Descubren en Gales el original del ‘Retrato de Diego Ortiz de Zúñiga’ de Murillo

La obra original, que se creía perdida pero que tenía una copia de 1751 en el Ayuntamiento de Sevilla, ha aparecido en el castillo galés de Penrhyn gracias a las investigaciones del profesor de la Universidad de Alcalá de Henares y comisario del 'Año Murillo', Benito Naverrete

El profesor de la Universidad de Alcalá de Henares y uno de los comisarios del ‘Año Murillo’ Benito Naverrete ha descubierto en el castillo galés de Penrhyn el original del ‘Retrato de Diego Ortiz de Zúñiga’ de Bartolomé Esteban Murillo, una obra que se creía perdida y de la que se conserva una copia de 1751 en el Ayuntamiento de Sevilla.

Navarrete explica que tuvo conocimiento de esta obra durante la preparación de los dos volúmenes de ‘Patrimonium Hispalense’, durante su etapa en el Ayuntamiento de Sevilla, cuando en la ficha que hace Pablo Hereza para esta libro apunta que “era probable que el original fuera el de la colección galesa”, y, afirma, “ese es el origen por el que yo voy a estudiar el cuadro para la preparación de mi libro ‘Murillo y las metáforas de la imagen’, un volumen que ofrece una novedosa visión sobre la producción artística del pintor y que fue presentado la semana pasada en Sevilla.

Así señala que en la web del National Trust –Patrimonio Británico– lo daban como copia y “les mandé un correo esta verano para decirles que creía que era el original, que era historiador del arte y que iba a ir a estudiarlo; me fui hasta allí, vi el cuadro y me quedé alucinado porque es espectacular”, relata Navarrete, que explica que “estaba muy sucio por el barniz”, pero que tras su visita la familia lo descolgó y lo llevó a limpiar a Londres.

De este modo, Naverrete apunta que cuando la Frick Collection de Nueva York organiza la exposición ‘Murillo: los autorretratos’, muestra en la que en estos momentos se encuentra incluida esta obra, este cuadro “aparece en el catálogo como una copia”, pero al final “lo han llevado por mi libro”.

“Cuando vi el catálogo de la exposición que me mandó Xavier F. Salomon –comisario jefe del museo–, le dije que ese cuadro salía en mi libro como un original, se lo mandé y se quedó alucinado”, explica Naverrete, quien puso en contacto a la Frick Collection con el propietario, por “eso el cuadro se ha incorporado a la exposición después de la inauguración”, puntualiza.

“Aunque las fotos que salen en mi libro son del cuadro sucio y la que publica The Guardian es el cuadro restaurado”, manifiesta Naverrete, que cuenta que este cuadro se encontraba en 1751 en manos de los marqueses de Montefuerte en Sevilla, que venden el original y que encargan la copia que hay ahora en el Ayuntamiento”, donde llega tras la supresión de la Biblioteca de San Acacio, lugar en el que lo deposita la familia.

“El cuadro pasa por un coronel y en el siglo XIX sale a subasta pública y lo compra el heredero del propietario actual después de 1858″, explica Naverrete, que destaca que lo importante es que este cuadro “aparece en el inventario de bienes de Diego Ortiz de Zúñiga, junto a otras obras de Murillo y un biblioteca importantísima”.

Tras su paso por la Frick Collection de Nueva York el original de esta obra llegará a la National Gallery de Londres. Por su parte, la copia que se conserva en el Ayuntamiento hispalense se podrá ver en la exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, que abrirá sus puertas el próximo 5 de diciembre en el Espacio Santa Clara comisariada por el propio Benito Naverrete.