Puigdemont y los cuatro exconsejeros quedan libres con obligación de permanecer en Bélgica

La Justicia belga ha decidido dejar en libertad bajo medidas cautelares al expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont y sus cuatro exconsejeros tras la audiencias celebradas en la sede de la Fiscalía de Bruselas. Ni Puigemont ni Toni Comín, Lluís Puig, Clara Ponsatí y Meritxell Serret podrán abandonar territorio belga hasta que se resuelva la orden europea de detención. Los cinco están obligados a comparecer ante el tribunal cuando sean llamados.

El juez no tiene competencia para anular la euroorden, algo que compete a la Cámara del Consejo, una especie de Tribunal de Primera Instancia. Mientras tanto, expresidente y exconsejeros han optado este domingo por entregarse a la justicia belga dentro de una estrategia diseñada para demostrar que son víctimas de un Estado autoritario que les persigue por sus ideas. De esa manera, mantienen viva la épica de ‘procés’ y ocultan lo que de verdad empaña el lustre de su causa: la flagrante violación de la ley.

A su favor cuentan con que el juez no les ha impuesto restricciones para hacer campaña, algo con lo que se había venido especulando, por lo que podrán seguir manteniendo contacto con los medios de comunicación como hasta ahora. De momento, la decisión del juez belga está siendo presentada por el soberanismo catalán como prueba de que la justicia española, que ha encarcelado a la otra parte del Govern que se quedó en el país, ha actuado por motivos políticos.

En las próximas horas se espera un comunicado de la Fiscalía, especificando los detalles de la situación procesal de los implicados. La justicia belga debe dirimir si los delitos de los que están acusados los políticos catalanes en España -rebelión, sedición, malversación de fondos, desobediencia a la autoridad y prevaricación- existen también en su legislación y si las penas se corresponden.

En el caso de la malversación de fondos públicos no hay duda alguna, pero no ocurre lo mismo con la rebelión o la sedición, delitos que están recogidos de forma muy distinta en el Código Penal belga. Allí, el delito de rebelión se produce contra los agentes de la autoridad policial, no contra el Estado, y con penas muy inferiores a las que contempla la ley española, entre 15 y 30 años de cárcel. La normativa belga gradúa las penas en función de si se han utilizado armas o no y si la conducta que se castiga ha sido individual o colectiva. En la hipótesis más grave, cuando se hayan utilizado armas y sean varios los rebeldes, la pena puede ser de 5 a 10 años de prisión.

En cuanto a los plazos, en quince días la Chambre du Conseil debe pronunciarse sobre la orden europea de detención y entrega emitida por la juez Carmen Lamela. Las partes, la defensa y la acusación que en este caso ejerce la justicia española, podrán recurrir la decisión primero ante la Corte de Apelación, que tendrá también 15 días para pronunciarse, y, en última instancia, ante la Corte de Casación, que cuenta con el mismo plazo para tomar la decisión definitiva. La euroorden establece un plazo máximo de 60 días para resolver los procesos de extradición entre dos Estados miembros, un periodo que podría ser ampliado otros 30 días, hasta los 90, en casos excepcionales.

El portavoz de la Fiscalía de Bruselas, Gilles Dejemeppe, ha informado este domingo en rueda de prensa de cómo se ha producido la detención de Puigdemont y sus exconsejeros: “Hemos tenido contactos regulares con los abogados de las cinco personas y se acordó una cita esta mañana en la comisaría de la Policía federal en la calle Royal. Han llegado los cinco acompañados por sus abogados y se les ha notificado que eran privados de libertad y (el contenido) de la orden europea”. De esta comisaría, próxima al Palacio de Justicia y a la Fiscalía local y federal, los cinco arrestados han sido trasladados después a la Fiscalía en furgón policial, según ha indicado el portavoz del Ministerio Público, que ha dicho desconocer si iban esposados, pero ha advertido de que no suele ser el caso cuando las personas no suponen un riesgo para los agentes que les acompañan.

