Puigdemont y el PDeCAT concurrirán al 21-D con la marca Junts per Catalunya

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su partido, el PDeCAT, concurrirán a las elecciones catalanas del 21 de diciembre con la marca electoral Junts per Catalunya (JuntsxCat). Así lo ha explicado la dirección del partido a la militancia en una comunicación interna descartando por lo tanto la fórmula de la agrupación de electores que también se había barajado hasta ahora y para la que las plataformas llistaunitaria.cat y respublica.cat ya habían empezado a recoger firmas.

El nombre de 'Junts per Catalunya' se desvela a dos días del Consell Nacional del partido, que se ha convocado por el miércoles a las 19 horas y que tiene que servir para definir la lista. Puigdemont la liderará y se quiere contar con la presencia de independientes. Es decir, se recoge la idea de la agrupación de electores de hacer una candidatura donde estén "el expresidente de la Generalitat, los presos políticos y los miembros del Govern en Bélgica, personalidades independientes y alcaldes de diferentes formaciones, que se podrían organizar por cuotas”, pero con la diferencia de que la fórmula por la que finalmente se ha optado tendrá como base el PDeCat.

De hecho, el mensaje enviado a la militancia está firmado por la coordinadora general del partido, Marta Pascal, y el coordinador organizativo, David Bonvehí, informa de que la Junta Electoral Central les ha confirmado que la marca es "válida" para concurrir a los comicios. Y, además, exponen que el partido trabaja para elaborar "una lista transversal que acompañe al presidente Puigdemont y a los consellers" de la formación, algunos de los cuales están en la cárcel y otros en Bruselas.

Pascal y Bonvehí defienden que la apuesta electoral de formar una lista transversal y con una marca específica demuestra la generosidad del PDeCAT, pero precisan: "El partido tiene que ser generoso pero a la vez se tiene que sentir bien cómodo con la propuesta política y electoral para el 21D". También subrayan que Puigdemont liderará la lista y finalizan agradeciendo el "compromiso, determinación, confianza y esfuerzo" de todos los militantes.

Todo estos detalles se han cerrado en una negociación que no debe haber sido sencilla, percisamente porque el 21 de diciembre será la primera oportunidad para que el PDeCAT, nacido de la refundación de Convergència, se mida en las urnas con las demás fuerzas del panorama político catalán. Una vez descartada la lista unitaria con las demás fuerzas soberanistas por el empeño de ERC en concurrir en solitario, dicha negociación llevó el sábado hasta Bruselas a la coordinadora general del partido, Marta Pascal, al expresidente de la Generalitat Artur Mas; al coordinador de Organización, David Bonvehí, y al diputado de la formación en el Congreso Ferran Bel. Ni Mas ni Pascal formarán parte de la candidatura.

La extinta Convergència, en el pasado, ya optó también para presentarse con marcas electorales que no se correspondían a las siglas del partido: en la catalanas de 2015 lo hizo en la coalición de JxSí, y en las generales del mismo año con la marca Democràcia i Llibertat. Se da la circunstancia de que, cuando la extinta Convergència hizo su congreso de refundación, se pusieron tres nombres encima de la mesa: Partit Demòcrata Català -que fue el elegido-, Partit Nacional Català y, precisamente, Junts per Catalunya.