Puigdemont coloca a Jordi Sánchez, el encarcelado líder de ANC, de número dos de su lista

Las acusaciones españolas contra Rusia por su supuesta injerencia en la situación de Cataluña perjudican a las relaciones bilaterales entre los dos países, señaló hoy el Ministerio de Exteriores ruso. "Nos gustaría que nuestros colegas españoles comiencen a responder acerca de sus palabras y presenten datos concretos" que avalen la supuesta interferencia, dijo la portavoz del Ministerio, María Zajárova, en conferencia de prensa.

El Consell Nacional del PDeCAT aprobó el miércoles dar carta blanca a Puigdemont para acabar de configurar las listas, cuyos nombres pueden presentarse hasta este viernes ante la Junta Electoral Central.

En un mensaje desde la cárcel de Soto del Real dirigido a los asociados de la ANC, Sánchez ha recordado que fue escogido hace dos años y medio como presidente de la entidad soberanista, cargo que según los estatutos de la organización tenía que dejar entre enero y abril del año que viene.

“Quizá por esto y por las circunstancias excepcionales que desde el 27 de octubre -cuando el Parlament declaró la independencia- el país vive, anuncio que he aceptado la petición del presidente Puigdemont de asumir con él y otras personas el reto de renovar la mayoría parlamentaria y de gobierno en nuestro país, con el objetivo de seguir avanzando en la legítima defensa de la república catalana”, ha apuntado. Además, ha comunicado su decisión de “anticipar unas semanas la finalización” de su mandato al frente de la ANC y ha pedido “disculpas” por los “desaciertos” que ha podido tener a lo largo de su presidencia.

Sánchez era uno de los nombres que el presidente de la Generalitat cesado deseaba desde hacía días poder incorporar a su candidatura, en la que tendrán un notable protagonismo los perfiles independientes, a costa de que pierda peso el PDeCAT. De hecho, no estarán dirigentes destacados del partido como Artur Mas y la coordinadora general, Marta Pascal. ‘Junts per Catalunya’ es el nombre que se ha elegido para esa lista en la que se ha diluido el PDECat tras haber fracasado el intento de configurar una lista unitaria del independentismo.

El líder de ANC, por otra parte, actúa como contrapeso de Oriol Junqueras, que en principio encabeza la candidatura de ERC, rival de Puigdemont en estas elecciones, y que puede esgrimir su condición de ‘preso político’ en la campaña electoral frente al fugado expresidente de la Generalitat, que se ha refugiado en Bélgica para no afrontar en España sus responsabilidades penales. Junqueras señalaba este miércoles a la secretaria general de su partido, Marta Rovira, como posible candidata a la presidencia de la Generalitat, lo que le relegaría al segundo escalón de la lista, aunque la propia Rovira lo ha negado este jueves en Twitter.

Por cierto que el expresidente de la Generalitat Artur Mas ha reprochado a ERC que haya dejado “solo” a Carles Puigdemont ante la cita electoral del 21 de diciembre. Los republicanos se han negado a reeditar la fórmula de Junts pel Sí que utilizaron en las elecciones de 2015 porque ahora tienen claras posibilidades de ser los ganadores y han preferido deshacerse de la rémora de la antigua Convergència, a la que Junqueras reprocha en su última carta desde la cárcel la corrupción que, según dice, ha perjudicado al proceso soberanista. En cambio, Mas ha dicho en un desayuno-coloquio organizado por Nueva Economía Fórum que es “claramente partidario de que, mientras dure este pulso” con el Estado, el soberanismo opte por la “unión de fuerzas, la actuación conjunta, la cooperación y la no competencia”.

Este jueves, por otra parte, se ha producido cierta confusión con el supuesto fichaje por las listas electorales del PDeCAT de la exdirigente del PSC Marina Geli, que llegó a ser consellera de Salut durante el periodo del tripartito. Los postconvergentes han difundido la noticia pero ella la ha desmentido.

Tras agradecer al presidente de la Generalitat cesado y al PDeCAT su propuesta y, pese a no incorporarse a su candidatura, asegura: “Continuaré luchando por la unidad y para Cataluña fuera del Parlament. A favor de la lista unitaria”.

Geli, que rompió el carnet del PSC por diferencias con la dirección precisamente por el derecho a decidir, comentó el pasado 13 de noviembre la convocatoria de elecciones en estos términos: “Mayoría en votos contra el 155, contra las acciones penales y represivas y a favor del referéndum para decidir sí o no independencia como continuidad del 1-O impedido”.

A diferencia de Sánchez, el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, no ha querido ir en ninguna candidatura electoral. Y precisamente este jueves ha justificado su negativa en una carta escrita desde prisión y publicada por ‘El Punt Avui’. “Es muy importante que Òmnium mantenga su papel transversal como entidad de la sociedad civil. Desde el máximo respeto hacia el papel de las fuerzas políticas, Òmnium es y tiene que continuar siendo de todos. Nuestro trabajo es ahora más importante que nunca, y yo quiero continuar siendo el presidente, ahora desde la prisión, tarea incompatible con formar parte de una lista electoral”, argumenta en la carta.

Por su parte, Lluis Corominas ha anunciado este jueves desde el Parlament que no estará en las listas y será un militante de base del PDECat. Fue portavoz de Junts pel Sí y miembro de la Mesa del Parlament en la última legislatura, que acabó tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Corominas sigue los pasos de otra integrante de la Mesa, Anna Simó, que como él declaró el 9 de noviembre ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y quedó en libertad con fianza tras haber acatado la aplicación del artículo 155 y haberse comprometido a desarrollar su actividad política dentro del marco constitucional.

RELACIONADO