España considera un “crimen de guerra” el ataque contra la misión de la ONU en República Democrática del Congo

El Gobierno español ha expresado su “enérgica” condena por el “gravísimo ataque” perpetrado el jueves contra la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en República Democrática del Congo (MONUSCO) y ha subrayado que “este crimen de guerra no debe quedar impune”.

“El Gobierno hace un llamamiento a las autoridades de la República Democrática del Congo para asegurarse de que los culpables de este cobarde crimen responden ante la Justicia”, ha afirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación en un comunicado.

España ha aprovechado para reiterar su compromiso con la ONU “en la siempre noble y difícil labor del mantenimiento de la paz y la estabilidad en el mundo” y ha trasladado “sus más sentidas condolencias” a las familias de las víctimas y a las autoridades de Tanzania, país del que procedían los 14 ‘cascos azules’ que perdieron la vida.

A estos 14 fallecidos se suman otros cinco que formaban parte de las Fuerzas Armadas congoleñas y que, junto a la MONUSCO, respondieron a un ataque de rebeldes ugandeses contra una base militar. También resultaron heridos más de medio centenar de ‘cascos azules’, según el balance divulgado por la ONU.