Más de 318.000 firmas para pedir formación afectivo-sexual en Secundaria para evitar casos como el de ‘La Manada’

La petición se ha convertido en pocos días en una de las más apoyadas en 2017 en Change.org

Más de 318.000 personas han apoyado la petición ‘No más manadas. Educación para la prevención desde Secundaria’, publicada en Change.org, para pedir que el currículum de Secundaria incluya contenido afectivo-sexual y de igualdad obligatorio con el objetivo de evitar más agresiones sexuales.

Esta propuesta lanzada por la editora y feminista Iria Marañón ha cosechado un importante apoyo en cuatro días. Haciéndose eco del caso de la supuesta violación grupal en Sanfermines 2016, apunta que, en medio de este debate, “hay que buscar soluciones para que no se vuelva a producir nunca”.

Por ello, subraya que el Pacto Social y Político por la Educación que se debate en el Congreso de los Diputados, se implante, “desde ya”, contenido afectivo-sexual obligatorio en el nuevo currículo de Secundaria, “que prevenga comportamientos que atentan contra la dignidad de las mujeres”.

Sobre el caso de ‘La Manada’, la impulsora de esta iniciativa alerta de las conversaciones que estos jóvenes mantenían por Whatsapp, el tipo de vídeos que compartían, los insultos y la “constante humillación que dirigían hacia las mujeres“.

A su juicio, estas conversaciones son el “reflejo de un sistema más extendido de lo que se pienda, que hay que cambiar desde la educación” porque, según advierte, “muchos chicos, por culpa de la cultura de la violación, el fácil acceso a la pornografía y a la prostitución, consideran a las mujeres como simples objetos a merced de sus fantasías sexuales“.

Por todo ello, Marañón plantea hacer con la violencia sexual lo mismo que se está empezando a hacer con el acoso escolar o ‘bullying’, mediante la adopción de protocolos y modelos: “Los jóvenes, desde muy pronto, están sometidos a muchos impactos en medios de comunicación y redes sociales y necesitan herramientas para enfrentarse a contenidos pornográficos, humor degradante o conversaciones que humillen o menosprecien a las mujeres”.