El Parlament vota a favor de la independencia de Cataluña y el Senado aprueba el 155

El Parlament ha aprobado hoy, con los votos en urna y de forma secreta de JxSí y la CUP, una resolución en la que insta al Govern a dictar todas las resoluciones necesarias para desplegar el marco legal de la "república" catalana y, en cuyo preámbulo, se declara un "Estado independiente en forma de república". El resultado de la votación ha sido: 70 votos a favor, 10 en contra y 2 en blanco. Poco después, el Senado ha autorizado al Gobierno a desplegar en Cataluña las medidas aprobadas al amparo del artículo 155 de la Constitución, lo que supone la intervención de la autonomía.

La primera medida que se llevará a la práctica será el cese del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de todo su Govern. Además, el Parlament no podrá seguir funcionando de forma autónoma y todo ello significa que la resolución que se ha aprobado este viernes es papel mojado. O lo será, en el momento que el Consejo de Ministros haya tomado los acuerdos para hacer efectiva la autorización del Senado.

La frase clave del texto impulsado por Junts pel Sí y la CUP en el Parlament -“Constituimos la República catalana como estado independiente y soberano de derecho democrático y social”- figura en el preámbulo y no en la parte dispositiva de la resolución, que es la que se ha sometido a votación.

Parece una cuestión puramente formal, pero la explicación que dan JxSí y la CUP es que consideran que la independencia ya fue votada por la ciudadanía en el supuesto referéndum del 1-O y que, por tanto, no es necesario votarla de nuevo. Habrá que ver si se trata de una nueva argucia para esquivar a la justicia que, sin duda, va a actuar contra quienes han seguido tomando iniciativas en base a leyes anuladas por el Tribunal Constitucional: la del referéndum y la de Transitoriedad Jurídica.

La previsión de consecuencias penales es precisamente lo que ha llevado a los dos grupos proponente, Junts pel Sí y la CUP, a solicitar que la votación fuera secreta y así se ha hecho al amparo de los artículos 97 y 99 del reglamento del Parlament que establecen que ese tipo de votación debe ser solicitado por un mínimo de dos grupos y aprobado por el pleno. No parece, sin embargo, que la treta vaya a librar al Govern y a la Mesa del Parlament, que sí están perfectamente identificados, de la querella que prepara la Fiscalía General del Estado por rebelión contra los artífices de la declaración de independencia y que tiene previsto presentar el próximo lunes.

El delito de rebelión, que persigue a los que “se alzaren violenta y públicamente” para, entre otros fines, lograr la independencia de una parte del territorio nacional, conlleva penas de entre 15 y 25 años de cárcel para los responsables de impulsarla y, en el caso de que los hechos sean más graves, de 25 a 30 años.

Por otro lado, los números no acaban de cuadrar: la resolución ha sido aprobada por 70 votos a favor -los diputados de JxSí y la CUP suman 72-, 10 votos en contra -CSQP, que es el único grupo de la oposición que se ha quedado en el hemiciclo durante la votación mientras C’s, PSC y PP abandonaban sus escaños, suma 11 escaños- y dos abstenciones. Los 11 diputados de Catalunya Sí Que Es Pot, encabezados por Joan Coscubiela, tenían que votar no según acuerdo del grupo y todos ellos han mostrado su voto excepto los tres de Podem, Albano Dante Fachín, Joan Giner y Àngels Martínez Castells que no lo han enseñado.

En cualquier caso, los votos a favor de la resolución no son la “inmensa mayoría” de los 135 escaños que tiene el Parlament a la que se ha referido Carles Puigdemont en su primera valoración pública tras el pleno paramentario. “Hoy el Parlament de nuestro país, un parlamento legítimo, surgido de las elecciones del 27-S, ha dado un paso largamente esperado y largamente luchado. La inmensa mayoría de representantes políticos legítimamente elegidos han culminado un mandato validado en las urnas”, ha afirmado el presidente catalán ante los alcaldes independentistas que abarrotaban la escalinata principal del Parlament.

Por cierto que la presencia de los 200 alcaldes en sede parlamentaria como invitados para calentar el ambiente con gritos y cánticos a favor de una parte de los legisladores, la independentista, ha sido denunciada en la Cámara por Ciudadanos y el PP sin que la presidenta le diera excesiva importancia. No hay que olvidar que Forcadell procede de la ANC, una de las entidades civiles que, aun careciendo de la legitimidad que otorgan las urnas en una democracia, han liderado el proceso independentista y han marcado la agenda al Govern y al Estado español. Los alcaldes, después de todo, sí son representantes libremente elegidos por los votantes en unos comicios, aunque su masiva presencia en el Parlament estuviera fuera de lugar.

17 pasos para construir la república independiente de Cataluña

La declaración de independencia es en realidad la copia de la que firmaron todos los diputados de Junts pel Sí y la CUP fuera del hemiciclo el 10 de octubre, el día en que Puigdemont no la declaró explícitamente en el pleno parlamentario sino que la dejó en suspenso. Contiene 17 pasos para configurar el Estado independiente que se recogen en los correspondientes puntos y que básicamente son estos:

1- Promulgar los decretos necesarios, dotando personal y materialmente los servicios administrativos tomados para la expedición a la ciudadanía los documentos acreditativos de la nacional catalana.

2 – Establecer la regulación del procedimiento para la adquisición de la nacionalidad catalana, por razón de los supuestos previstos en el artículo 8 y la disposición final segunda.

3 – Impulsar la suscripción de un tratado de doble nacionalidad con el Gobierno del Reino de España, de conformidad con el artículo 9.

4 – A dictar, de conformidad con el artículo 12.1, las disposiciones necesarias para la adaptación, modificación, e inaplicación del derecho local, autonómico y estatal vigente antes de la entrada en vigor de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República.

