Rajoy sobre los pactos en Cataluña: ‘El voto útil es al PP’ y ‘no está sujeto a ningún cambalache’

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha subrayado este viernes que el voto "útil" en Cataluña es el dirigido a su partido, el PP, porque es además un "voto seguro" que no está sujeto a "ningún cambalache" ni se pondrá al servicio de "ninguna causa" de la que nadie se pueda después "arrepentir". La de Rajoy ha sido una declaración propia de una campaña electoral, en la que lo esencial es defender las expectativas del propio partido por bajas que estas sean. Y las del PP catalán lo son.

Pero aún no es el momento de hablar de pactos, aunque ese sea el asunto que está en la mente de todos los dirigentes políticos. Lo que más asusta, ahora mismo, es que el 21-D no sirva para nada y que el día después la situación vuelva a ser la misma que el 26-O, con un frente independentista mayoritario fuertemente cohesionado en torno al ‘procés’, o con dos bloques enfrentados y sin una mayoría clara de ninguno de los dos. El temor al bucle es lo que obliga a pensar en los pactos del 22-D pero, por ahora, no hay ninguna combinación que parezca viable para derrotar al secesionismo, en el caso de que una alianza de partidos constitucionalistas sea la única fórmula alternativa. Eso es lo que entre otras cosas reveló el debate electoral que se celebró el jueves en RTVE.

Y este viernes, en una comida mitin celebrada en Lleida, Rajoy se ha mostrado convencido de que las fuerzas constitucionalistas ganarán las elecciones autonómicas del 21 de diciembre -“los partidos que defendemos lo que pensamos todos los que estamos aquí vamos a ganar las elecciones”, ha dicho- pero ha insistido en distinguir al PP de los socialistas y de Ciudadanos, lo que de entrada desactiva las posibilidades de constituir ese gran frente que se oponga a la previsible alianza entre JxCat, ERC y la CUP. Solo si se cumplen los pronósticos de las encuestas y la suma de esos tres partidos queda por debajo de la mayoría absoluta, se abrirá la posibilidad de que otras formaciones aparquen sus mutuos recelos e inicien una negociación para dar un vuelco a la situación política en Cataluña. Y eso, claro, siempre que los Comunes no decidan finalmente volcar la balanza del lado del independentismo.

No obstante, aún es pronto para pensar en esa fase y por eso Rajoy no quiere tocar el tema en público, aunque tampoco ha cerrado ninguna puerta. Este viernes, en Lleida, ha defendido que el voto al PP es “un voto seguro no sujeto a ningún cambalache, que no se pondrá al servicio de ninguna causa de la que nadie de los que estamos aquí tenga que arrepentirse nunca”, ha recalcado el presidente del Gobierno. Y ha añadido que el apoyo a su partido se destinará a empezar una “nueva etapa” centrada en resolver los problemas de los ciudadanos y en “dejar a un lado las ensoñaciones y quimeras” de los independentistas. Es decir, no ha dicho nada que descarte un posible acercamiento a otro partido constitucionalista.

Ahora bien, de tener que elegir tras las elecciones, ¿por quién se decantaría el PP? Lo lógico sería pensar que su opción favorita es la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien sin embargo choca con una mayor resistencia por parte de los Comunes que la consideran una candidata de la derecha ‘aznarista’, como se encargó de subrayar Xavier Domènech en el debate del jueves. Y es preciso tener presente que la suma de C’s, el PSC y el PPC tampoco alcanzará esa ansiada mayoría absoluta a tenor de los sondeos.

De ahí que algunas informaciones apunten a la posibilidad de que Rajoy apoye al candidato socialista, Miquel Iceta, como president de la Generalitat, si Arrimadas no consigue los apoyos suficientes en un primer intento de investidura. Eso es lo que el propio presidente habría sugerido en corrillos con periodistas durante el acto del Congreso para conmemorar el 39 aniversario de la Constitución, el pasado miércoles.

