La UE dedicará más recursos para luchar contra la propaganda rusa

Dastis dijo ante los ministros de Exteriores de la UE que el 50 % de la desinformación detectada sobre Cataluña procedía de Rusia y teme que intenten influir desde Moscú en las elecciones del 21-D

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, dijo este lunes que no descarta que se produzcan intentos de injerencia rusa en forma de difusión de informaciones falsas de cara a las elecciones en Cataluña el próximo 21 de diciembre, si bien ha considerado prematuro adelantar si el Gobierno tomará medidas para impedirlo. “Creo que es pronto para eso, pero a mí no me extrañaría. Seguiría una pauta que ha ocurrido en otras elecciones”, ha opinado Dastis en una rueda de prensa en Bruselas, al ser preguntado por si teme este tipo de interferencias a través de las redes sociales e Internet de cara al 21-D.

Este lunes, Dastis ha alertado a sus socios de la Unión Europea de que la “manipulación y desinformación” lanzada contra el bloque comunitario desde redes en Rusia afecta también al “desarrollo democrático” en Cataluña.

La intervención del ministro español se ha producido en el marco de una discusión sobre la comunicación estratégica de la Unión Europea, en cuyo marco los Veintiocho aspiran a recabar datos sobre la propaganda y manipulación contra el proyecto europeo y también a difundir mensajes en positivo sobre los valores y las políticas del bloque.

Dastis ha querido aclarar que la preocupación por el efecto de la propaganda sobre Cataluña desde redes rusas -y venezolanas- no es un asunto que haya introducido España expresamente en la agenda del Consejo de Ministros de Exteriores de la UE, sino que ha expuesto esta cuestión en un debate más amplio.

El debate ha concluido sin decisiones concretas, pero sí con el compromiso de aportar recursos para frenar estas injerencias y algunos de los países han abogado por “desarrollar esfuerzos” que permitan aumentar la contribución de cada uno tanto en términos financieros como humanos. Una disposición expresada también por España, pero sin detallar, a la espera de “analizar el contexto” de las posibilidades, ha explicado Dastis. En ese sentido, España ha encontrado apoyo en un asunto que hasta hace bien poco no era su prioridad. 

Sobre el origen del tráfico de informaciones falsas relacionadas con el desafío independentista, Dastis ha advertido de que “no consta formalmente” que el Gobierno ruso “esté detrás” de estas actuaciones, pero sí que este país sea “punto de propagación” de los contenidos sospechosos, por lo que España ha “compartido” la información con Moscú.

El ministro ha corroborado los datos ofrecidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una entrevista a un medio alemán, en la que apunta a que un 50% de los perfiles falsos que han difundido información sobre Cataluña tiene su origen en Rusia y un 30% en Venezuela.

También ha asegurado que de todas las cuentas detectadas como sospechosas a partir del referéndum del 1 de octubre, solo un tres por ciento eran auténticas y que el resto, de las que no ha ofrecido cifra, “eran cuentas falsas montadas con el objetivo de manipular y repercutir informaciones inexactas”.

“No soy experto en ciberseguridad, pero es evidente que son multiplicaciones de informaciones falsas, que contribuyen a fomentar la desinformación y la manipulación”, ha continuado, para después matizar que no cree que hayan conseguido “por sí solas” condicionar la opinión de un país.

Finalmente, sobre la reunión del editor independentista y presidente del Grup Som, Oriol Soler, con el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, Dastis se ha preguntado a qué dedicaron las “3 ó 4 horas” de reunión si no fue a esta cuestión.

“Ya me dirá usted si, como decía una antigua profesora mía, no es un parecer que no repugna a la razón que hayan recurrido a este tema sabiendo de qué pie cojea Assange y la vinculación ideológica de Soler”, ha expresado.

Horas antes, sobre el mismo encuentro, Dastis advirtió de los “muchos indicios” que apuntan a que Assange ha tratado de manipular información para “afectar” el “desarrollo democrático natural” en Cataluña.

