El vicepresidente de la CE: ‘Todos tienen derecho a manifestarse, no a ignorar la ley’

El vicepresidente primero de la Comisión Europea y responsable del Estado de derecho, Frans Timmermans, ha dicho este jueves sobre la multitudinaria marcha en Bruselas a favor de la independencia de Cataluña que todos los ciudadanos tienen derecho a manifestarse y expresar sus opiniones, pero no a "ignorar" la ley.

“Todo ciudadano tiene derecho a organizarse para expresar una ambición o esperanza política de cambio, lo que decimos en la Comisión, sobre la base del Estado de derecho, es que si no estás de acuerdo con la ley puedes cambiarla (*), pero lo que no se puede permitir es simplemente ignorar la ley”, ha expresado Timmermans en una rueda de prensa en Bruselas, preguntado por la movilización del 7-D.

El político holandés ha dicho estar “siempre interesado” por aquello que dicen los ciudadanos que sienten la “necesidad de bajar a las calles” para reivindicar sus opiniones, pero ha avisado de que las protestas en la cuestión catalana no van en una única dirección. “Hemos visto a millones de españoles y catalanes expresarse de ambos lados, no es una protesta de sentido único, si tenemos en cuenta lo que se ha visto también en las calles de Barcelona en los últimos meses”, ha indicado.

Así las cosas, Timmermans ha querido subrayar que el Estado de derecho “no funciona” de manera que uno pueda “utilizar una expresión democrática como argumento para decir que puede ignorar la ley”. “El Estado de derecho protege a todos, mayoría y minoría. Tenemos el derecho de contestar las leyes, tenemos el derecho de cambiar las leyes de manera democrática, no tenemos derecho a ignorar la ley”, ha remachado.

En este sentido, ha advertido a quienes pretenden que por tener una mayoría pueden “decir lo que quiere decir la ley, sin respetarla”, porque quienes no están de acuerdo con ellos podrían en el futuro usar el mismo razonamiento contra ellos y sus “derechos”.

La manifestación convocada este jueves en Bruselas por ANC y Òmnium Cultural pretende llamar la atención de la Unión Europea sobre el desafío independentista y afear a las instituciones europeas que no hayan respaldado sus aspiraciones secesionistas.

La ANC informó la víspera de que había solicitado reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pero fuentes comunitarias indicaron a Europa Press que no habían recibido ninguna petición al respecto y que, en todo caso, el jefe del Ejecutivo comunitario tiene una agenda “muy cargada”.