Un eurodiputado polaco culpa a las mujeres de la despoblación rural por trabajar en vez de tener hijos

El eurodiputado ultraconservador polaco Janusz Korwin-Mikke vuelve a estar en el ojo del huracán por otra declaración machista en la Eurocámara. La eurodiputada del PSOE, Iratxe García Pérez, ha reclamado este martes al Parlamento Europeo que estudie sancionar de nuevo al eurófobo Korwin-Mikke por sus últimas declaraciones inaceptables tras culpar a las mujeres que trabajan fuera de casa de ser la causantes de la despoblación rural.

La Eurocámara ya impuso una multa equivalente a las dietas de 30 días al eurodiputado polaco el pasado mes de marzo y suspendió su actividad parlamentaria durante diez días después de que justificara ante el pleno que las mujeres ganaran menos porque eran “más débiles” y “menos inteligentes”.

La eurodiputada socialista ha reclamado de nuevo que la Eurocámara vuelva a estudiar sancionarle después de que el lunes culpara a las mujeres que trabajan fuera de casa “teniendo hijos” de la despoblación rural en un debate ante el pleno sobre un informe sobre dicha problemática del que es ponente García Pérez, que ha denunciado que su comentario “es totalmente inaceptable”.

“Decía que las responsables de esta despoblación somos las mujeres que nos ha dado por salir a trabajar y no quedarnos en nuestras casas teniendo hijos. Esto es un insulto a las mujeres que hemos decidido ser libres para trabajar dentro o fuera de nuestras casas, para decidir si queremos ser madres o no queremos serlo“, ha denunciado la eurodiputada, que ha defendido que “quien realmente debiera quedarse en casa son los misóginos que no respetan a las mujeres” que deciden ser “libres”.

“Pido a la Mesa del Parlamento que estudie estas declaraciones para ver si es posible alguna sanción al respecto porque es totalmente inaceptable”, ha reclamado la dirigente socialista en su intervención previa al voto del informe, en el que la Eurocámara pide medidas “urgentes” de la UE para luchar contra la despoblación rural. El informe ha sido aprobado este martes por 506 votos a favor, 103 en contra y 77 abstenciones.

Korwin-Mikke ha considerado “escandaloso” por su parte que la eurodiputada socialista se oponga “a la libertad de expresión, que es el pilar de la Unión Europea”. “Y la Mesa debe actuar en este sentido”, ha zanjado.

El eurodiputado ultraconservador del Grupo de los No Inscritos aseguró durante el debate que “la causa más importante” de la despoblación rural es el hecho de que “las mujeres no se quedan en casa, sino que van a trabajar y tienen menos hijos”. “Todos se empeñan en que la mujer trabaje de fuera de casa. Si no se soluciona este problema no tiene sentido debatir”, aseguró.

La comisaria de Política Regional, Corina Cretu, le replicó que su comentario “en la casa de la democracia de la Unión Europea” contra las mujeres “es inadmisible”. “No somos débiles y no somos estúpidas”, le replicó. “Estamos en pie de igualdad con todos ustedes”, remachó.