Detenidos cinco miembros de una banda que reventaba cajeros con explosivos en Alicante

Los arrestados eran estrictamente rigurosos con las medidas de seguridad y empleaban placas de matrícula falsas cuando asaltaban los cajeros para dificultar la labor de identificación

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco españoles, de entre 20 y 40 años, en un operativo en el que se ha desarticulado una organización presuntamente dedicada a reventar cajeros automáticos con el uso de explosivos.

Según ha informado la Policía en un comunicado, los detenidos estudiaban cada uno de los cajeros en los días anteriores y las posibles vías de huida, eran estrictamente rigurosos con las medidas de seguridad y empleaban placas de matrícula falsas cuando asaltaban los cajeros para dificultar la labor de identificación.

Asimismo, los asaltantes requerían de conocimientos "muy técnicos y sofisticados". Para perpetrar los robos, primero forzaban la ranura de salida de efectivo de los cajeros y después introducían un artefacto explosivo. Como elemento iniciador del explosivo utilizaban electricidad suministrada desde una batería, lo que requería una "alta especialización" en el manejo de explosivos.

Los robos se produjeron todos en la provincia de Alicante. El primero a principios de agosto. Se estima que sustrajeron más de 10.000 euros. Según la Policía, en algunos casos no llegaron a acceder a la caja del dinero, de modo que los delitos quedaron en tentativa.

Estructura y reparto de funciones

Cada uno de los supuestos miembros tenía asignada una función dentro de la organización. Tres eran los autores materiales de los robos, si bien, uno se dedicaba en exclusiva a la preparación de los explosivos y otro a estudiar los objetivos y las posibles vías de escape. Los cinco además presuntamente se dedicaban a traficar con marihuana y hachís a mediana escala, y sus principales rutas eran Murcia, Alicante y Valencia.

Además, los autores adoptaban una serie de medidas de seguridad lo que implica una "alta profesionalidad": empleo de diferentes terminales y tarjetas móviles o las múltiples maniobras para detectar la presencia policial cuando circulaban por carretera.

Las explosiones que se producían en los cajeros para lograr el acceso a la caja con el efectivo provocaban numerosos daños en las sucursales bancarias y fachadas colindantes, lo que ha generado que el valor de los daños sea "muy superior" al de los efectos sustraídos.

Identificados tras un robo en San Juan

Tras meses de investigación y a raíz del robo cometido el día 23 de agosto en un cajero automático de una entidad bancaria de la playa de San Juan, en Alicante, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante identificaron a los autores, a los que se imputan dos hechos de similares características cometidos en Rojales y Elche.

El pasado 25 de octubre en un dispositivo, los investigadores localizaron y detuvieron a tres integrantes de la organización y procedieron al registro de dos domicilios en Santa Pola y en l'Altet (Elche), donde los agentes del Tedax-NRBQ hallaron explosivos y soportes caseros para guardar la pólvora, así como pasamontañas, placas de matrícula robadas, guantes y multitud de herramientas empleadas en la comisión de los robos. Al día siguiente, se detuvo a los otros dos supuestos miembros de la organización.

Los presuntos cinco responsables del entramado, españoles de entre 20 y 40 años, son acusados de tres robos con fuerza en las cosas, tenencia de explosivos, falsedad documental y pertenencia a organización criminal. Además, uno de ellos estaba fugado de prisión. Tres de los detenidos se encuentran en prisión por estos hechos. La causa está en manos del juzgado de Instrucción 3 de Alicante.