Los taxistas amenazan con convocar una huelga indefinida

El sector del taxi decidirá el próximo lunes si va a la huelga indefinida para exigir al Gobierno "un marco normativo claro y preciso" de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) ofertados por plataformas como Uber y Cabify.

Así lo han decidido algunos centenares de taxistas que han resistido hasta las 18.30 en la plaza de Cánovas del Castillo, próxima al Congreso de los Diputados, tras la manifestación convocada en Madrid por las asociaciones del sector Fedetaxi, la Asociación Caracol, Antaxi, Elite Taxi (FETE) y Plataforma TNT.

Las patronales calificaron de “masivo” el seguimiento del paro de este miércoles, en la que las paradas de taxis vacías en las calles, estaciones y aeropuertos de Madrid, Barcelona y otras principales capitales fue la tónica dominante de la jornada.

No obstante, los taxistas habilitaron lo que denominaron “servicios mínimos sociales“, vehículos con unos distintivos que se centraron en atender a colectivos como mayores y discapacitados, a los que realizaron carreras gratuitas.

La marcha se desarrolló con normalidad y sin incidentes, salvo las cargas puntales que antidisturbios realizaron sobre un grupo de taxistas que al término de la marcha pretendieron retirar las vallas que rodeaban el Congreso de los Diputados.

La manifestación concluyó con una sentada en la cercana plaza de Neptuno de la capital, en la que participó un centenar de taxistas al grito de “no nos moverán”.

El paro y a la asistencia a distintas marchas fue asimismo masivo en el resto del país, con seguimientos prácticamente totales en Andalucía, Cantabria o Galicia.

El conflicto viene de atrás

Las movilizaciones de este miércoles reavivan el conflicto abierto desde hace meses entre el gremio del taxi y las empresas como Uber y Cabify, toda vez que los tribunales han comenzado a conceder las alrededor del 10.000 licencias de VTC que se espera se concedan por vía judicial como consecuencia de un vacío legal abierto en el sector hace unos años.

Asimismo, las movilizaciones suceden a las ya registradas en la primera mitad del año, en tanto el Ministerio de Fomento ultima aprobar por Real Decreto un conjunto de medidas para ordenar ambos sectores y que “convivan en armonía”.

Los taxistas, según adelantó ayer el presidente de la Asociación Nacional del Taxi (Antaxi), están dispuestos a convocar más movilizaciones en caso de que tras el paro de este miércoles no observen “voluntad política” para solventar el problema.

Para este paro, las patronales han habilitado lo que denominan “servicios mínimos sociales”, taxis con unos distintivos que se centrarán en atender a colectivos como mayores y discapacitados, a los que realizarán carreras gratuitas.

La huelga general en el sector ha provocado desde primera hora de la mañana retenciones en las entradas a Madrid, con hasta 14 kilómetros de atasco en la A-6 y afecciones en todas las carreteras. De hecho, las calles más céntricas o las estaciones de Atocha y Méndez Álvaro, aunque se encuentran con taxis sin servicio.

100% de seguimiento de paro en Madrid

Tras llegar a Neptuno y al término del recorrido, el vocal de Antaxi y vicepresidente de la Federación de Taxistas de Madrid, Jesús Fernandez, ha asegurado que la manifestación ha sido “un éxito”.

“Ha sido un éxito sin precedentes precisamente por el estado de excepción en el que se encuentra nuestro colectivo”, ha añadido, para después asegurar que han acudido “entre 30.000 o 40.000” taxistas.

De esta “asistencia potente”, Fernández ha estimado que al menos la mitad de manifestantes han acudido de otras partes de España.

“De Valencia han venido 200 coches llenos, 1.000 en total de toda España, y también han venido autobuses”, ha detallado el líder de los taxistas, que ha indicado que en la ciudad de Madrid y en la Comunidad el seguimiento del paro ha sido del cien por cien.

En la misma línea se ha mostrado el vicepresidente de Elite Taxi España, Fernando Casanova, que ha admitido que la asistencia ha sido “mejor de lo que esperaban” y estimaba la cifra de participantes en más de 20.000 taxistas.

Asimismo, ha admitido las “molestias” causadas por las movilizaciones, pero ha señalado que son necesarias para “hacer partícipes” a los ciudadanos de la situación y para despertar a un sector “adormecido”.

“Parece que en el sector del Taxi hay una mentalidad provinciana, y en las poblaciones pequeñas prefieren ver el meteorito pasar de largo porque cae en otra ciudad”, ha concluido.

Momentos de tensión

Uno de los momentos de tensión de la marcha se ha producido cuando agentes de la Unidad de Intervención Policial (antidisturbios) han cargado contra un grupo de taxistas que intentaban derribar las vallas instaladas en las cercanías de la Plaza de las Cortes.

En ese momento, el presidente de la Federación Élite Taxi España, Iván Sesma, el presidente de Antaxi, Julio Sanz y el presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, entraban al Congreso de los Diputados para trasladar sus reivindicaciones a los grupos parlamentarios.

Finalmente, a las 15 horas, y tras ser requeridos por la Policía para que abandonaran el lugar por haberse terminado el tiempo de manifestación otorgado por Delegación, un grupo de taxistas han hecho una sentada al grito de “no nos moverán.

RELACIONADO