Los niños vacunados contra la gripe experimentan menos hospitalizaciones por la enfermedad

Los niños pequeños que estaban completamente vacunados vieron cómo su riesgo de hospitalización por la infección por gripe disminuyó en un 60 por ciento mientras que para los que lo estaban parcialmente, el riesgo de hospitalización cayó en un 39 por ciento

Los niños vacunados contra la gripe son significativamente menos propensos a experimentar complicaciones graves del virus que podrían llevarlos al hospital, según una nueva investigación de ‘Public Health Ontario’ (PHO) y el Instituto de Ciencias Clínicas Evaluativas (ICES, por sus siglas en inglés), en Canadá.

El estudio encontró que los niños pequeños que estaban completamente vacunados contra la influenza vieron cómo su riesgo de hospitalización por la infección por gripe disminuyó en un 60 por ciento en general. Incluso, para los niños parcialmente vacunados contra la influenza (es decir, los que recibieron una dosis durante su primera temporada de gripe), el riesgo de hospitalización disminuyó en un 39 por ciento.

“La influenza puede causar enfermedades graves, especialmente en niños pequeños, pero no ha habido mucha investigación que haya examinado la magnitud de la eficacia de la vacuna para evitar que los niños se enfermen realmente y sean hospitalizados”, señala el autor principal de la investigación, Jeff Kwong, científico en el Departamento de Investigación y Evaluación de Inmunizaciones Aplicadas en PHO.

“Este documento de investigación ayuda a llenar ese vacío al mostrar cómo de efectiva puede ser la vacuna contra la gripe para proteger a los niños pequeños contra las complicaciones graves de las infecciones de gripe”, agrega el doctor Kwong, también científico senior en ICES.

Menos riesgo de hospitalización

Los investigadores examinaron cerca de 10.000 registros de hospitales de Ontario de niños de seis meses a menos de cinco años en los que se recolectó y analizó una muestra respiratoria para la gripe y el 12,8 por ciento mostró influenza confirmada por laboratorio.

Los científicos incluyeron cuatro temporadas de gripe (de 2010-11 a 2013-14) y analizaron los datos para comparar a los niños que estaban completamente vacunados, parcialmente vacunados y los que no recibieron la vacuna. También compararon las variaciones por grupo de edad y las cepas de influenza circulante cada temporada.

En general, los niños totalmente vacunados con edades comprendidas entre los 2 y 4 años tuvieron una reducción del riesgo de hospitalización debido a la influenza del 67 por ciento, mientras que los de seis a 23 meses vieron reducir su riesgo un 48 por ciento.

“Estos resultados muestran que las vacunas contra la gripe son efectivas para prevenir hospitalizaciones por influenza en niños pequeños y esto se extendió a quienes recibieron su vacunación en dos temporadas consecutivas. Esto contribuye a la evidencia de que este grupo debe recibir su vacuna estacional anualmente para prevenir problemas serios”, dice la autora principal del estudio, Sarah Buchan, candidata a doctorado en la Universidad de Toronto.