Seúl cree que Pyongyang podría desarrollar un misil balístico intercontinental este año

El Servicio de Inteligencia Nacional ha informado también de que Corea del Norte puede llevar a cabo una prueba nuclear en cualquier momento

Los servicios de Inteligencia surcoreanos creen que el régimen de Kim Jong Un podría llevar a cabo un nuevo ensayo nuclear en cualquier momento y que podrían desarrollar este mismo año un misil balístico intercontinental capaz de alcanzar suelo estadounidense. El Servicio de Inteligencia Nacional (NIS) ha informado este lunes de que Corea del Norte puede llevar a cabo una prueba nuclear en cualquier momento de acuerdo con la decisión de Kim Jong Un, aunque por el momento no se han detectado señales de un ensayo nuclear inmediato en el recinto de Punggye-ri.

Asimismo, según informa la agencia de noticias Yonhap, los servicios de Inteligencia surcoreano han señalado que también se está observando de cerca la posibilidad de que Pyongyang desarrolle un misil balístico dentro de este año bajo la insistencia de que su objetivo es hacer frente mejor a la política hostil de Estados Unidos y realizar de manera pacífica la exploración espacial.

“Se ha detectado un movimiento activo de vehículos en una instalación de investigación de misiles en Corea del Norte y parece que el Norte ha llevado a cabo la prueba de un motor”, ha indicado el NIS durante una sesión informativa ante la comisión de Inteligencia de la Asamblea Nacional.

El informe también ha indiado que Pyongyang inspeccionó, por primera vez en 30 años, el Buró de Política General de su Ejército, considerado como una de las instituciones militares más influyentes dado que dirige la gestión del personal crucial de otros organismos militares, como el Ministerio de las Fuerzas Armadas Populares, y que castigó al jefe y subjefe del mismo, Hwang Pyong So y Kim Won Hong, respectivamente.

La inspección fue llevada a cabo por el vicepresidente del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Choe Ryong Rae, quien dirigió el buró con anterioridad.

En otro orden de cosas, el régimen norcoreano se ha estado centrando en anticiparse al posible impacto negativo del endurecimiento de las sanciones internacionales en el sentimiento público, haciendo que los órganos del partido recaben diariamente la información sobre las penurias económicas del pueblo y prohibiendo cualquier reunión relacionada con la bebida, el canto y otros entretenimientos. Asimismo, ha fortalecido el control sobre la información procedente del exterior.