Ya son 27.000 los evacuados por el incendio de California

El fuego, que ha arrasado hasta el momento más de 20.000 hectáreas, se ha originado en las inmediaciones de un colegio

Al menos 27.000 personas han tenido que ser desalojadas este martes de sus viviendas debido a un incendio forestal registrado en el condado estadounidense de Ventura, en el estado de California, según ha informado el diario local ‘Los Ángeles Times’.

El fuego, que ha arrasado hasta el momento más de 20.000 hectáreas y ha destruido 150 infraestructuras en el marco de su persistente avance, se ha originado en las inmediaciones del colegio Thomas Aquinas, en Santa Paula, a unos 115 kilómetros de la localidad de Los Ángeles.

La situación, que ha llevado a la evacuación de unos 3.000 inmuebles, ha provocado que el gobernador de California, Jerry Brown, declare el estado de emergencia en el condado de Ventura, donde más de 1.000 efectivos del Cuerpo de Bomberos continúan luchando contra las llamas.

A las 5.00 de la tarde (hora local), los bomberos no habían logrado avances significativos de cara a la extinción del incendio, según han explicado las autoridades, que han dispuesto refugios en varios puntos del condado para los evacuados.

Este incendio es muy peligroso y se está extendiendo de forma muy rápida pero continuaremos luchando con lo que tenemos”, ha aseverado Brown, que ha afirmado que “es crítico que los residentes estén preparados para ser evacuados de forma inmediata en caso de que fuera necesario”.

Las autoridades locales han informado de que los fuertes vientos están extendiendo el incendio Thomas -llamado así por el nombre del colegio- hacia las ciudades de Santa Paula y Ventura, donde residen unas 140.000 personas.

Dichos vientos, de unos 115 kilómetros por hora, dificultan las labores de los bomberos y, según el Servicio Nacional de Meteorología, persistirán durante toda la semana en la zona.

“La zona quemada se encuentra principalmente en el área montañosa entre Ventura y Ojai y se está extendiendo hacia Santa Paula”, ha explicado el sheriff del condado, Kevin Donoghue. “Representa un gran desafío debido a su enormidad”, ha añadido.