Así lo afirma ‘el diario.es’, que apunta un argumento de peso para que Rajoy busque un acercamiento a los socialistas, pese a que eso pueda costarle algún que otro disgusto con sus socios naturales de Ciudadanos: el presidente necesita compensar el distanciamiento con el PSOE que ha provocado la distinta interpretación de ambas partes sobre la urgencia de una reforma constitucional. Y, además, le vendría de perlas recuperar una complicidad con el principal partido de la oposición que le garantice sortear los problemas de su precaria mayoría parlamentaria que, de momento, mantienen en ‘stand by’ la negociación de los presupuestos para 2018.

La economía y el 155, “freno en seco a los delirios independentistas” 

Por lo demás, Rajoy ha aprovechado su discurso en Lleida para recordar que en esta provincia el PP recuperó en junio de 2016 el escaño en el Congreso que había perdido seis meses antes. Por eso ha pedido a los afiliados y simpatizantes de la provincia el mismo esfuerzo, o incluso mayor, que el que hicieron entonces para recuperar aquel diputado. Los populares también tienen solo un diputado por Lleida en el Parlament, y confían en mantenerlo aunque algunos sondeos lo den por perdido.

El presidente ha recordado también los efectos negativos que el ‘procés’ ha tenido en la economía en Cataluña, con ejemplos como la caída de las reservas hoteleras o la marcha de empresas, efectos que también han ralentizado la recuperación del conjunto de España. Y ha reiterado que si “hay un mínimo de certidumbre y seguridad” la previsión de crecimiento del PIB en España puede pasar del 2,3 por ciento actual al 3 por ciento.

Por otro lado, el jefe del Ejecutivo ha vuelto a defender la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, que ha servido, ha dicho, para recuperar la legalidad. Además ha asegurado que la Generalitat -en manos del Ejecutivo central- se está “gobernando con normalidad”, ha “mejorado la confianza” y “se ha serenado la vida política a pesar de los esfuerzos de algunos por seguir enredando”. En definitiva, ha pedido a los militantes y dirigentes populares que traten de convencer a sus vecinos de que fue el Gobierno del PP el que frenó “en seco” el “delirio del independentismo”, y que subrayen que este partido es la “mejor garantía” para evitar “historias indeseadas en el futuro”.

También les ha instado a que recuerden que “la solución” está en la propia Constitución, que se ha aplicado para restaurar la ley y que garantiza, en suma, la “convivencia en libertad”. “España es la solución. No es un ente abstracto”, ha dicho Rajoy, quien una vez más ha criticado a quienes atacan la unidad nacional o cuestionan la imagen del país. “Ya está bien de hablar mal, hablemos bien de España y sintámonos orgullosos de lo que tenemos”, ha concluido.

Albiol contra Iceta… y contra todos

No es seguro que Rajoy esté considerando seriamente el apoyo postelectoral a Iceta pero, si así fuera, no cabe duda de que el discurso de su candidato en Cataluña, Xavier García Albiol, discurre por derroteros muy distintos. En el mismo acto de Lleida, Albiol ha cargado contra el cabeza de lista del PSC por contemplar la posibilidad de indultar a los ‘Jordis’ y a los exconsellers si son finalmente condenados y él es elegido presidente de la Generalitat.

“Menos preocuparse de indultos y más preocuparse de 470.000 catalanes que están en paro”, ha declarado Albiol, que ha preguntado a Iceta por qué tiene “esa necesidad de estar constantemente intentando agradar a quienes han provocado la principal ruptura de Cataluña con España”. “Le pido que sea capaz de dejar a un lado sus complejos y presente un proyecto que sirva para cerrar la peor etapa de la historia reciente de Cataluña”, ha afirmado Albiol, que este viernes ha celebrado su 50 cumpleaños.

El candidato del PP a la presidencia de la Generalitat ha sumado así a los socialistas al pulso que mantiene con los partidos constitucionalistas, especialmente con Ciudadanos, para reivindicar como propia y exclusiva la aplicación del artículo 155 y presentarse como el único capaz de acabar con lo que llama “chiringuitos independentistas”, el entramado de empresas y entidades dependientes de la Generalitat que han servido a los intereses del secesionismo.

Más de cuatrocientas personas han asistido a esta comida-mitin celebrada en la Llotja de Lleida, frente a la que se han concentrado medio centenar de personas con banderas independentistas para protestar por la presencia en la ciudad del presidente del Gobierno y los dirigentes populares.

Disqus Comments Loading...