5 – Dictar, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 12.3 los decretos precisos para la recuperación y eficacia de las normas anteriores a la sucesión de ordenamientos jurídicos, anuladas o suspendidas por motivos competenciales por el Tribunal Constitucional y por el resto de tribunales, prestando especial atención a todas aquellas reguladoras de impuestos y otros figuras impositivas, así como aquellas que desarrollan herramientas para la lucha contra la pobreza y la desigualdad social.

6 – Promover, ante todos los estados e instituciones el reconocimiento de la República Catalana.

7 – Establecer por el procedimiento correspondiente y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 15, la relación de tratados internacionales que hayan de mantener su vigencia, así como la de aquellos que deban resultar inaplicados.

8 – Establecer, de acuerdo con el artículo 17, el régimen de integración, a la Administración de la Generalitat de Cataluña …de todos aquellos funcionarios, personal de España, que hasta la fecha prestaban sus Servicios a la administración general de Cataluña, a la administración local de Cataluña, las universidades catalanas, la administración de justicia, la administración institucional del estado en Cataluña, o de los funcionarios, personal del estado español, de nacionalidad catalana, que presten sus servicios fuera de Cataluña.

9 – Dar conocimiento al Parlament de la relación de contratos, convenios y acuerdos objeto de subrogación por parte de la República Catalana, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 19.

10 – Impulsar un acuerdo con el Estado español para la integración del personal y la subrogación de los contratos previstos en los apartados IV y V, de conformidad con lo que dispone el artículo 20.

11 – Acordar todo aquello que sea precedente, así como adoptar las medidas necesarias para el ejercicio de la autoridad fiscal, de la seguridad social, aduanera y catastral de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 80, 81, 82 y 83, estableciendo, si es el caso, los periodos de traspaso entre administraciones necesarios pera un adecuado servicio público.

12 – Promover las actuaciones y medidas legislativas necesarias para la creación de un banco público de desarrollo al servicio de la economía productiva.

13 – Promover las actuaciones y medidas legislativas necesarias para la creación del Banco de Cataluña, con las funciones de banco central, quien ha de velar por la estabilidad del sistema financiero.

14 – Promover las actuaciones y medidas legislativas necesarias para la creación del resto de las autoridades reguladoras, y las funciones que les son inherentes.

15 – Abrir un periodo de negociaciones con el Estado español, según lo dispuesto en el artículo 82, para determinar, si es el caso, y en qué grado, la sucesión del Estado catalán mediante un acuerdo, en derechos y obligaciones de carácter económico y financiero asumidos por el Reino de España.

16 – Elaborar un inventario de bienes de titularidad del Estado español, radicados en el territorio nacional de Cataluña, a fin de hacer efectiva la sucesión en su titularidad por parte del Estado catalán, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20.

17 – Elaborar una propuesta de reparto de activos y pasivos entre el Reino de España y la República de Cataluña, con fundamento en los criterios internacionalmente estandarizados, abriendo un periodo de negociación entre los representantes de ambos estados, sometiendo el acuerdo alcanzado, en su caso, a la aprobación del Parlamento de Cataluña.

El Senado da vía libre a intervenir la autonomía con el 155

45 minutos después de que el Parlament aprobara esta resolución, el Senado ha autorizado al Gobierno a destituir al presidente de la Generalitat y a todos los miembros de su Govern, así como a limitar el Parlament y a asumir el mando de los Mossos al amparo del artículo 155 de la Constitución.

Con el voto a favor del PP, PSOE, Ciudadanos, Foro, UPN y CC, las medidas propuestas por el Gobierno han sido aprobadas por mayoría absoluta en la Cámara Alta; Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, EH Bildu y Compromís han votado en contra, mientras que Nueva Canarias se ha abstenido. Se han ausentado del hemiciclo durante la votación el expresidente catalán y senador socialista, José Montilla, y su compañero de partido y expresidente balear, Francesc Antich.

Montilla ha explicado que no podía votar en contra para no avalar “la actuación irresponsable de los que quieren romper la legalidad” y llevar a Cataluña a un “precipicio de incalculables consecuencias”, pero que tampoco podía apoyar las medidas del 155 en su condición de expresidente de la Generalitat. Entiende que su “compromiso” con la institución que presidió le “obliga” a actuar no solo pensando en su formación política, sino también en los ciudadanos de Cataluña que no comparten la idoneidad del 155.

El texto definitivo, que ya ha sido publicado en el BOE para agilizar su aplicación, suaviza el inicial aprobado por el Consejo de Ministros el pasado sábado, ya que el PP ha aceptado dos enmiendas del PSOE, una para modular las medidas, incluso suspenderlas si cesan las circunstancias que las han originado, y otra para renunciar a controlar los medios públicos catalanes, como TV3, que seguirán dependiendo del Parlament.

Rajoy, que ha defendido la aplicación del 155, ha asegurado que estas medidas son necesarias para impedir que se abuse de Cataluña y ha explicado que lo que se debatía era si España tiene derecho a defenderse mediante la Constitución y las leyes. Lo que amenaza a Cataluña, ha dicho, no es el artículo 155, sino la actitud del Govern, y, por lo tanto, “de lo que hay que salvar a Cataluña no es del “imperialismo español” ni de la aplicación de un artículo constitucional, sino de “los estragos que están causando las conductas anticonstitucionales” de una minoría. También se ha preguntado si, “a cambio de sosegar el desafío” hay que reconocer “la existencia de categorías desiguales entre los ciudadanos”. Tras la votación del Parlament, el presidente ha enviado un mensaje de tranquilidad a través de Twitter.

RELACIONADO