España coloca 4.144 millones en deuda a largo plazo y paga menos intereses

Los resultados de la subasta demuestran una vez más que los inversores siguen confiando en los títulos de deuda española

El Tesoro Público ha colocado 4.144,34 millones de euros en una nueva subasta de bonos y obligaciones, la antepenúltima subasta del año, y lo ha hecho por encima del rango medio previsto y cobrando más a los inversores al registrar tipos más bajos en las cuatro referencias subastadas.

Los inversores siguen confiando en los títulos de la deuda pública española, ya que el organismo dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad se había marcado un objetivo de entre un mínimo de 3.250 y un máximo de 4.750 millones de euros, por lo que el importe adjudicado se ha situado por encima del rango medio previsto. La demanda total ha alcanzado los 7.270,38 millones de euros, lo que supone 1,75 veces el importe adjudicado.

El Tesoro ha vendido 490 millones de euros en el bono a cinco años ligados a la inflación, con cupón del 0,30% y un tipo marginal del -1,166%, frente al -0,893% de la subasta del pasado 3 de agosto, mientras que la demanda ha superado los 1.310 millones.

En los títulos a cinco años, con cupón del 0,45%, el Tesoro ha adjudicado 1.241,35 millones, frente a solicitudes por importe de 2.316,35 millones, a una rentabilidad marginal del 0,301%, inferior al 0,375% de la subasta de referencia celebrada el pasado 16 de noviembre.

En la obligación a diez años, con cupón del 1,45%, el organismo ha colocado 1.626,91 millones, a un tipo marginal del 1,417%, también inferior al 1,551% ofrecido en la subasta previa del mismo tipo de papel, también del 16 de noviembre. En este caso, la demanda se ha alcanzado los 2.377,91 millones de euros.

Por último, en obligaciones con vencimiento en 2041 y cupón del 4,7%, el Tesoro ha vendido 786,08 millones de euros, ante unas peticiones de 1.266,08 millones, y el tipo marginal ofrecido se ha situado en el 2,432%, por debajo del 2,551% de la subasta celebrada el pasado 3 de agosto.

Los resultados de la subasta demuestran una vez más que los inversores siguen confiando en los títulos de deuda española, después de que los mercados hayan sorteado la incertidumbre generada en Cataluña por el desafío independentista que ha provocado la revisión a la baja de las previsiones económicas, la caída del consumo e inversiones en la región y el traslado de la sede de más de 2.900 empresas fuera de Cataluña, según datos del Colegio de Registradores.

En la última subasta de bonos y obligaciones el Tesoro colocó 4.652 millones de euros, dentro del rango medio previsto, y volvió a cobrar por los títulos a tres años, mientras que el interés marginal ofrecido fue mayor en el bono a cinco años y en la obligación a 10 años.

El calendario del mes de diciembre del Tesoro, y por tanto de cierre del ejercicio 2017, contempla dos subastas más: una de letras el próximo día 12 y otra de bonos y obligaciones el día 14. Por el momento supera el 90% de lo previsto para todo el conjunto del año, por lo que previsiblemente logrará alcanzar el objetivo de emisión de 233.900 millones de euros marcado para este año (136.900 millones en deuda a medio y largo lazo y 97.000 millones en letras).