Entretanto, Puigdemont está plenamente volcado en la precampaña electoral para lo que está utilizando Twitter, en la que su último mensaje, escrito en neerlandés, insiste en su disposición a colaborar con la justicia belga: “Estamos preparados para cooperar plenamente con la justicia belga siguiendo la orden de arresto europea emitida por España”.

Definitivamente, el expresidente catalán parece haber elegido el neerlandés como idioma para llevar a cabo su defensa, en detrimento del francés. El motivo es que, aunque no se ha informado aún de quién será el juez instructor que decidirá en qué acaba la euroorden de detensión, sí se puede adelantar que será un magistrado neerlandófono.

Los detenidos tenían la posibilidad de “elegir entre el francés y el neerlandés” para el procedimiento, según ha explicado a los medios Dejemeppe, y ellos han optado por el segundo. “Quizá ha sido un consejo de sus abogados”, ha apuntado el portavoz de la Fiscalía. Eso significa que todos los documentos de la instrucción se redactarán únicamente en neerlandés y las vistas y declaraciones tendrán también como idioma principal la lengua de Flandes, aunque habrá un traductor neerlandés-español que asista a los acusados ya que ninguno de ellos habla esa lengua.

En un tuit previo, Puigdemont ha apostado por la lista unitaria que defiende su partido, el PDeCat para las elecciones del 21 de diciembre, a las que él ha anunciado que quiere concurrir como candidato:

La cuestión es que su socio de candidatura en las elecciones de 2015, ERC, no lo tiene tan claro, sobre todo porque es el partido que por separado tiene mejores expectativas de alzarse con la victoria en las urnas. Pero como los republicanos no quieren ser quienes den el paso de descolgarse de una iniciativa unitaria, en momentos de tanta emergencia para el proceso soberanista, se dedican a poner dificultades en lugar de oponerse abiertamente a la lista única. De hecho, ERC dijo el sábado que apostará por esa fórmula solo su es más amplia que la plataforma de JxSí de las pasadas elecciones, incluyendo a partidos como la CUP y al menos una parte de Podem. Estas dos formaciones se sumarían a las que integran JxSí: PDeCat, ERC, Demòcrates y MES. “Si esto es imposible, cada cual por su lado y con una estrategia coordinada”, resumen fuentes republicanas.

Una estrategia coordinada sería, por ejemplo, que los partidos concurrieran por separado pero compartiendo puntos del programa electoral como la exigencia de la liberación de los “presos políticos”. Y lo cierto es que ir más allá de ese paraguas común presenta serias dificultades. El plazo para inscribir coaliciones electorales finaliza el martes 7 de noviembre, pero la CUP no decidirá hasta el día 12, cuando tiene previsto reunir a su asamblea nacional, si irá al 21-D con otros partidos o en solitario.

En un escrito publicado en el diario Ara poco después de entrar en la cárcel, Junqueras pidió que el soberanismo no entre en polémicas si no es capaz de cerrar una coalición: “Que cada partido se esfuerce en hacer el mejor resultado posible y que la unidad de acción y una estrategia compartida sea aquello que nos una, con respeto a todas las sensibilidades”.

Ahora, desde la cárcel, Junqueras hace llamamientos a la unidad pero en un tono genérico, sin especificar qué fórmula electoral es su favorita.

“No te limites a contemplar estas horas que ahora vienen. Baja y participa”, ha publicado el entorno de Junqueras en su cuenta de Twitter, sobre una foto en la que se ve un cartel con “Libertad presos políticos”, el lema de la pegada de carteles para pedir la libertad de los ocho exconsellers encarcelados y de los líderes de ANC y Òmnium Cultural, convocada hoy por estas dos organizaciones. En la imagen, también se ve a un hombre que coloca un lazo amarillo, el símbolo que se utiliza para pedir la libertad de los dirigentes independentistas, en una farola. El mensaje de Junqueras concluye: “No podrán nada ante un pueblo unido, alegre y combativo. #Empaperem” (Empapelemos).

RELACIONADO