenuos y nos han dicho que no nos mojábamos, nos hemos mojado más que cualquiera, porque en lugar de resignarnos a la política de bloques hemos mantenido la bandera de la unidad popular por encima de todo y no permitiremos que dividan a nuestro pueblo”.

Colau ha explicado que CatECP quiere gobernar la Generalitat para “recuperar las instituciones y aumentar el autogobierno” y también para “recoser lo que otros han roto, para escucharnos y buscar diálogo, porque siempre es posible y es la responsabilidad de los gobernantes”.

La alcaldesa de Barcelona ha destacado que su formación es la única que “ha dejado claro” con quiénes quieren gobernar y ha hecho una llamada “a los partidos de la izquierda progresista para que recuperen su identidad de izquierda y formar un gobierno progresista que acabe de una vez por todas con la Cataluña enfrentada”.