Actualmente, solo existe una unidad en Bruselas que se dedica a luchar contra la amenaza propagandística de Moscú. El grupo de comunicación estratégica del Este (StratCom East), creado hace dos años, cuenta con 14 expertos, aunque depende de voluntarios para identificar las informaciones propagandísticas y desinformación en medios rusos, algunos abiertamente afines al Kremlin, mientras que los grupos responsables de la comunicación estratégica en el Sur y los Balcanes, que fueron creados este verano, cuentan con apenas cuatro y dos expertos respectivamente y no cuentan con un presupuesto dedicado, sino fondos reorientados.

StratCom East ha constatado “un aumento” de los artículos de “desinformación” sobre Cataluña y el proceso soberanista, han confirmado fuentes conocedoras que enmarcan este aumento en el tráfico de los artículos en medios rusos sobre Cataluña dentro de lo normal, dado que también el resto de la prensa europea y mundial se ha hecho un mayor eco de la crisis catalana.

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha confiado en que los Gobiernos europeos atiendan a su petición de destinar más recursos -expertos y presupuesto- para contrarrestar las campañas de propaganda y desinformación de Rusia, pero también para atajar la mala opinión de la UE en algunos países de la ribera sur del Mediterráneo y la propaganda del Estado Islámico y mejorar la comunicación estratégica en los países de los Balcanes.

Mogherini ha asegurado que ha recibido el “apoyo político” de los ministros a su petición de aumentar los recursos humanos en términos de expertos y el presupuesto para las tres unidades de comunicación estratégica creadas en el Servicio Europeo de Acción Exterior responsables del Este, el Sur del Mediterráneo y los Balcanes y ha confiado en que esta vez sí acepten destinar más recursos tras hacerlo rechazado en el pasado.

Ahora veremos si los ministros de Finanzas siguen las indicaciones de los ministros de Exteriores en las próximas semanas”, explicó con ironía en rueda de prensa al término de la reunión de los Veintiocho.

Un grupo para combatir las noticias falsas

En paralelo a la reunión de ministros de Exteriores, la Comisión Europea abrió este mismo lunes una consulta pública para recabar ideas sobre la manera de combatir las noticias falsas y su propagación en las redes sociales, y anunció la creación de un grupo de expertos de alto nivel con el mismo objetivo.

Ambas medidas ayudarán a desarrollar una estrategia europea que se presentará en abril de 2018, informó el Ejecutivo comunitario.

La consulta pretende recopilar de aquí a mediados de febrero las opiniones de ciudadanos, plataformas de medios sociales, organizaciones de noticias, investigadores y autoridades públicas sobre las acciones que se podrían adoptar a nivel comunitario para dotar a los europeos de herramientas para identificar la información fiable.

En particular, la CE espera contribuciones en tres ámbitos: el alcance del problema, una evaluación de las medidas ya tomadas por plataformas, empresas de noticias y organizaciones de la sociedad civil y posibles acciones futuras.

El objetivo es reforzar el acceso de los ciudadanos a las noticias fiables y verificadas y evitar la difusión de la desinformación en internet, precisó la CE.

También explicó que la consulta solo se refiere a las noticias falsas y a la desinformación “online” cuando su contenido no es en sí mismo ilegal y, por tanto, no está ya cubierto por otra legislación europea o nacional o se deja en manos de la autorregulación.

La CE invitó este lunes a todos los expertos interesados a postularse para formar parte de un grupo de alto nivel sobre noticias falsas para asesorar a Bruselas con el fin de delimitar el fenómeno, definir el papel y responsabilidades de las partes y formular recomendaciones.

La CE indicó que el grupo debería, dentro de lo posible, contar con expertos de cada país miembro e indicó que los interesados tendrán hasta mediados de diciembre para presentar su candidatura.

Se espera que el grupo comience a trabajar el próximo enero y lo haga durante unos meses.

La UE cuenta desde 2015 con un grupo de expertos para combatir la propaganda procedente de Rusia, que en los últimos meses ha detectado un aumento de la injerencia rusa en relación con la crisis catalana, según pone de relieve la página web europea contra la desinformación.

La base de datos de la página https://euvsdisinfo.eu recoge las informaciones falsas interceptadas por ese equipo, que incluyen titulares como “Cataluña reconocerá Crimea como parte de Rusia”, “El español se estudia como idioma extranjero en Cataluña” o “Funcionarios europeos apoyaron la violencia en Cataluña”.