La Diputación de Valencia lleva a la Fiscalía el caso del empleado que faltó 10 años a su trabajo

Recibía cerca de 50.000 euros por su condición de jefe bibliográfico

La Diputación de Valencia ha llevado a Fiscalía el caso del exjefe de la Unidad de Actuación Bibliográfica de la corporación, Carles Recio, que no acudió a su puesto de trabajo durante diez años, con el fin de que inicie las actuaciones necesarias para la investigación y esclarecimiento de los hechos “y en su caso, la determinación de las diligencias a que hubiera lugar”, para determinar si este puesto era necesario y si los entonces responsables de la Diputación sabían de sus reiteradas ausencias.

El pasado mes de febrero la Diputación incoó expediente disciplinario a Recio, funcionario de carrera, con ese cargo y adscrito al centro Archivo-Biblioteca, para esclarecer sus “reiteradas y continuadas ausencias” en su puesto de trabajo, que la corporación sostenía que podían constituir faltas de carácter grave y muy grave de la Ley de Ordenación y Gestión de la Función Pública Valenciana, según se informó en su momento.

Asimismo, abrió expediente disciplinario a la funcionaria de carrera directora del Archivo-Biblioteca y superiora de Recio, “por su actuación –por acción y por omisión– ante las reiteradas y continuadas ausencias en su puesto de trabajo del empleado“.

Ahora, los instructores de esos expedientes disciplinarios han presentado un escrito a la Fiscalía ante la posibilidad de que pudiera haberse cometido algún delito por parte de los entonces responsables de la Diputación, que crearon el puesto para Recio en 2006 “pese a las reticencias del resto de funcionarios, que lo consideraban innecesario”.

La Diputación quiere que se aclare si ese puesto como responsable de Actuación Bibliográfica era necesario y si los entonces responsables de la corporación, dirigida en ese momento por el ‘popular’ Fernando Giner, eran conocedores de las ausencias de Recio de su puesto de trabajo, del que finalmente fue despedido el pasado mes de agosto a través de un decreto que recogía una falta “muy grave” por “abandono continuado de servicio”, tipificada en la ley del Estatuto Básico del Empleado Público.

La hipótesis de que la ausencia de Recio en su puesto de trabajo pudiera ser conocida por los responsables de la Diputación parte de un escrito del abogado de la directora del Archivo durante el proceso de incoación del expediente, quien alegó que en este caso “nos podríamos encontrar ante la existencia de delitos de prevaricación o malversación de caudales públicos por la creación de un puesto de trabajo ficticio (…) que después no ha sido ejercido por su titular” y apuntaba a “otro tipo de responsabilidades” subyacentes.