Comités independentistas quieren sabotear un acto de Santamaría en Girona

La vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, viajará este viernes 24 de noviembre a S'Agaró (Girona) para apoyar al PP catalán en las elecciones del 21 de diciembre. Será el primer acto de campaña de Santamaría en Cataluña tras la convocatoria de los comicios en virtud del artículo 155 de la Constitución cuya aplicación ha sido recibida con una fuerte resistencia por el soberanismo catalán. Prueba de ello es que los llamados Comitès de Defensa de la República (CDR) se han organizado para tratar de sabotear el acto.

Desde el pasado 28 de octubre, la vicepresidenta ejerce las funciones de presidencia de la Generalitat de Cataluña por delegación de Rajoy, según publicó ese día el Boletín Oficial del Estado (BOE). Y el viernes, participará en un acto en S’Agaró en apoyo a la candidatura que encabeza el presidente del PP catalán, Xavier García-Albiol, que está contando con el respaldo de varios ministros ante una campaña a la que el Gobierno otorga “dimensión nacional”.

Coincidiendo con ese acto, el CDR Nord-Oriental, que es el que coordina los comités que operan en las comarcas gerundenses, ha convocado una concentración el viernes a la misma hora y ha programado para el sábado otro acto en el parque de las Dunas de S’Agaró bajo el título irónico de “155a Trobada d’Economia Republicana”. La convocatoria se ha producido a través de las redes, solicitando a los asistentes que acudan provistos de cazuelas, silbatos, o “cualquier instrumento que anime el ambiente”, es decir, cualquier cosa que tengan a mano para hacer ruido. El objetivo es contraprogramar con alegría “el encuentro de las élites españolas”.

“Por la República y por una economía al servicio del pueblo: ¡no sois bienvenidos!”, es el llamamiento que hace el CDR y que empieza de esta manera: “¡Atención! Los responsables de la represión y de las políticas de la miseria visitan nuestras comarcas”.

Los Comités de Defensa de la República, nacidos al amparo de formaciones políticas radicales como la CUP, nacieron con el objetivo de facilitar la realización del referéndum de independencia del 1 de octubre (1-O), tras haber sido suspendido por el Tribunal Constitucional. Tras el referéndum, adoptaron el nuevo objetivo de luchar por el cumplimiento de su resultado y la proclamación de la república catalana y, ahora, se proponen tener un papel muy activo en la campaña electoral, en la que es previsible que traten de sabotear los actos de políticos contraios a la independencia.