Podemos propone un proceso constituyente contra “la España sin ley de los poderosos”

El partido de Pablo Iglesias organiza en Córdoba unas jornadas para decidir "desde abajo" sus propuestas de reforma de la Constitución

Aprovechando la polémica sobre la crisis catalana y la necesidad de reformar la Constitución que asumen todos los partidos en mayor o menor grado, Podemos pretende abrir el debate sobre un proceso constituyente en toda España mediante la celebración de varias jornadas en las que se plantee “de abajo a arriba” el inicio de un proceso constituyente. El propio título de las primeras jornadas que se van a celebrar este fin de semana en Córdoba, organizadas por el Instituto 25M para la Democracia que tutela Podemos, expresa la intención del partido de Pablo Iglesias: “Volver a mirarnos. Nuevos acuerdos para la España que somos”.

La idea de Podemos es elaborar, desde las bases, su propio proyecto de reforma de la Constitución de 1978. “Frente a la España sin ley de los poderosos, frente a la España fea, egoísta y competitiva de los de arriba, planteamos una España que se mira, que mira al otro y entiende sus problemas”, señala el documento elaborado para explicar la finalidad de las jornadas. A lo que se añade: “Este nuevo acuerdo constitucional debe promover un nuevo escenario que proteja y promueva una España de los de¬rechos, que mire al futuro y haga frente, con diálogo y participación, a la reforma constitucional propuesta por los principales partidos del régimen del 78, que plantean, para volver atrás en lo avanzado, no mirar al futuro, ni a los jóvenes ni el país que van a heredar”.

Se trata, siguen diciendo, de “abrir una nueva etapa de diálogo en España, que profundice en el mandato de cambio expresado por la mayoría social tras el 15M y recuperar el Estado para todas y para todos”. “El objetivo es un Proceso Constituyente posible y necesario”, se concluye.

En las jornadas se hablará de la posibilidad y la necesidad de abrir ese proceso constituyente y que sea el inicio de “una nueva etapa en la historia del país”, pero oponiéndose al horizonte de un debate que plantee una reforma constitucional cerrada «por arriba». “Vivimos un momento histórico crucial, con un Estado en crisis, fracturado en varios niveles (social, institucional y territorial) y sin un proyecto de futuro por parte de las élites tradicionales del país”, se dice. Y se pone como ejemplo lo que sucede con la crisis en Cataluña, la corrupción arraigada en las instancias más elevadas del Estado, la creciente brecha social (de clase, generacional, de género, rural-urbana) o la subordinación a las instituciones europeas en materia económica, temas que “urge debatir”.

Refundar el Estado democrático

Para Podemos, el cambio de la Constitución es “un tema que ha atravesado, en los últimos meses, los principales debates de la opinión pública: la reforma constitucional en España, la Carta Magna de 1978 que, el próximo diciembre, cumplirá 40 años de su aprobación”. Un asunto que el partido de Iglesias, precisa el documento, se viene planteando como “respuesta a la crisis social, económica y constitucional que hemos vivido en los últimos años, desde la brecha abierta el 15 de mayo de 2011”, lo que a su juicio requiere “refundar el Estado democrático a través de una nueva Constitución”.

Una refundación, se añade, que “no puede ser cerrado por arriba, pactado en los despachos o con reformas express, como la que, también en 2011, alteró el artículo 135 de la Constitución española para privilegiar el pago de la deuda generada por los bancos”, se indica. “El cambio constituyente debe profundizar el mandato expresado por la mayoría social surgida del 15-M”, se matiza finalmente.

Según los organizadores, las jornadas suponen un encuentro entre docentes, cargos políticos y miembros de la sociedad civil que debatirán sobre un proyecto de país con el fin de recuperar el Estado para todos y todas. No se descarta que a los actos acudan también Pablo Iglesias y otros miembros de la dirección de Podemos.